¿Cuál es el estado actual del edificio Atalaya de La Mota?

Estado actual del edificio Atalaya de La Mota en Medellín

¿Cuál es el estado actual del edificio Atalaya de La Mota?

Tras 15 meses después de que las autoridades ordenaran la evacuación de las 2 torres de Atalaya de La Mota, en el occidente de Medellín, y luego de trabajos de repotenciación los vecinos por fin pudieron retornan a sus hogares.

Martha Lucía Quirós, vecina de la torre 1 de Atalaya de La Mota, comienza su relato asegurando que “nadie sabe el drama que muchas familias pasaron durante este tiempo, pero me siento muy contenta de volver a mi hogar”. Y es cierto, 240 familias estuvieron más de 450 días por fuera de sus apartamentos que, en muchos de los casos, ni siquiera han terminado de pagar.

A esto se suman los problemas económicos generados por la pandemia durante el año pasado y el cobro del impuesto predial, la administración del edificio y de las cuotas al banco.

“Mi esposo, mi hija y yo tuvimos que desalojar la torre 1 por prevención, a pesar de que no tenía nada y los trabajos de repotenciación se realizaban en el parqueadero, es decir en la torre 2. Nosotros durante los 15 meses nos fuimos a vivir a otra propiedad que tenemos en Robledo, pero los pagos fue lo más dispendioso con los bancos y la secretaría de Hacienda de Medellín”, comenta la vecina.

Según la Quirós, continuaron con el cobro normal de estas facturas y la única entidad que les dio una ayuda fue EPM.

Lea además: Reciba gratis en Whatsapp las últimas noticias de Belén

“Días posteriores a la evacuación, EPM suspendió de inmediato el cobro de los servicios públicos. No volvieron a llegar facturas y era lógico porque los apartamentos estaban deshabitados. Sin embargo, desde la Alcaldía nunca nos ayudaron con la suspensión o reprogramación del cobro y a pesar de los subsidios que nos daba mensualmente la constructora, teníamos muchas dificultades económicas”.

Muchos de los vecinos perdieron su empleo o cerraron sus establecimientos comerciales a causa de la pandemia, y con los $700.000 pesos que les daban mensualmente de subsidio, no lograban cubrir arriendo, servicios y demás pagos en otro lugar donde vivían temporalmente.

Pese a esto en la portería se respira un aire de esperanza, de calma y de alegría por retornar a sus hogares. La entrega de los primeros apartamentos hizo emocionar a más de un vecino que lo asoció con la entrega del proyecto.

Le sugerimos: Si te encanta vivir en Belén únete a este grupo de Facebook

“Cuando me entregaron el apartamento estaba todo en orden, solo la normalidad del polvo por los trabajos, pero como nosotros pudimos sacar todas las pertenencias estaba vacío, tal cual lo habíamos dejado. Mi familia y yo estamos muy felices de volver”, comentó Martha Quirós.

¿Cuál es el estado actual del edificio?

Aunque comenzó el proceso de entrega de los apartamentos, Heriberto Ortiz, propietario de 2 apartamentos en la torre 2, explicó que la fase de repotenciación del edificio no ha terminado y que actualmente se seguirán ejecutando los trabajos.

“Se han ejecutado algunas fases pero faltan más trabajos, a la espera de algunos trámites que son complejos de hacer. La constructora comenzó a trabajar desde antes para ahorrar tiempo, pero todos los vecinos esperamos que terminen y cumplen”, comentó el vecino.

De interés para usted: Crearon un dispositivo para identificar edificios en mal estado

Aunque Heriberto Ortiz tenía miedo al recibir uno de los apartamentos del piso 26, ya que poco antes del desalojo presentaba una humedad, encontró su inmueble en buen estado y con los arreglos pertinentes.

Situación que lo deja tranquilo y contento, a la esperar de volver a arrendarlo. “En cuanto al estado del resto de los apartamentos, los vecinos están conformes, tranquilos y esperamos a que se terminen los trabajos. Es normal que hay novedades en algunas zonas comunes, pero la constructora debe cumplir con los arreglos”, comentó Ortiz.

Por su parte, desde Construcciones Civiles aseguraron que “el levantamiento de la orden de evacuación se da como resultado de la efectiva finalización de las obras del plan de estabilización, las cuales se vienen realizando desde octubre de 2019. Teniendo en cuenta lo anterior, a partir del 12 de enero se procedió con la entrega a los propietarios”.

También puede leer: Dudas y respuestas sobre las obras de valorización en El Poblado

La entrega de los apartamentos se hace de forma organizada y durante varios días, con el fin de evitar aglomeraciones y cumplir con las medidas de aislamiento social.

¿El valor comercial puede recuperarse?

El avaluador de propiedad raíz Francisco Ochoa responde:

“Cuando el edificio presenta fallas por sismos, terremotos o la configuración del suelo, sale del mercado, es decir, ni se compra ni se puede vender. El primer paso que se ejecuta es conseguir un buen equipo de ingenieros para que realicen el diagnóstico de lo que pasó y resuelva dudas sobre si puede ser curable o no.

En ingeniería, la mayoría de proyectos son tratables y se les puede aplicar ayudas, solo es cuestión de analizar cuánto cuesta y la forma en que se deben realizar los trabajos.

Después se elabora el plan de tratamiento y de recuperación para controlar los fallos y reforzar lo que los generó. Es muy importante que las personas que intervengan en el proyecto tengan mucha solvencia profesional porque la credibilidad juega un papel muy importante y son los encargados de darle fe a los propietarios y futuros compradores.

Lea también: Les imputaron cargos por fallas en el edificio Bernavento

Por eso, los medios de comunicación que cubren este tipo de informaciones tienen que tener una ética alta y dar claridad frente a los detalles de los daños y los arreglos.

Después de realizar los trabajos de recuperación viene el proceso de la entrega a los propietarios, en donde se demuestra técnicamente que las repotenciaciones están bien realizadas.

Esto se demuestra con estudios y una sustentación de los ingenieros que lo ejecutaron. En ingeniería hay formas de probar la resistencia de las estructuras con diferentes pruebas de peso, en donde se pone a prueba el reforzamiento. El mercado va estar expectante a los resultados que arrojan y al retorno de los vecinos al edificio.

Lo más recomendable para los propietarios que se encuentran en esta situación es no vender, ya que el mercado es especulativo y no hay seguridad en el precio. Cuando pasa el tiempo y todo funciona con normalidad, el valor del edificio puede recuperar su valor comercial. En la ciudad son muchos los edificios que han tenido repotenciaciones, infraestructuras de 15 o 20 años que no perdieron su valor”.

Lea además: En un edificio en Laureles denuncian problemas con el servicio de energía

Por: Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co