Cuatro amigas transforman vidas humanas y caninas

Cuatro amigas transforman vidas humanas y caninas

La trabajadora social Pilar Jaramillo y las médicas veterinarias María Elena Arango, Sara Jaramillo y Laura Rendón se juntaron para que algunos de los animales que no logran ser adoptados ayuden a la gente a superar dificultades.

Le recordamos: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de su sector

Hace 7 años, estas 4 amigas decidieron crear un tejido social incluyente, a través de terapias asistidas con perros, donde animales y personas reciben beneficio mutuo. Así nació la Fundación Instintos.

La de la idea fue Sara, que alguna vez se le ocurrió formar una línea de responsabilidad social empresarial en la clínica veterinaria de la que es socia.

Sin embargo, con otras colegas, se puso el reto de construir desde cero una fundación con proyectos novedosos y sostenibles que, además de reforzar el vínculo humano-animal, tuvieran un alto impacto en varios grupos poblacionales.

“Iniciamos con los Programas Somos y Conscientes, haciendo jornadas de esterilización masivas y actividades educativas en zonas alejadas del departamento con el fin de evitar la sobre población, incentivar la tenencia responsable y mitigar el abandono“.

También: Carolina, Rocco y Jack le enseñan a hacer snacks saludables para perros

A partir de esa labor, dicen, fue que se creó Lazos, la línea de trabajo que se enfoca en las intervenciones asistidas con perros de difícil adopción.

“Iniciamos una investigación sobre qué genera cercanía a los animales y nos dimos cuenta que las comunicaciones o proyectos que incluían un animal, y este tenía un papel importante, los hacía visibles“, agrega Sara.

Tocaron puertas en Europa para capacitarse en terapia con animales, adiestraron a sus propias mascotas y hace más de media década entrenan perros que llevan mucho tiempo en el centro de bienestar La Perla sin ser adoptados, para convertirlos en animales de terapia.

Además: “Esta labor desgasta, pero trae muchas satisfacciones”

Asimismo, impactan positivamente a poblaciones en condición de vulnerabilidad: adultos mayores, jóvenes del sistema de responsabilidad penal y niños en condición de abandono.

“Durante las terapias se generan distintas conexiones que benefician física, emocional, mental y socialmente a las personas, dependiendo del objetivo trazado por el profesional”, asiente Pilar.

Mientras tanto, a estos perros de intervención asistida, que son seleccionados por ser tranquilos, sociables, obedientes y cooperadores, se les aumenta la posibilidad de encontrar su hogar soñado.

Importante: Si le gusta ser vecino de El Poblado únase a este grupo de Facebook

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

(Visited 7 times, 1 visits today)