Envigadeño hace teatro para comunicarse con todos

Envigadeño hace teatro para comunicarse con todos

Por la falta de oferta cultural accesible para personas sordas en Medellín, Sebastián Arenas, vecino de Envigado, incursionó en el teatro de y para sordos. Conozca su historia y la diferencia que existe entre estos términos. 

Sebastián Arenas presentando una obra en el teatro Ateneo Porfirio Barba Jacob. Foto: Cortesía

Sebastián inició en el teatro en 2014 cuando en el colegio donde estudió recibía clases. Lo motivaba el arte y en el teatro descubrió la posibilidad para “comunicarme con todos, ya que la mayoría de personas oyentes de la sociedad sienten una barrera cuando se encuentran conmigo y el teatro puede eliminar estas barreras”. 

También lo motivó la falta de oferta cultural, que en Medellín es casi nula, para personas sordas: “existe muy poca, casi que ninguna, oferta cultural accesible para personas sordas en la ciudad, cada vez que van a teatro todo es oral, no hay interpretación en estos contenidos”. Por esto asegura que “hacer teatro de sordos y para sordos permite disfrutar de la oferta cultural, y lo mejor, es que los oyentes también pueden estar en estos espacios y sentirse incluidos”. 

Le puede interesar: Con hombres privados de la libertad, esta vecina hace ropa íntima femenina

Su objetivo es dar a conocer técnicas artísticas propias de la comunidad sorda, comprender que ellos también son profesionales y artistas iguales al resto de la comunidad hablante: “es una forma de decirle al mundo ¡sí podemos!, cuando el mundo constantemente nos subestima o nos dice que no somos capaces. No sólo es una lucha por el reconocimiento de nuestras habilidades, sino una oportunidad de brindar también conocimiento a nuestras comunidades sordas, fortaleciendo habilidades en ellos”. 

Es muy importante tener claros algunos términos para comprender la valiosa labor que está desarrollando Sebastián: se dice lengua de señas y no lenguaje de señas. Para referirse a una persona con problemas auditivos se les llama persona sorda y no sordomudo. Y ya específicamente en el teatro, se debe diferenciar del teatro de sordos o teatro sordo y teatro para sordos: teatro de sordos es hecho por personas sordas y creado por ellos desde el guión. Mientras que teatro sordo puede ser también en silencio, quizás lo puede hacer algún oyente, y para sordos es cuando se hace teatro señado, sin incluir oyentes.  

Por esto, las obras se presentan dependiendo del público visitante, aunque siempre buscan ser muy incluyentes para que nadie se quede por fuera: “si son personas oyentes y sordas hacemos uso de la pantomima para recrear nuestras presentaciones. En caso de hacer teatro en señas contamos con intérprete que pase la información al español oral, pero esto sucede dependiendo de la programación o el lugar donde se presente la obra, ya que cuando el guión es en lengua de señas, transmitimos en la obra hechos y situaciones culturales que son cotidianas para las personas sordas y suelen sentirse identificadas con los hechos, es posible que a veces los oyentes no comprendan ciertos detalles, esto no implica que no puedan ingresar a la obra, siempre son bienvenidos”. 

Septiembre es el mes internacional de las personas sordas y las lenguas de señas, ya que el 23 de septiembre de 1958 se creó la WFD (Federación mundial de personas sordas) que “se enfoca en el reconocimiento de nuestros derechos para garantizar el acceso a nuestras necesidades básicas, salud, trabajo, educación, entre otro”. Por esto, en la semana del 23 al 30 de este mes se “realizan actividades relacionadas con nuestras luchas y derechos”. 

Únete a nuestro grupo de Facebook Vecinos Envigado

Sebastián quiere que las personas sordas conozcan el arte y la cultura del teatro, y su sueño es “poder llegar a la academia, que cuando estudien teatro las personas sordas no se encuentren con muchas barreras en este aprendizaje, sino que haya cursos desde el arte sordo”.   

 

Por: Andrés Bedoya

johanb@gente.com.co

(Visited 199 times, 1 visits today)