Para hacer tatuajes Sara no utiliza máquina sino aguja

Historia de Sara Caro, tatuadora de Envigado que usa el estilo handpoked

Para hacer tatuajes Sara no utiliza máquina sino aguja

Conozca a Sara Caro, una vecina de Envigado que hace tatuajes estilo handpoked.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

H A N D P O K E D . Karen se regala tatuajitos de cumpleaños 🖤

Una publicación compartida por Sara Caro (@_arcaica_) el

No se pierda: Mario, el tatuador que descubrió su talento para retratar mascotas

Las agujas son impulsadas directamente por su mano.  Cada línea se hace punto a punto y aunque el tiempo de realización es mayor que el de un tatuaje hecho con máquina, Sara asegura que el handpoked duele menos, cicatriza más rápido y tiene la misma calidad.

Esta joven de 19 años, que hace 4 se dedica a tatuar, es estudiante de Artes Plásticas, en la Universidad de Antioquia, y de Publicidad, en la Universidad Católica Luis Amigó.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Foto @lauguerraec 🖤

Una publicación compartida por Sara Caro (@_arcaica_) el

Desde pequeña Sara se vinculó al arte. Dibujaba y pintaba. Sin embargo, se interesó por el tatuaje luego de acompañar a unos amigos a rayarse.

Recuerde: María José hace “piezas de arte comestibles”

“Resulta que este chico trabajaba en esa técnica (handpoked) y me llamó mucho la atención… Cuando él me vio tan interesada se ofreció a enseñarme“.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

The world’s bass hidden under falling wind, waiting for the world to start again. Foto por @day_capturarte

Una publicación compartida por Sara Caro (@_arcaica_) el

Por falta de tiempo, nunca pudieron encontrarse. Sin embargo, Sara investigó por su cuenta: “Me pareció hermoso como se rescata la memoria ancestral, pues es una forma de traer a la modernidad, la técnica que usaban las comunidades indígenas y, aunque cambian algunas cosas, conserva la esencia de lo que fue el tatuaje antes de que llegara la máquina”.

Practicó varios meses y cuando tuvo la confianza suficiente tatuó a un par de amigos. “Pero no quería ser irresponsable, así que busqué cómo aprender y hacerlo de forma más profesional”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Anocheciendo en Punky Bambi

Una publicación compartida por Punky Bambi (@punky_bambi_estudio) el

Le interesa: Nataly hace joyas de chocolate

Asimismo, enfocó su trabajo en la naturaleza (plantas y animales), para crear consciencia sobre su conversación.

Pasados 2 años llegó a Punky Bambi, un estudio de tatuaje, ubicado en La Magnolia (Envigado), en el que solo trabajan mujeres. Allá, motivada por sus compañeras, aprendió a manejar la máquina.

Le recomendamos: Eduardo pasó de pintar murales a plasmar su arte en prendas de vestir

“Aunque ambas técnicas tienen el mismo fin, son experiencias completamente distintas: con la máquina yo defino a ojo qué tanto va a entrar la aguja, mientras que con handpoked yo siento como entra la aguja, ya que soy yo la que está entrando a la piel con mi propio pulso”.

Por eso su propósito es fusionarlas, para más adelante ofrecerle a sus clientes tatuajes que incluyan ambas técnicas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

@_arcaica_ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ “Sólo queda decir: gracias a todos por venir, por confiar, por ser. ❤️”

Una publicación compartida por Punky Bambi (@punky_bambi_estudio) el

Importante: Freddy, un artista de Envigado con sentido social

Foto: Cortesía
Texto: Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

Fecha

Septiembre 25, 2020

Categoría

Artistas, Envigado, Gente

Tags

activista, amigas emprendedoras, Animales, arte, artista, Artista plastica, emprendedores mujeres, envigado, estilo Handpoked, estudio, estudio de tattoo, Handpoke, Handpoked, joven, La magnolia, maquina, plantas, profesional, publicidad, Punky Bambi, responsabilidad, tattoo, tatuado, tatuador, tatuadora mujer, tatuaje, tatuaje a mano, tatuajes estilo Handpoked, tecnica