Así fue la construcción de la parroquia Nuestra Señora de La Consolata

Historia de la iglesia de La Consolata, Medellín

Así fue la construcción de la parroquia Nuestra Señora de La Consolata

La parroquia Nuestra Señora de La Consolata es uno de los lugares más emblemáticos de Laureles Estadio. Su infraestructura la hace ser la única de Medellín con esta forma que es admirada por arquitectos y paisajistas.

Como un sombrero, una choza, un vestido, una carpa de un circo, un florero, hasta un carrusel, así es descrito el techo de la parroquia Nuestra Señora de La Consolata, una construcción diferente que ha marcado el desarrollo del barrio Lorena y que es un referente arquitectónico en los templos de Medellín.

“Desde el cruce de la avenida Nutibara con la avenida Jardín se avista el cristo que se encuentra en la punta del techo, es un templo muy bonito a pesar de que no es tan grande, no he visto ningún otro con esta forma. Por lo general, siempre son rectangulares, altas y con un techo triangular”, comenta Ovidio Higuita, vecino del sector.

Y así este templo religioso es alabado por muchos de sus vecinos, quienes aseguran que con su construcción le dio vida al barrio, ya que era un sector exclusivamente residencial y no había ningún negocio para comer o tienda para visitar.

Visite además: Si te encanta vivir en Laureles únete a este grupo de Facebook

Gente consultó con su párroco sobre la historia y la importancia que tiene no solo para los vecinos de Lorena, sino para la ciudad en general.

El padre Alexander Pareja comentó que su construcción inició en el año 1967, pero que los empleados tardaron 5 años en terminarla y solo hasta 1972 fue inaugurada.

Los padres misioneros de La Consolata fueron los encargados de liderar esta obra arquitectónica que se convirtió en un referente de ciudad.

Le sugerimos: Reciba gratis en Whatsapp las últimas noticias de Laureles

Según Pareja, “lo que más llama la atención es la estructura del templo, es decir, su geometría es circular, para su época fue un diseño particular porque la mayoría de lugares para orarle a Dios eran estructuras basadas en el periodo neoclásico, del barroco o colonia. Tiene características propias del modernismo en la ciudad”.

“Dentro del lugar donde los fieles celebran la eucaristía no se observa ninguna columna, parece que su techo tuviera un solo vaciado en concreto, varias estructuras en parábolas y un armazón en hierro”, detalla el párroco.

De acuerdo con algunos historiadores, este lugar que tiene una forma cónica fue pensado como una tienda de campaña o un sitio de reunión para conectarse con Dios.

De interés para usted: A la Parroquia Santa Teresita no solo se va a rezar

“Además en el centro del techo dejaron una abertura por donde entra la luz del sol, con el fin de iluminar todo el recinto sagrado”, comenta el párroco.

Los arquitectos Elías Zapata y Apolinar Restrepo fueron los encargados de los diseños de esta parroquia. Algunas estructuras similares que se observan en la ciudad son el techo del aeropuerto Olaya Herrera y la capilla del Seminario Conciliar de Medellín. Sin embargo, La Consolata es única.

Los padres misioneros consolatos vivieron en el lugar por varios años, hasta que en tiempos del cardenal Alfonso López Trujillo en 1990, fue pedida a esta comunidad religiosa y entregada a la Arquidiócesis de Medellín.

Lea también: Después de 100 años, la iglesia de El Poblado tiene nuevo techo

Una devoción que llegó desde Italia

La Consolata es una devoción a la virgen María proveniente de Turín (Italia), traída a la ciudad por los misioneros del lugar que hablan del amor, cuidado y consolación que da la virgen. En esta ciudad europea se encuentra el santuario de La Consolata, el principal santuario mariano.

La transformación que tuvo el sector luego de la construcción del templo hace 49 años fue muy importante ya que pasó de ser una zona exclusivamente residencial a convertirse en un corredor con un importante crecimiento comercial.

También visite: En Belén crearon la primera mesa de la fe y credos religiosos de Medellín

Fotos: cortesía
Por: Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co