El supuesto espectro que rondaba por una antigua casa de Laureles

Fantasma en una casa de Laureles, Medellín

El supuesto espectro que rondaba por una antigua casa de Laureles

Después de vivir 7 años en Popayán, Adriana María López y su familia regresaron a Medellín en 1981. Su padre decidió comprar una casa grande, ubicada en la calle 33 A con la carrera 76, que actualmente no existe.

La mujer comenta que a pesar de ser una vivienda muy fría y oscura, era muy bonita. Primero estaba la alcoba de sus padres, una sala, la biblioteca, la habitación de su hermana, un cuarto de huéspedes y, al final del pasillo, la pieza de ella.

Durante los primeros meses todo fue muy tranquilo, pero con el paso de los días, Adriana notó que comenzaron a ocurrir cosas que le perturbaban el sueño.

Lea además: Los misterios que esconde el Parque Biblioteca de Belén

“La ventana de mi habitación lindaba con la calle pero siempre permanecía cerrada junto con la puerta. Cuando me acostaba sentía una presencia extraña, sentía que se sentaban al lado de mi cama, a la altura de mi cabeza, me respiraba encima y yo solo me tapaba con la cobija, era algo terrorífico y me costaba mucho dormir”.

En ese tiempo Adriana tenía 16 años, pero recuerda con detalle como si hubiera ocurrido ayer, que había noches en las cuales sentía más de una presencia, saltaban y corrían por toda la habitación, mientras que ella solo debajo de sus cobijas imaginaba que eran varias personas husmeando en su cuarto, tocando sus pertenencias. “Me paralizaba del susto, era una sensación muy maluca”, comentó.

Le sugerimos: La presencia que, según vecinos, cuida las tumbas del cementerio de Belén

No se pierda: En Belén hay una casa donde supuestamente ocurren hechos paranormales

Lamentablemente, sus padres nunca le creyeron y por esta razón, la vecina dejó de comentar el terror que tenía que vivir en su habitación durante muchas noches.

Hasta que una vez a su casa llegaron unos visitantes de Montería, quienes pasaron la noche en la habitación de la hermana. A la mañana siguiente, una de las huéspedes solo atinó a decir: “en esta casa espantan”.

Le sugerimos: Historia de terror en una casona de la calle 10

La invitada dijo que observó durante la noche que del cuarto de Adriana salía una sombra negra de una señora, una presencia femenina que se reflejaba en la pared y que causaba pánico. “Sintieron una sensación de mucho frío”, fue la explicación de la vecina.

En este entonces, Adriana cursaba el grado sexto de bachillerato y hacía sus tareas en su escritorio. Con normalidad cuenta que “sentí que mi mamá había llegado a la casa y me tocó la espalda, cuando volteé para saludarla no había nadie. De inmediato volteé para el otro lado y vi la sombra de una señora, tenía el cabello recogido, en forma de cola, fue tanto el susto que salí de la casa”.

Esta vecina vivió junto a sus padres y su hermana hasta 1995, luego vendieron la casa para la construcción de un edificio y un mall comercial.

De su interés: La casa maldita que existió en Castropol

¿Alguna vez lo han espantado? Si usted tiene alguna historia similar que haya vivido en El Poblado, Envigado, Belén o Laureles puede escribirnos a gente@gente.com.co.

Por: Alexis Carrillo Puerta
Alexisc@gente.com.co