En El Poblado lanzan start-up de ahorro en dólares

En El Poblado lanzan start-up de ahorro en dólares

Nicolás, Martín y Sebastián se conocen desde niños. Hoy son fundadores de Plenti, una aplicación que permite ahorrar en dólares digitales.

Martín Peláez, Nicolás Zuleta y Sebastián Correa, fundadores de la App Plenti. Foto: Cortesía.

Cuando estudiaban juntos en el Colegio Montessori, Martín Peláez, Nicolás Zuleta y Sebastián Correa, no se imaginaban que años más tarde se montarían en la aventura de fundar su propia Start-Up. Plenti nace de las dificultades que sus propietarios se encontraron al intentar invertir sus ahorros en dólares para hacerle el quite a la devaluación.

“Invertir bajos montos en dólares es muy costoso, los bancos te exigen un mínimo para tener un portafolio en dólares, abrir una cuenta en EEUU te exige estar o viajar frecuentemente. No es sencillo para las personas y tampoco para nosotros”, dice Sebastián Correa, CEO de Plenti.

Con esto en mente, crearon una página web sencilla con la ayuda de Juan Pedro Echeverri, Director de Mercadeo. En ella prometían facilitar el ahorro en dólares a quienes estuvieran interesados en su proyecto. “¿Qué pasó? llegamos a más de mil inscritos, ahí nos dimos cuenta que el problema que teníamos lo vivía mucha gente”, afirma Sebastián.

Puede ser de su interés: Estudiantes de UPB crean aplicaciones para el metaverso

¿Cómo funciona la App?

La experiencia en crypto que tenía Martín les ayudó a encontrar una solución a este tema en el USDT o StableCoin, un token de Ethereum sujeto al valor de un dólar estadounidense. Según Tether Limited, entidad encargada el manejo y emisión de esta moneda, el USDT está respaldado por reservas bancarias y préstamos por un valor idéntico o superior.

Su modelo está regulado por la Resolución 314 de la Unidad de Información y Análisis Financiero UIAF y la Superintendencia de Sociedades, y es respaldado por una alianza que establecieron con Binance, una de las compañías de crypto más grandes del mundo, y es esa la garantía de seguridad para sus usuarios.

Nosotros contamos con proveedores de liquidez que nos permiten convertir esos dólares digitales a pesos colombianos directamente en tu cuenta bancaria en cualquier momento, sin ningún problema, ya que sus carteras manejan cantidades muy grandes de dinero y activos digitales”, aseveró Nicolás Zuleta, Jefe de Operaciones.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Plenti (@somosplenti)

El start de una start-up

Pese a no ser programadores de profesión, Nicolás Zuleta, administrador de empresas, y Martín Peláez, Ingeniero civil, decidieron crear el código de Plenti con todo en contra.

“Nos fuimos bandeando. Nos sentamos a programar todo el día. Como yo renuncié, Sebastián asumió los costos de la aplicación y los costos de vida míos y de Martín. Viajábamos un fin de semana a encerrarnos en el apartamento de Sebastián, cuatro días sólo programando. Literalmente a puro esfuerzo, todo fue en casa, nada fue tercerizado. Martín y yo nos sabemos todo el código de memoria”, recuerda Nicolás.

La inscripción previa que habían hecho les permitió realizar pruebas cerradas con las personas registradas. Por un mes, la aplicación estuvo operando de manera privada para ir encontrando y solucionando errores en la aplicación antes de su lanzamiento el 3 de marzo.

Hoy en día, Plenti cuenta con más de 6000 usuarios a los que han llegado gracias a una estrategia de mercadeo que se ha concentrado en hacer pedagogía acerca de la inflación en países emergentes, la devaluación de las monedas y las ventajas de ahorrar en dólares.

Para Martín, esto último fue clave para la consecución de nuevos usuarios: “Eso fue un caos. Ese día se nos cayó la plataforma por la cantidad de peticiones. De ocho a diez estuvo caída, a las 12 volvió a funcionar y se registraron como 4000 personas, hasta las 4 de la tarde que se volvió a caer. Yo los llamo buenos problemas”.

Lea también: Metro cuadrado cerca a los 7 millones de pesos

Una sociedad de amigos

La amistad que sembraron en la infancia se desarrolló y dio sus frutos cuando, siendo jóvenes universitarios, se mudaron a Bogotá. Para Martín fue ese momento el que los unió, “éramos los únicos paisas que se conocían desde antes y a partir de allí se empezó a formar un vínculo más personal”.

Para Nicolás, la relación previa que tenían ha ayudado a que, como socios, se entiendan de maravilla. “Se me ha hecho fácil hacer esta sociedad porque los conozco desde hace tiempo, sé qué les gusta, sé qué les molesta. Eso es muy importante a la hora de hacer empresa, porque esto es como un matrimonio. Ha sido un proceso bacano”.

Por: Alejandro Puerta Calle
alejandropc@gente.com.co

(Visited 81 times, 1 visits today)