“No quiero morir sin que la poesía me deje una satisfacción”

Historia de Luis Alfonso Herrera, poeta de Belén (Medellín)

“No quiero morir sin que la poesía me deje una satisfacción”

Este hombre de 66 años de edad escribe poemas desde los 8, lazó un libro y tiene la esperanza de publicar un segundo. Conozca la historia de Luis Alfonso Calle, el vecino al que los habitantes de Belén llaman poeta.

Recuerde: Álvaro, el vigilante poeta de Laureles

Luis Alfonso Calle Herrera, o Luca como le dicen sus conocidos, nació el 31 de julio de 1954 en Venecia, Antioquia.

En ese municipio hizo hasta cuarto de primaria, pues recién cumplió 11 años su papá se lo trajo para Medellín con su mamá y sus 7 hermanos.

Eran tantas las bocas para alimentar que a este vecino de Belén, por ser uno de los mayores de la casa, le tocó trabajar durante el día y terminar el bachillerato en una nocturna.

No se pierda: A través de Instagram, vecino de 90 años le recita poemas al amor de su vida

No hizo una carrera profesional, pero aprovechó su paso por una empresa de montajes industriales para aprender sobre electricidad y plomería, oficios que hoy le permiten tener una entrada económica, pues Luis Alfonso no alcanzó una pensión, porque uno de sus patrones “dejó de cotizar la seguridad social por 5 años”.

Aunque estuvo casado durante casi 4 décadas y tuvo 5 hijos, asegura que hoy lo acompañan su soledad y las letras, “para desestresarme escribo apartes de la vida cotidiana. ¡Claro!, cuando se me enciende el bombillo de poeta”.

Le interesa: José Libardo Porras seguirá vivo en sus letras

Pero esa costumbre de llenar hojas y hojas con sus versos no es nueva. Parte de su niñez y adolescencia se la pasó “arreglando noviazgos y dañando matrimonios”, dice entre risas, mientras confiesa que empezó coleccionando unas cartas poéticas que venían dentro de unos paquetes de crispetas y eso lo impulsó a escribir.

En 1994 recopiló sus mejores poemas (escritos en hojas de periódico y cajetillas de cigarrillos) para lanzar un libro. Sin embargo, esto solo le trajo problemas y desilusión: “La gente compraba pero no pagaba y para acabar de ajustar, cuando recibía alguna plática, me la bebía, por eso se acabó mi matrimonio”.

No olvide: Ellos son los escritores del futuro

Durante 5 años Luca dejó de escribir hasta que retomó esa pasión que aunque no le dio frutos, pero sí felicidad, “todavía sueño con que mis letras lleguen a más gente. No quiero morir sin que la poesía me deje una satisfacción”.

Haga clic en las flechas laterales para conocer más detalles de nuestro vecino:

Le sugerimos: Así eran los muchachos de Belén Rosales

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

Fecha

Noviembre 17, 2020

Categoría

Belén, Gente, Vecinos

Tags

belén, Cultura, electricista, escrito, escritor, escritores, gente, letras, luca, Luis Alfonso Calle Herrera, Medellín, poemas, poesia, poeta, talento, vecinos escritores, versos