Estudiantes de UPB diseñan abrazadores para niños con autismo

Estudiantes de UPB diseñan abrazadores para niños con autismo

Estudiantes de UPB diseñan abrazadores para niños con autismo

Sofía Rangel y María Camila Bustamante, estudiantes de diseño de vestuario de UPB, crearon unos abrazadores siameses para donarlos a Hugger Island, una organización que trata a niños con autismo a partir de objetos y experiencias que les enseñan a manejar emociones y sentimientos como rabia, tristeza y miedo.

“Tito y Fede” son 2 muñecos de tela que dan abrazos a personas que padecen el trastorno del espectro autista, los cuales fueron creadas por vecinas de la comuna 11 y estudiantes de la UPB. Estos elementos son usados por fisioterapeutas para trabajar las capacidades motrices de cada uno de los niños.

Sofía Rangel, vecina de San Joaquín y una de las diseñadoras de estos abrazadores, explicó que “el proyecto surgió de un proyecto de clase. Fue un arduo trabajo de investigación porque asistimos a la fundación para conocer a estos chicos y saber sobre sus terapias. Nos dimos a la tarea de ayudar”.

Así fue como surgió la idea de crear a los abrazadores ya que ayudan a trabajar la motricidad, son accesibles para que los usen todos los niños, de fácil producción, limpieza y sería un elemento de bajo costo.

Lea además: Estudiantes de UPB crean plataforma digital para ayudar a los tenderos

“El objeto a diseñar tenía que lograr un principio de propiocepción, es decir, la capacidad que se encarga de que el cerebro sienta y controle cada una de las partes del cuerpo y sus movimientos. A veces los niños con autismo no tienen conciencia sobre ello y necesitan objetos para sentir sus partes”, explicó María Camila Bustamante.

“Tito y Fede” estaban pensados para ser hechos con tela antifluidos, un relleno de poliester y algodón, y una tela suave para los overoles. Sin embargo, en este proyecto en el que las vecinas trabajaron durante el aislamiento obligatorio, fueron creados con elementos que tenían en sus casas debido a la dificultad de conseguir los materiales porque todo estaba cerrado.

“Fue un ingenio desarrollar este prototipo por la escasez de los materiales. Los creamos a partir de los retazos de tela que teníamos cada una en la casa, telas comunes y los rellenos los sacamos de los cojines. Además, los corazones los hicimos con plastilina”, comentó Bustamante.

Le sugerimos: Estudiantes del Colegio de UPB desarrollan una impresora 3D

Los abrazadores siameses se portan en forma de chaleco para que los niños que los usan se sientan abrazados, en la parte delantera y posterior. Esto hace que las personas con autismo se sientan en el espacio real, mejoren sus funciones motrices y tengan sensibilidad visual con los colores.

Uno de los sueños de Sofía Rangel es producirlos a gran escala en forma de personajes que tengan su historia. “Aunque Hugger Island en este momento no tiene la capacidad de producir el prototipo a gran escala, nos gustaría sacar más abrazadores, ya que estos elementos ayudan a manejar las emociones de estas personas y aumentan la producción de oxitocina para mejorar habilidades sociales”, concluyó la estudiante.

De interés para usted: Estudiante de UPB y su padre crearon tapabocas ecológicos

Por Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co