La presencia que, según vecinos, cuida las tumbas del cementerio de Belén

Historia de terror en el Cementerio de Belén, Medellín

La presencia que, según vecinos, cuida las tumbas del cementerio de Belén

Vecinos de Belén Miravalle (Medellín) aseguran que años atrás había una presencia paranormal que cuidaba el camposanto de profanaciones y del juego de los niños.

Óscar Darío Zuleta, vecino de este barrio de la comuna 16, recuerda con incertidumbre que cuando era niño entraba junto a sus amigos a las instalaciones del cementerio de Belén para jugar entre los sarcófagos y los restos de personas que habían dejado este mundo. Sin embargo, más de una vez observaron la presencia de un señor que desaparecía entre los árboles y pasillos del frío lugar.

Lea además: Las almas que custodian el antiguo preventorio de Belén

“Fue más o menos en 1977 cuando saltábamos los muros del cementerio central, y nos poníamos a jugar en un terreno descuidado donde descansan los muertos. Allí contábamos historias de terror, nos escondíamos en las tumbas cuando el vigilante nos perseguía y asustábamos a otras personas que intentaban entrar, todo eso fue hasta que vimos al viejo”, comentó Zuleta.

¿Quién es el viejo?, preguntamos. En ese instante el vecino tomó aire, pensó por un momento y luego susurró “creemos que era la muerte”.

La primera vez que lo vieron estaban huyendo del vigilante que iba a sacarlos. En ese momento Óscar Darío y 2 de sus amigos observaron a la distancia a un señor con traje de época que los llamaba para que los acompañara.

Le sugerimos:  Vecinos de Belén Los Alpes aseguran que hay un fantasma en el parque

Le sugerimos: Espíritus que encantan en el Museo El Castillo

“Estábamos escondidos y al fondo del pasillo estaba un señor de unos 65 años con traje elegante y sombrero negro, antiguo para la época. Al principio pensamos que era un visitante, pero luego volvimos a mirarlo y ya no estaba en ese lugar, sino un poco más cerca de nosotros”, dijo el vecino.

El misterioso señor tenía la cara tapada por el sombrero y su mirada apuntaba hacía el césped. Según Zuleta, él y sus amigos vieron “cuando el hombre levantó la cabeza para mirarnos fijamente, tenía el rostro desfigurado, sus ojos estaban totalmente negros y solo movía una de sus manos indicando que fuéramos hacía él, al parecer estaba molesto porque irrumpíamos en el lugar. Solo recuerdo que salimos huyendo despavoridos, corrimos 7 u 8 cuadras seguidas hasta llegar a la casa de Fernando, uno de mis amigos”.

No se pierda: La casa maldita que existió en Castropol

A los pocos días, Óscar Darío y sus amigos regresaron al cementerio para tratar de buscar una respuesta sobre quién era el misterioso anciano.

“Decidimos preguntarle a uno de los trabajadores del lugar y lo único que nos contestó fue que si también lo habíamos visto, nunca nos debíamos ir con él porque ya no pertenecía a este mundo”, comentó el vecino.

Le sugerimos: En Belén hay una casa donde supuestamente ocurren hechos paranormales

Aunque nunca supieron su nombre o cuál fue la causa de la muerte del señor que vieron, Zuleta y sus amigos aseguraron haberlo visto por lo menos 3 veces más, cuando iban a jugar escondite a las tumbas del cementerio de Belén o a asustar a otros niños que también entraban sin permiso al lugar. Sin embargo, nunca olvidarán el rostro desfigurado, “espíritu bueno o demonio, era la presencia que cuidaba el camposanto“, concluyó el vecino.

No se pierda: La aterradora historia del bar Cuenca en El Poblado

En contexto

Este lugar fue donado por Adrián Cadavid a finales del siglo XIX para la construcción del cementerio, un terreno de 6.000 m2 en el que hay cerca de 2.940 bóvedas y 3.889 osarios, entre los cuales se encuentran los restos de la familia Medina Londoño, antigua dueña de muchos de los lotes donde se construyeron los barrios San Bernardo y Las Playas.

Los cementerios locales se crearon a partir de la necesidad de centralizar los lugares para enterrar a los muertos. Los barrios funcionaban como pequeños pueblos dentro de la ciudad.

Siga leyendo: Historia de terror en una casa de la calle 10

¿Alguna vez lo han espantado? Si usted tiene alguna historia similar que haya vivido en El Poblado, Envigado, Belén o Laureles puede escribirnos a gente@gente.com.co.

Por Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co