Jaime, un vecino de Envigado que salva a los libros de la extinción

Jaime Bedoya, dueño de varias librerías en Envigado

Jaime, un vecino de Envigado que salva a los libros de la extinción

Cualquiera diría que los libros están en vía de extinción, pero lugares como estos demuestran lo contrario. Pasar por las cuadras que rodean el parque principal de Envigado es como adentrarse en aquellas bibliotecas que podíamos ver en abundancia en épocas donde la virtualidad solo era un sueño. Jaime Bedoya, residente de este municipio, muestra sus librerías como verdaderos museos y sitios para rescatar la vida útil de los libros.

Con 63 años de edad, Jaime Bedoya cumple su sueño de convertir a Envigado en una ciudad lectora. Foto: cortesía

Llegó hace 55 años a Envigado, cuando solo era un niño. Don Jaime heredó el placer de la lectura, gracias a su hermano mayor, quien hizo su carrera de Filosofía y Letras en la UPB. “El me ponía a limpiar sus libros, que también abundaban en la casa de mi mamá. Desde esa época comenzó mi gusto por la lectura y así incentivar a la gente para que no perdiera este hábito tan importante. Más adelante monté un negocio de libros leídos o de segunda, y ahí me di cuenta del potencial que teníamos. Quise cumplir el sueño de convertir a Envigado en un municipio diferente, que la da prioridad a la lectura. Este objetivo comenzó hace 25 años”, cuenta el vecino.

Lea además: Los libros leídos siguen de moda en Envigado

Y al conversar con sus empleados nos dimos cuenta que estas librerías tienen una esencia mágica. Por temáticas, dichos sitios rodean el parque principal de Envigado: ‘Libros y café’ (calle 39 sur # 43-71), ‘Librería infantil’ (cra 40 #39 sur – 15), ‘Librería espiritual’ (calle 33 B sur # 42-19), ‘Librería del parque’ (calle 37 sur # 42-26) y ‘Librería Don Quijote’ (calle 39 sur # 40-80). Todas ellas forman una ruta lectora que también moldean el sueño de don Jaime.

“Uno creería que no, pero los jóvenes son los que más llegan a estos lugares y, además, se quedan trabajando con nosotros. Es muy gratificante que sea la juventud la que promueva la lectura en estos tiempos”.

Lea también: En Envigado hay un club de lectura para la tercera edad

Libros de 100 años

Hay de todos los géneros, cualidad que convierte a estas librerías en un paraíso para los lectores de Envigado y municipios vecinos. “Con orgullo puedo decir que hay libros originales de la década del 20 y 30. Ejemplares que ya superan los 100 años de vida útil. Esto también hace que las librerías se vuelvan en sitios terapéuticos y la gente se acerque para desconectarse de esta pandemia”, expresa don Jaime.

Y así le ocurre a Juan Camilo Guzmán Gallego, estudiante de filosofía de la Universidad de Antioquia, administrador de la librería ‘Don Quijote’, quien se siente muy a gusto al estar rodeado de tanta literatura. “Es curioso porque la gente que pasa por acá se detiene a observar la librería, que a la vez parece un museo. Llevo 2 años acá y al principio creí que los libros no eran un atractivo para la gente, pero me demostraron lo contrario. Es muy bacano ver a personas de todas las edades adquiriendo libros de cualquier género”.

Según Jaime Bedoya, “acá el tema no es de plata, es tener la certeza de que la gente no va a perder su gusto por la lectura y que los libros seguirán con su vida útil por mucho tiempo más o eternamente. Mi vida está ligada a los libros y por eso es que mi trabajo es un rescate para ellos”. ¡Provoca leer! y qué bueno que personas como don Jaime nos den ese valioso gusto.

Le recomendamos: Biblioteca Jorge Franco Vélez, la consentida del barrio Rosellón

Estas librerías se convierten en lugares de terapia para desconectarse del mundo real. Foto: Daniel González J.

Por Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co