Don Toño siempre trabajó por su comunidad y el medio ambiente

Don Toño siempre trabajó por su comunidad y el medio ambiente

Don Toño siempre trabajó por su comunidad y el medio ambiente

Familiares, amigos y vecinos despidieron a Antonio María López, edil de la comuna 11 de Medellín y líder social que trabajó durante muchos años por defender los derechos de su comunidad, organizar a los recicladores de la zona y cuidar el patrimonio arbóreo que existe en Laureles.

Antonio María López Atehortúa, un guerrero del bien común y con un corazón dispuesto al servicio de sus familiares y vecinos, no pudo ganarle la batalla al covid-19. Un esposo, padre y abuelo que recién había cumplido sus 75 años. Su familia de origen campesino le enseñó el valor de trabajar y servir a los demás, era el mayor de 8 hermanos, dejando 4 hijos y 5 nietos quienes seguirán su legado.

Lina López, una de sus hijas, comentó que “fue un hombre maravilloso, un ciudadano de sanas costumbres,con un liderazgo de admirar en el cuidado del medio ambiente, siempre estaba sonriente y dispuesto a ayudar a los demás. Siempre estará en nuestros corazones y en los de muchos vecinos porque siempre dejó una huella y un recuerdo en cada uno”.

A don Toño, como era conocido por amigos y vecinos, le gustaba caminar y vacacionar junto a su familia, hacer amigos, leer y coleccionar réplicas del transporte en todas sus modalidades. Sufría al ver jugar a su equipo el Deportivo Independiente Medellín, pero lo hacía más cuando se maltrataba algún árbol o jardín de la comuna.

Le sugerimos: La tala de un árbol en Florida Nueva generó indignación entre los vecinos

Su esposa, Olga Agudelo, cuenta que este vecino hizo parte de los scout donde ganó numerosas insignias. “Destacó por su liderazgo y compromiso, un líder incansable, una hermosa persona, un buen ser humano, paciente, constante con lo que se proponía y siempre con el espíritu de enseñar y ayudar“.

Don Toño, el tercero de izquierda a derecha, junto a los demás ediles de la comuna 11. Foto: archivo.

Jaqueline Sucerquia, compañera en la Junta de Acción Local, recuerda con cariño a su amigo. “Hace muchos años que conocía a don Antonio, en 2008 fuimos delegados en el presupuesto participativo y ya en el 2012 iniciamos labores en la Jal. Aunque tuvimos desacuerdos en algunos temas, hicimos una buena amistad y siempre estuvimos muy comprometidos en nuestras labores comunitarias”.

“Me invade la tristeza porque se fue un gran líder, compañero y amigo, un gran padre que amaba a su familia y verdadero defensor por los derechos humanos de los vecinos. Se fue el embajador de paz que siempre estaba dispuesto a ayudar sin esperar nada a cambio”, comentó la edil.

Antonio María López estuvo a cargo de la organización de los recicladores de la comuna 11 para que conformaran una agremiación ordenada y conocida por todos los vecinos. Además defendió el mantenimiento de árboles, incentivó la siembra de jardines y lideró las jornadas de limpieza y recolección de basuras en calles y parques de Laureles.

Contexto de la noticia: Conozca los integrantes de la Jal de Laureles Estadio

Así fue como trabajó por más de 20 años en Asemar, una organización de recuperadores ambientales, la cual hace un aprovechamiento de los residuos sólidos. Su amiga Doris Gil, con la que trabajó todos estos años, resaltó de Antonio su arduo trabajo por los recuperadores ambientales de la ciudad.

“Siempre estará en nuestros corazones, sus enseñanzas quedarán inmersas en nuestras vidas y mi amigo fue un hombre lleno de valores y principios”, comentó Gil.

Olga Agudelo, sus hijos Iván, Lina, William e Isabel, sus vecinos, compañeros de la Jal, amigos y demás familiares lo despiden con un gran reconocimiento a su trabajo y labor por los otros. Antonio María López siempre será recordado por su espíritu de solidaridad y compromiso. Paz en su tumba.

Lea también: Con el reciclaje, Margarita hace obras de arte


Por Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co