Hermanos de Laureles reciben respaldo de la ONU para impulsar el agro en Colombia

Hermanos de Laureles reciben respaldo de la ONU para impulsar el agro en Colombia

Hermanos de Laureles reciben respaldo de la ONU para impulsar el agro en Colombia

Henrik, de 35 años de edad, y Konstantin, de 30, son los creadores de Dcada, los primeros refrescos en el país con certificación orgánica y que durante los próximos 4 años recibirá el apoyo de la iniciativa Business Call to Action, del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

No se pierda: Conozca a estos tres hermanos que relinchan y envían obleas a domicilio

El primero en arribar a Medellín desde Alemania fue Henrik Jessen. Lo hizo en 2013, con la intención de hacer un intercambio académico durante sus estudios de posgrado en Economía, pero acá se quedó.

Lo enamoró la versatilidad del clima, la calidez de la gente y el espíritu emprendedor de los jóvenes: “Eso me inspiró para querer realizar algo aquí”.

A los pocos meses y con tan buenas referencias, su hermano Konstantin eligió a la ciudad de la eterna primavera para pasar vacaciones, pero tampoco se pudo ir.

“Ambos tenemos experiencia en la industria de las bebidas orgánicas en Alemania ( trabajé por 10 años en una empresa y mi hermano en otra) y me pareció una lástima que acá, con la diversidad de frutos que hay, no hubiera una marca con certificación orgánica”.

Recuerde: Andrés y Daniel, dos hermanos de Envigado que emprenden con huertas caseras

Aprovechó, dice, su bagaje y lo exótico de las frutas para montar su propia empresa en asociación con su hermano Konstantin, que de profesión es administrador de empresas.

En 2014 crean Prost y 2 años después lanzan al mercado Dcada, una bebida endulzada con panela con mezcla de frutas autóctonas y proporciona una alternativa a las bebidas azucaradas que dominan el mercado. Hasta ahora han vendido 150.000 botellas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Degustación de D’CADA en Carlos E Restrepo. #organic #drink #medellin

Una publicación compartida por Organic Fruit Refreshments (@dcadaco) el

Desde que comenzaron su emprendimiento estos extranjeros, además de trabajar con cerca de 750 familias colombianas, se han preocupado por combatir la desigualdad y la contaminación ambiental en el país, por eso donan $ 100 por cada botella de refresco vendida en el mundo al Fondo Social Dcada, que apoya a fundaciones y proyectos rurales de pequeños agricultores.

Contexto de la noticia: Emprendimiento al estilo de los hermanos Jessen

De hecho, por esta y otras acciones es que el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo le da hoy la bienvenida a este emprendimiento en su iniciativa Business Call to Action, que busca incentivar a aquellos modelos de negocio que involucren a las personas de bajos ingresos en su cadena productiva.

“Nos impresionó especialmente esta cooperación directa entre Dcada y los pequeños agricultores colombianos“, comenta Luciana Aguiar, responsable de la iniciativa Business Call to Action. Y añade: “Esperamos que con nuestra ayuda estas actividades se puedan ampliar en los próximos años”.

También: Este par de hermanos producen bolsas de maíz

Como nuevo miembro Dcada se compromete a capacitar en producción a mínimo 15 pequeños agricultores, proporcionarles asistencia técnica para que alcancen la certificación orgánica y contratarlos directamente con la garantía de pagos justos.

Con el apoyo que les brindará Naciones Unidas esperan poder construir su propia fábrica de pulpa de fruta orgánica en Medellín. “La cooperación con BCtA marca un hito muy especial para nosotros en este maravilloso camino que emprendimos con Dcada hace ya varios años”, dice Konstantin.

Importante: El amor por la repostería unió a estas hermanas

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co