Vecinos quieren salvar su empresa a pesar de la crisis

Vecinos quieren salvar su empresa a pesar de la crisis

A pesar de las dificultades económicas y otras situaciones que han vivido estos vecinos de Laureles siguen luchando por consolidar su emprendimiento creado hace más de 28 años.

Álvaro Escobar y Alejandra Arenas son una pareja de esposos, vecinos de Laureles que han pasado diferentes situaciones con su empresa de confección y venta de ropa de interior femenina Maxine Belleza Interior. Pese a las crisis económicas que han tenido han vuelto a levantar su idea de negocio en varias oportunidades.

Cuenta este vecino que la idea de su negoció comenzó en 1994 cuando finalizaba su carrera universitaria en mercadeo. En ese momento pensó que no quería trabajarle a ninguna empresa y por el contrario se empeñó en desarrollar su propia marca de ropa interior.

No dejarse de los problemas

“En ese tiempo nos iba muy bien porque teníamos mucho mercado en Venezuela, es decir, alcanzamos a tener varios talleres de confección por toda la ciudad que le vendían a marcas muy grandes de ese país las cuales vendían por catálogo. Sin embargo, la primera caída económica que tuvimos se generó por cuestiones políticas y el rompimiento de las relaciones diplomáticas, lo que generó una afectación muy grande para nosotros”.

De interés para usted: Aumentan los emprendimientos en el occidente de Medellín

En 2007 cuando Alejandra y Álvaro lograban de nuevo una estabilidad económica, su sede central ubicada cerca al primer parque de Laureles sufrió un incendio estructural, según cuentan, por un corto en el cableado.

“Recordamos que sucedió un domingo 7 de abril en la tarde luego de trabajar, aparentemente se generó por un corto circuito que quemó toda la mercancía y las máquinas que teníamos. No pudimos sacar nada, los bomberos no nos dejaron ingresar”, comentaron los vecinos.

Sin embargo, estos vecinos no querían que se acabara su marca de elaboración de brasieres, pantys, lencería y pijamas y decidieron comenzar de nuevo expandiendo sus productos al mercado local y nuevos países como Costa Rica y Perú.

Tiempo de reinventarse

La pandemia dejó una crisis para muchos emprendedores y establecimientos comerciales, estos vecinos no fueron la excepción pues pasaron de tener confeccionistas propias, quienes les habían ayudado a crear su propio taller a tener que reducir su personal y tercerizar a quienes realizan las prendas.

Le sugerimos: Si te encanta vivir en Laureles únete a este grupo de Facebook

“Nosotros al comienzo podíamos tener producciones de 120 mil unidades quincenales, ahora no pasamos de las 8 mil mensuales, además contábamos con un personal de 58 empleados que se ha visto reducido a 13”, comentó Escobar.

Aunque según los vecinos la situación actual para todos los comerciantes es difícil en materia de emprender y sostener su negocio, se debe tener resiliencia, aceptación al cambio y proponer ideas diferentes que ayuden a mejorar.

“Uno debe rodearse de un buen equipo de trabajo que contribuya a nuevas ideas y es lo que nosotros tenemos, tener paciencia ante los resultados, reducir los costos, tratar de aumentar las ventas, buscar otros mercados y reducir los gastos”, explicaron estos vecinos.

Visite además: Padre, madre e hija unen sus pasiones para crear un emprendimiento familiar

Por su parte, Marta Isabel González, creadora del Club del Desahogo, un espacio para el aprendizaje y el apoyo de los emprendedores locales dio 5 consejos para que los vecinos con sus negocios no se rindan ante las adversidades:

Tenga en cuenta para salvar su negocio

1) Analizar el entorno de la idea de negocio, es decir, cada cambio debe estar acompañado de una acción de adaptabilidad para continuar produciendo y vendiendo, así sea en menor cantidad.

2) No tener miedos a los cambios y las decisiones de disminución de costos, personal o producción. En muchos casos es necesario para lograr una estabilidad o recuperación económica.

3) Ser flexibles con los procesos empresariales, es decir, la forma de producir y vender puede ser cambiante mediante diferentes canales como redes sociales o alianzas con almacenes.

4) Ser pacientes para obtener resultados porque en la mayoría de casos una estabilidad económica no se logra con 1 o 2 ventas sino que se debe crear una imposición sobre los nuevos mercados.

5) Tener redes de apoyo entre emprendedores y empresarios. Además de estar capacitándose permanentemente en las nuevas formas de comercializar productos.

También puede leer: Cristina Sierra, la vecina más tesa en estética y manicure

Por: Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co
Fotos: Julio César Herrera

(Visited 68 times, 1 visits today)