Esposos aprovecharon su herencia cafetera y abrieron un café en Laureles

Esposos abren café en Laureles, Medellín

Esposos aprovecharon su herencia cafetera y abrieron un café en Laureles

Catalina y Carlos cosechan café en Sabaneta y lo venden en Laureles. Un familiar de 104 años de edad es su asesor.

Fotos: Julio César Herrera.

Le interesa: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de su sector

Catalina María Duque y Carlos Londoño se conocieron mientras trabajaban en una empresa, ella como directora de talento humano y él como consultor jurídico.

Las charlas sobre café y otros temas en común los hicieron cada vez más cercanos, “Carlos me hablaba sobre su herencia cafetera, que se remonta a la historia de su abuelo, hoy con 104 años, y que desde los 19 se dedica a ese oficio”.

Este vecino, que además es filósofo y profesor, se crió en La Esperanza, una finca en Sabaneta en la que aún vive don Marco Aurelio García, quien le enseñó a Carlos todo lo que sabe sobre café y que hoy sigue aconsejándolo sobre cada proceso.

“Cuando estaba pequeño me tocaba coger, despulpar, tostar y moler, pero de la taza no aprendí nada, de hecho, nunca me tomé un café del que cosechaba mi abuelo porque todo era para exportación”.

Le importa: La alegría de volver a visitar los cafés del occidente de Medellín

Hace 15 años, “cansado de dedicarse a un oficio tan ingrato”, don Marco Aurelio tumbó los cafetales.

Sin embargo, a su nieto y a Catalina se les despertó la curiosidad y se metieron a varios cursos sobre café. “Nos engomamos tanto que también empezamos a leer e investigar sobre el tema, por eso, cuando decidimos que íbamos a formar una familia y a construir una casa en La Esperanza, sembramos café“.


Con unas semillas que tenía el abuelo guardadas y otras que consiguieron en el Suroeste antioqueño plantaron microlotes de café que, en un principio, solo era para consumo propio.

No se pierda: Samuel, un cafetero de bata blanca

En Sabaneta la cosecha es todo el año, así que para la primera le pidieron prestada una pequeña despulpadora a una prima de Carlos (la tenía en un salón como adorno), secaron los granos en el balcón de la casa y los tostaron en un sartén.

A medida que fueron recogiendo más café, la situación cambió, “conseguimos quien nos hiciera el tratamiento de tueste (todavía nosotros recogemos grano por grano) y decidimos que le íbamos a hacer prueba de cata”.

Un experto lo perfiló y le dio una calificación de 85 puntos de cata (café especial).

Además: Julián quiere que la gente se enamore del café

“Aprovechando estas bendiciones, abrimos la Tienda Rosa de los Vientos, un café de especialidad en Laureles (Calle 32 F No. 74E-26, edificio Loft 32), donde viví toda la vida”, cuenta Catalina.

Un lugar creado para, además de disfrutar una buena taza,compartir con amigos, reunirse en familia, aprender a preparar esta bebida de la mano de expertos y estudiar o trabajar todo el día aunque sea a punta de un solo café.

No se olvide: Si te encanta vivir en Laureles únete a este grupo de Facebook

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

Fecha

Enero 16, 2021

Categoría

Emprendedores, Gente, Laureles

Tags

bebida, bebidas, buen cafe, café, café en laureles, cafes, Cafes en laureles, emprendimiento, emprendimiento en pareja, emprendimiento familiar, especial, esposos, esposos emprendedores, la bebida insignia de Colombia, laureles, Medellín, metodos, sitios para teletrabajar, tienda