Garcitas bueyeras, las vecinas que adornan el cielo de Envigado

Garcita bueyera, especie de ave que habita en Envigado

Garcitas bueyeras, las vecinas que adornan el cielo de Envigado

Son como un relojito; salen de sus árboles (garceros) tipo 7 de la mañana y se ven regresando a su hogar al caer la tarde. Su vuelo elegante y color blanco hace que las garcitas bueyeras (Bubulcus ibis), o garcitas de ganado como se le conoce popularmente, sea una de las especies de aves más queridas en Envigado, territorio que para ellas tiene todas las condiciones para su hábitat. ¿De dónde vienen? ¿hace cuánto llegaron a Colombia? Una experta nos explica.

Fotos: Carlos Iván Restrepo J.

Es una invasora, pero para decirlo de una manera más amable… es una conquistadora de estos países de Suramérica, en especial Colombia y Venezuela. Son originarias de África y comenzaron a explorar estas tierras desde 1917, cuando ingresaron por la Guayana venezolana y se ubicaron en el norte de Colombia, de allí se expandieron por todo el país, incluyendo a la llamada ‘Ciudad Señorial’.

“Es un ave que se adapta muy fácilmente a los campos abiertos, asociados a la ganadería, porque tienen un sistema de forrajeo (comportamiento animal cuando busca comida) muy curioso. Cuando el ganado camina sobre el pasto levantan a su paso varios insectos que son aprovechados por las garcitas para alimentarse”, comenta Johana Patricia Reyes, socia activa de la Sociedad Antioqueña de Ornitología (SAO).

Lea también: Guacharacas, las lindas vecinas del sur del Valle de Aburrá

Quién lo creyera, pero este tipo de garza de tamaño mediano es una de las especies más sociables y con una alta tolerancia a la civilización, al caos y ruido. “Por eso es que la vemos tanto en los aeropuertos y donde haya máquinas que trabajan con el pasto. Ellas saben que allí tendrán su alimento asegurado. No digamos tampoco que se van a dejar acariciar de los humanos, pero sí se adaptan muy bien a la zona urbana”, agrega la experta.

Controladora de plagas

Cada ser vivo en nuestro planeta cumple una importante función para el ecosistema. Tal es el caso de la Bubulcus ibis, la misma que no solo se destaca por su belleza. “Se convierte en una importante controladora de plagas, realizando así una labor ecológica de mucho interés, también, para las personas que trabajan con el agro. Además, puede decirse que no es una especie en peligro de extinción por su alto nivel de reproducción durante todo el año. Es por eso que en zonas como Envigado las vemos cada vez más”.

Lea además: ¡Ojo con talar las palmas secas! Son el hogar de las guacamayas

Tienen su garcero, lugar o dormidero, en árboles con ciertas características. “Deben ser árboles con muchas ramas y entretejidos tupidos, que no solo son su lugar para dormir y descansar sino también su sector de reproducción. Cuando están en esta época reproductiva su plumaje toma un color rojizo, muy hermoso… esa es la señal más certera de esa etapa”.

Y como toda especie de nuestro medio ambiente, las garcitas bueyeras merecen todo nuestro respeto. “No son mascotas, no son para molestarlas. Ellas están aquí beneficiando el ecosistema y pueden convivir con nuestra urbe sin ningún problema. Dejémoslas tranquilas y admiremos su presencia”, finaliza Johana.

Y si usted, señor lector, también le ha tomado fotos al vuelo de estas u otras especies de aves en Envigado, El Poblado, Belén y Laureles, puede compartirnos sus imágenes al correo gente@gente.com.co y contarnos su experiencia con estas queridas vecinas.

Le recomendamos: ¿Qué animales silvestres se puede encontrar usted en Envigado?

Garcita bueyera anidando en el garcero.

Por Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co