Guacharacas, las lindas vecinas del sur del Valle de Aburrá

Guacharacas en Envigado y El Poblado, Medellín

Guacharacas, las lindas vecinas del sur del Valle de Aburrá

Las consideramos como unas vecinas más de nuestro barrio… hasta chismosas pueden ser, pero se están ganando el cariño, especialmente, de los residentes del sur del Valle de Aburrá. Se trata de las guacharacas, una especie de aves que se hacen sentir durante tempranas horas de la mañana y al caer la tarde.

Fotos: Esteban Vanegas y Sandra De Bedout Rodríguez

Desde la antigüedad

Nos han acompañado desde siglos, es por eso que podemos decir que las guacharacas no nos invaden… es al contrario. “La guacharaca que se encuentra en sectores como El Poblado y Envigado se llama Ortalis columbiana, un ave endémica que habita principalmente entre los dos valles interandinos, entre la cordillera occidental y oriental y la central y oriental”, explica Laura Syro Posada, estudiante de último semestre de biología en la Universidad Ces, cuyo trabajo de grado investiga la historia natural de las guacharacas en el Valle de Aburrá.

Lea también: La magia que esconde el humedal de El Trianón

Laura también comparte la teoría de que estas aves se están acercando más a la urbe y son altamente adaptables a la sociedad. “Es una especie que siempre ha estado aquí. Aún no se sabe por qué están bajando más a las ciudades, pero sí se nota una adaptabilidad por parte de ellas en la urbe”, agrega Syro.

Su tamaño está entre los 50 y 55 centímetros de largo, perola característica que más ha llamado la atención entre los vecinos es su particular canto. “Emiten este sonido a tempranas horas y al final de la tarde. Durante el día son muy sigilosas y vuelan de rama en rama sin que sean muy detectadas. Ya cuando bajan al suelo si pueden llamar la atención. Estos sonidos, más que todo, los hacen para marcar territorio, buscar su reproducción y alimento”.

Cadena ecológica

Según Agustín Gutiérrez Henao, director de Ecosistemas y Biodiversidad de la Secretaría de Medio Ambiente de Envigado, las guacharacas cumplen una función muy importante en el ecosistema. “Están siendo presas de otros carnívoros y están regulando su población. Están asociadas, sobre todo, a los arbustos y árboles de los bosques que consumen y así se encargan de esparcirlos a otras zonas con su desplazamiento, haciendo que la vegetación en el bosque tenga vida y continuidad. Son dispersoras de semillas. Además, equilibran el ecosistema que los humanos tanto hemos afectado”.

Lea además: Las zarigüeyas también son nuestras vecinas en el sur del Valle de Aburrá

La evolución boscosa en las zonas de El Poblado y Envigado, terrenos que ya no producían para ganaderos y otros comerciantes, y que por ende fueron abandonados, hizo que se creara una conectividad de estos bosques con las zonas urbanas. “El urbanismo se ha ido apropiando de las montañas, hecho que les da la posibilidad a las guacharacas para que se arrimen más a la civilización”, agrega el experto.

Por el momento y frente a la explicación de los profesionales, queda la duda si este desarrollo urbano se convierte en un problema para estas aves. “Tenemos el gran reto de trabajar con la comunidad para que entiendan más sobre la especie y conozcan las guacharacas”. Mientras tanto, la invitación es para conservarlas y admirar su canto y belleza desde que sale el sol en nuestros barrios del sur del Valle de Aburrá.

Le recomendamos: Nuevas especies de aves están llegando al sur del Valle de Aburrá

Por Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co