¿Faltan rutas de buses en Belén?

¿Faltan rutas de buses en Belén?

¿Faltan rutas de buses en Belén?

Una vecina se queja por la falta de conectividad en medios de transporte público en Belén (Medellín). Consultamos con las autoridades.

Un recorrido desde la Loma de Los Bernal hasta Robledo, que habitualmente puede tomar unos 40 minutos en vehículo particular, tarda casi 2 horas en buses de transporte público.

¿Por qué? Esa es la pregunta que inquieta a Íngrid Montoya desde que llegó a vivir a Belén, hace 4 años y medio, porque para ir al colegio de su hijo, en el sector La Floresta, o acompañar a su padre a consulta médica en Robledo tiene como opciones coger 2 buses y caminar o irse hasta el centro para tomar allí otra ruta.

“Por la 80 no hay ningún bus directo que vaya desde la Aguacatala hasta Robledo, que es zona de estudiantes y muy transitada. Mientras está diseñada la gran solución que sería el tranvía, yo como habitante del sector quisiera sugerir una ruta que haga ese recorrido”, dijo la vecina.

Para Íngrid, en estos días en los que se busca facilitar la movilidad y optimizar los viajes, resulta “ilógico” que no haya un recorrido que sea más efectivo en tiempo y dinero para las personas que transitan a lo largo de este corredor.

El secretario de Movilidad, Humberto Iglesias Gómez, explicó que las rutas de buses en la ciudad nacen cuando los orígenes y destinos de los ciudadanos tienen una demanda mínima que les permite ser rentables, “desde el punto de vista social (número de usuarios) y también económico (generación de utilidades)”.

Lea también: Los 5 barrios en los que más roban en Belén

A partir de ello se han aprobado históricamente los recorridos de buses de transporte público en Medellín. Teniendo en cuenta también la integración con el sistema de transporte masivo. De acuerdo con el secretario, las rutas alimentadoras se establecieron precisamente para las personas que tenían un origen distinto al que se podría tener en una ruta rentable financieramente, entonces se tomó la decisión de llevarlos hasta el metro, para que puedan llegar al destino final con un mismo pasaje.

Para decidir si una ruta de buses es viable o no, la Secretaría de Movilidad y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá (Amva) hacen estudios técnicos con aforos, que consisten en evaluar “cuántas personas estarían interesadas en ir por ahí y en qué horas del día les gustaría tomar esa ruta”.

Las canastas de costos indican cuánto vale la operación de un bus o varios (el pasaje que pagaría el usuario, el valor del combustible, la depreciación que tendrían las llantas y la batería por kilómetros recorridos) y con base en ellas las autoridades de movilidad deciden, si “autorizan que una ruta existente haga un extrarecorrido o si necesariamente implica que aumenten la capacidad para que lleguen nuevos buses a ese sector”.

La encuesta Origen Destino 2017, del Amva, reveló que desde Belén se originan 8847 viajes diarios hacia Robledo, de los cuales el 22 % son en transporte público; el 18 %, en moto; el 15 %, en auto; el 13 %, en taxi, y el 12 %, en metro.

En cuanto a la comuna de La América, la encuesta referenció un total de 8950 viajes diarios desde Belén, de los cuales la mayoría son en auto (22 %) y en taxi (21 %), seguidos de la moto (17 %), el transporte público (17 %) y a pie (10 %).

Le sugerimos: Mujer de 69 años fue víctima de agresión sexual en un taxi

Juan Gonzalo Merino, presidente de la Asociación de Transporte Colectivo del Valle de Aburrá (Asotransvaa), explicó que aproximadamente en la década de los 60 las rutas de buses en la ciudad eran “tipo parrilla”, es decir, tenían conexión entre barrios. Por ejemplo, había una que iba de La América al suroccidente y al noroccidente y otra entre el occidente y el oriente.

Como los barrios fueron evolucionando, las rutas comenzaron a ir al centro, que es el mayor atractor de viajes, entonces cada barrio fue creciendo en recorridos, en capacidad de transportadores y en demanda.

Pero esto también se ha convertido en una problemática de congestión vial y contaminación. De hecho, aunque la Alcaldía ha contemplado la posibilidad de desincentivar esta concentración de vehículos, para los transportadores este sigue siendo un asunto “sensible”.

“Hay que entender que de acuerdo a como están diseñadas las rutas de la ciudad (son alrededor de 170 rutas radiales), mover un recorrido que termine interfiriendo con otro, podría afectar la sosteniblidad financiera”, apuntó el presidente de Asotransvaa. Lo que sí reconoció es que verían con buenos ojos que haya mayor cobertura para las comunidades, “en especial en las rutas que están solucionando los carros informales”.

Merino recalcó que como asociación, se deben a la necesidad de servicio o de deseos de viajes de las comunidades, “pero también tenemos que ajustarnos a la norma, que es lo que dice la Secretaría de Movilidad sobre los aforos”.

Vea además: Así es una mañana a bordo del camión de la basura

También señaló que el Circular Coonatra, que sale desde la Universidad de Medellín, podría cubrir de alguna manera el trayecto que menciona la lectora. Claro está, con algunos tramos que requieren caminar o tomar otro vehículo antes.

Cabe recordar que con la llegada del metroplús a Belén hubo un cambio en las rutas de transporte público, algunas salieron de la comuna con el objetivo de dar lugar al sistema troncalizado y masivo. De hecho en la Loma de Los Bernal ahora operan 2 rutas que se dirigen a la estación La Palma, más otras 2 rutas de buses (178 y 172 de Cootrabel) que operaban desde antes y se dirigen al centro.

Mónica Noriega, directora del Comité Cívico de ese barrio, explicó que los recorridos de los alimentadores partieron de las solicitudes de la comunidad, expresadas en una reunión con la empresa operadora (Masivo de Occidente) y los requisitos técnicos de los vehículos.
De acuerdo con ella, en las comisiones accidentales a las que asiste la comunidad en ningún momento los vecinos han solicitado rutas de transporte público adicionales, sino más bien mejoras en los tiempos de las que los llevan al metroplús.

Noriega dijo que incluso antes había vecinos que pedían eliminar las rutas de Cootrabel, por el ruido y la contaminación de los buses, que han ido mejorando con el tiempo. “La Loma está muy limitada de vías, entonces tampoco se trata de llenarla de buses. Tenemos unidades residenciales hasta de 200 apartamentos, donde el flujo de vehículos saliendo por la 76 a las 6:30 de la mañana es impresionante, por eso hemos pedido la longitudinal occidental, para que haya mayor conectividad del barrio con otros sectores y otras alternativas para que la gente se pueda mover”.

Siga leyendo: Anden en Los Bernal lleva un año dañado por la caída de un árbol

Por Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co

(Visited 262 times, 1 visits today)