Envigado: una cantera del rap nacional

Envigado: una cantera del rap nacional

La ciudad señorial ha sido históricamente cuna y escuela de artistas, Gente habló con MC’s, beatmakers y promotores de la cultura hip hop en el municipio para entender mejor fenómeno del rap y su historia. De Envigado pa’ tu esquina.

La Ciudad Maldita, agrupación de rap integrada por envigadeños. Foto: Cortesía.

En la década de 1990 empezó a tomar fuerza un fenómeno musical que años más tarde sería un estandarte de la juventud envigadeña. Durante esos años el rap empezó a brotar en lugares como el polideportivo de Envigado, donde los B-boys de la época disputaban batallas de breakdance y donde los  primeros aficionados componían sus primeras rimas.

Desde personalidades de la “old school” como Ultrajala y Teo Grajales, hasta grandes referentes de la nueva ola como Mañas Rufino y Métricas Frías (QEPD) de Doble Porción, Envigado ha visto crecer en sus calles raperos y productores que son mentados en Colombia y en el exterior como grandes referentes del género.

Lea también: Belén y el rock: una historia para toda la vida

En el principio estaba el RAP

Óscar Gómez, mejor conocido en la escena envigadeña como El Khiny, es vecino de Los Naranjos y ha estado presente en los hitos importantes del género en el municipio. Es una persona que cuenta con el respeto y el respaldo de muchos de los artistas que más se mueven en el ámbito.

En conversación con Gente, El Khiny recuerda como su cuarto fue el primer estudio de grabación para muchos de sus amigos. “Mi hermano trabajaba en la Feria del Disco, tenía muchos equipos y por eso aprendí a ser DJ. Entonces, los pelaos venían acá y nos parchábamos como ratas de laboratorio, a hacer música”.

Óscar jugó un papel fundamental en la promoción del género pues no sólo compartía con sus allegados lo que sabía de graffiti, breakdance y rap, sino que también fue de los primeros gestores de espacios culturales para la escena.

Yo empecé a armar fiestas con algunos amigos, para cantar los temas que hacíamos, pronto las fiestas se volvieron eventos y empecé a colaborar con la alcaldía”, recuerda el que luego se convertiría en el fundador de la Casa de la Nada, una casa cultural donde terminaría de formarse toda una generación. El Khiny por ahora prepara su regreso a las andadas, trabaja fuertemente en algunos proyectos entre los que está Question inc, su sello discográfico.

Lugares que riman

Mateo Avendaño, mejor conocido como AvenRec, es productor musical y, aunque ahora vive en San Pedro de los Milagros, vivió en Envigado cuando todo este tema recién estaba empezando. A los 19 años Aven sufrió la pérdida de su padre, evento que lo alejó de una de sus grandes pasiones de la época: el basketball.

AvenRec, productor musical de Envigado, trabajando en su estudio en San Pedro de los Milagros. Foto: Cortesía.

Por la misma época, recuerda Aven, empezó a experimentar con la producción y fue eso precisamente lo que lo rescató de la sombra inmensa que fue para él esa ausencia. Pronto conoció a Ultrajala y a Qsko, con quienes empezaría a frecuentar La Casa de las Tías, un bar junto al otrora Teatro de Envigado, uno de los pocos bares que en los 2000’s abrió su puerta a raperos y beatmakers.

“Allá nos empezamos a reunir todos: Alias Ramírez, Caña Brava, Ultrajala, Qsko, un montón de raperos no sólo de Envigado sino de todo el sur del Aburrá, esa fue mi escuela”.

De interés para usted: En La Villa estos vecinos son puro Hip Hop

Años más tarde, El Khiny fundaría La Casa de la Nada, en su tiempo ubicada en la Carrera 43A Número 38 Sur 13. Esta casa vio crecer no sólo a músicos como los de Shalewa Tribu, de donde saldría en el futuro Doble Porción, sino marcas importantes para la cultura hip hop local como pinturas Afrosoul, o calzado OstUrban. Su impacto en una generación de raperos hizo posible que el género se estableciera como uno de los más representativos de Envigado.

Pablo Asir, a.k.a. Asir Ones, de La Ciudad Maldita, es vecino del barrio Alcalá y hace rap desde el 2011. Cuenta él, que en esa época en la que empezó a rapear era posible encontrarse con muchos parches de hip hop en la calle.

“El parche acá era salir un viernes y una corte de 20 peludos en el pasaje de la Alcaldía, allá usted podía encontrar punkeros, raperos, reggaetoneros, cada quien en su gremiecito. Al parche de Envigado caía hasta el más feo”. También recuerda con especial cariño al antiguo Bar El Callejón, que por años albergó (sobre todo en sus aceras) a muchos artistas y escuchas del rap nacional.

No obstante, Asir, como otros integrantes de La Ciudad Maldita, han tenido que ver cómo espacios como La Casa de la Nada, El Callejón y La Calle del Graffiti, han ido desapareciendo uno por uno. “En el antiguo callejón nació todo. Allá nació La Ciudad Maldita, La Sucia Alianza, Doble Porción, No Rules Clan… la gente solía caer, pero el verdadero parche no era adentro sino afuera” Afirma Pablo Medina, rapero de la agrupación envigadeña.

Según Pablo Medina esa cuadra es muy icónica, porque ahí estaba también La Calle del Graffiti. “Ya uno pasa por ahí y se da cuenta de que nada es como antes. El municipio no supo ver que tras la marihuana y el tumulto había una cuna de arte, ese parche para los que lo vivimos representa mucho”.

A día de publicación de este artículo en el portal de Gente, La Ciudad Maldita estrena la canción “Na’ de Na'”, en colaboración con Penyair, artista de la ciudad de Bogotá.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Penyair (@mcpenyair)

Envigado cantera del rap

La Ciudad Maldita en concierto. Feria del sticker 2021. Foto: Cortesía.

Para Pablo Medina, no hay lugar a dudas . “Si usted se pone a ver quienes son los grupos que actualmente están representando el rap local en Colombia y el mundo, se va a encontrar con varios envigadeños”.

Para Asir, esta fama con la que carga el municipio se debe fundamentalmente al compromiso de sus artistas. “La gente se está viniendo a vivir a Envigado porque se da cuenta de que aquí hay proyectos serios”.

Tal es el caso de Mateo Mateus, Diavlitx, quien produce para No Fun y recientemente empezó a estudiar una técnica en producción musical en el Tecnológico de Artes Débora Arango. Según Mateo, el programa le llamó la atención porque se enfoca en música popular, a diferencia de otras instituciones cuyos programas se centran principalmente en la música clásica y la música tradicional.

No se pierda: Este vecino protagoniza la película La Ciudad de las Fieras

“Yo ya había vivido en Envigado, obviamente llegué con una búsqueda de empaparme un poco más de lo que sabe la gente de acá que había conocido viviendo en el Oriente. Yo sabía que estando acá iba a ser más productivo todo el tema de la producción musical”, afirma Mateo.

Según él, Envigado es la “plaza” más fuerte del sur de este valle, con un nicho importante de artistas y entusiastas del hip hop. El impacto del rap envigadeño, explica Mateo, tiene una explicación sencilla y es la identificación, a mucha gente le gustan las cosas que dicen las canciones y sobre todo la forma en que se dicen.

Si bien es cierto que la pérdida de espacios ha provocado que los grandes parches de hip hop en la ciudad se desplacen de las calles hacia habitaciones adecuadas para ser estudios de grabación. El trabajo de jóvenes y no tan jóvenes ha logrado mantener a EVG en el mapa.

Por: Alejandro Puerta Calle
alejandropc@gente.com.co

(Visited 806 times, 1 visits today)