Así se consagró Envigado como bicampeón del Babybaloncesto

Así se consagró Envigado como bicampeón del Babybaloncesto

Así se consagró Envigado como bicampeón del Babybaloncesto

El equipo del Índer defendió el campeonato del Babybaloncesto en el Festival de Festivales. Nos cuentan sus claves para el triunfo.

Corría el último cuarto de la final frente a la Escuela Iván Olivares de Santander y, aunque el Índer Envigado había comenzado arriba por 15 puntos, el rival le dio un vuelco al partido y tomó ventaja de una cesta.

La tensión de ese momento la recuerda bien Miguel Peláez, quien cuenta que faltando 29 segundos para terminar el encuentro recibió un pase por encima de su compañero Sebastián López. Se suponía que debía atacar por debajo, pero la defensa lo cerró y en un movimiento rápido encontró un espacio que aprovechó para marcar la última canasta.

Con un marcador de 57-54 los envigadeños defendieron por segunda vez consecutiva el título del Babybaloncesto, que este año celebró su edición número 15.

Precisamente para el entrenador José Miguel Ramírez, la clave de este logro estuvo en desarrollar una buena fundamentación técnica y en darles a sus deportistas los conocimientos para que tomen decisiones, sea cual sea la situación que se les presente en el campo de juego.

Lea además: Las Mellas trajeron alegría al voleibol envigadeño

“Como cuerpo técnico nos hemos dado a la tarea de evolucionar en el entrenamiento para que los muchachos sean más rápidos, para que técnicamente sean muy fluidos y tengan buenos gestos, dribles y acciones defensivas”, comenta el profesor y agrega que ese trabajo ha hecho que dentro del desarrollo cognitivo-motriz, los basquetbolistas del Índer Envigado estén por encima de otros niños de la misma edad.

Es más fácil jugar con amigos
De la mano de Chepe, como le dicen al entrenador, la categoría sub-13 del Índer ha disputado 5 finales en este certamen y ha obtenido 3 títulos.

Su pasión por el baloncesto viene desde que era niño. Comenzó con iniciación deportiva en el parque recreativo y desde los 9 años incursionó en el baloncesto. Jugó con Envigado, fue selección Antioquia, preselección Colombia y desde hace 12 años trabaja como entrenador en el Índer.

Ramírez reconoce que no ha sido fácil llegar a este punto, sino que es el producto de la exigencia diaria en cada entrenamiento, la constancia y la disciplina. Con esta base, señala el entrenador, los integrantes del equipo han encontrado el sentido de pertenencia y la unión para motivarse unos a otros. Al fin y al cabo, “es más fácil jugar con amigos que con compañeros”.

Le sugerimos: Deportistas de Envigado ganaron 45 medallas en los Juegos Nacionales

Para el basquetbolista Tomás Arango este es un logro que “no hubiera sido posible sin las capacidades de cada jugador”. Una de las fortalezas que destaca de su equipo es que cada que salían a la cancha lo hacían con mentalidad de campeones, con confianza, pero no tanta como para perder la concentración.

Miguel Peláez recuerda una de las lecciones que les dio su entrenador cuando les dijo que el equipo que llegara más descansado a la final sería el que iba a ganar. Por eso al terminar los partidos todos iban a recuperarse, menos el entrenador y su asistente, que se quedaban tomando nota del juego de los demás equipos.

Para Sebastián Gudiño, quien fue galardonado como mejor jugador, ese factor sorpresa hizo que cada partido fuera una emoción nueva. En ocasiones dudaron, pero supieron recurrir a su seguridad y al juego de equipo para afrontar los partidos.

Gudiño fue uno de los 6 jugadores que repitieron participación en el Festival de Festivales, que organiza la Corporación Los Paisitas. Dice que fue una alegría recibir el reconocimiento a mejor jugador, porque fue el premio al esfuerzo y el tiempo que ha dedicado a este deporte.

No se pierda: Al estadio de Envigado le falta iluminación

A los 13 años Sebastián mide aproximadamente 1,80 metros, es de origen venezolano y hace 5 años vive en Envigado. Comenzó a practicar el básquet porque quería explorar un deporte en el que su altura lo pudiera favorecer y así fue, desde que comenzó a jugarlo se dio cuenta de que aprendía muy rápido “porque tenía la oportunidad de ver un panorama diferente desde arriba”.

Dos años después de haber tomado este camino, cuenta que su propósito es llegar a selección Antioquia con sus amigos y ganar muchos más títulos.

Siga leyendo: Club Nómadas, de Envigado, ganó oro en centroamericanos de orientación

Por Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co