Santiago y Luisa hacen los mejores zapatos de cuero en Envigado

Santiago y Luisa hacen los mejores zapatos de cuero en Envigado

Le cumplió el sueño a su papá y vive feliz por eso. Se llama Santiago Cárdenas, tiene apenas 25 años y es un emprendedor reconocido y querido en el barrio San Marcos de Envigado. Bueno, digamos que lo quieren en todo el municipio.

Su acento paisa es arrastrado, según él, porque es “orgullosamente hijo del campo”, faceta que le dio esa ‘berraquera’ para salir adelante y presentarse así como un hombre carismático y contador de historias.

Su negocio es de zapatos, hechos de puro cuero, una tradición familiar que nació hace 32 años en San Antonio de Prado, el lugar donde nació Santiago.  Viene de abuelos arrieros, quienes vieron en la madera su mayor sustento.

Lea además: A sus 81 años todavía trabaja y estudia

“Quise seguir con ese mismo camino, al lado de mi padre. Sin embargo, mis suegros, de Samaná, Caldas, habían estado trabajando el tema de la zapatería desde hace muchos años, así que también me fui empapando de dicho negocio. Hoy fusionamos la zapatería hecha en cuero con artículos fabricados en pura madera”, cuenta este joven emprendedor.  La filosofía de Santiago, junto a su novia “casi esposa”, Luisa

Machado, también socia, es vender “bueno, bonito y barato”, ese ha sido parte del éxito de este negocio (Mulares Zapatería, @mularestienda en Instagram). “La gente viene, ve la calidad de los zapatos y de los accesorios de cuero y se quedan hablando con nosotros (risas), hasta tomando tinto… porque yo soy muy conversador y amigable”, agrega Santiago.

Este par de ‘tortolitos’, próximos a contraer matrimonio, encontraron el lugar perfecto para montar su negocio. El barrio San Marcos fue el escogido. “Desde acá nos ha ido muy bien, y eso que llegamos en plena pandemia, pero ese ha sido el reto”.

Además, le han fabricado zapatos y accesorios a la famosa ‘Reina de la música popular’, Arelys Henao. “El voz a voz ha sido vital para nosotros y llegar a personalidades como ella. Envigado ha sido una excelente plaza para nosotros”.

Le puede interesar: El niño de El Poblado que se convirtió en un genio del origami

De hecho, este emprendimiento también conserva, desde sus inicios, una labor social. “Me gusta ayudar a la gente que más lo necesite. Hay personas que trabajan en la calle con oficios muy pesados y necesitan de un buen calzado, acorde a lo que hacen. Quiero que la gente siempre se beneficie en algo con este negocio”.

Santiago y Luisa nos cuentan que dichos beneficiados, como el señor que vende mangos, el obrero o el campesino, son los mismos que se han encargado de llevarles más clientes. “Como quedan contentos con el producto, ellos dicen a otras personas para que vengan y conozcan lo que hacemos y vendemos”.

La especialidad de ellos son las botas, hechas para personas que le “van a dar palo al calzado por el oficio que tengan”. Dice Santiago que han tratado de cuidar el tema de los precios, incluso, aguantando el alza de los costos en los materiales. “Nuestro sentido siempre es conservar esa economía en los precios y que los clientes vengan y no solo se lleven un par de zapatos…. sino varios o muchos”.

Comerciantes queridos y Santiago y Luisa, dos personajes que sacan su marca Mulares adelante, gracias a ese toque humano y de tradición que enamoró a los vecinos de Envigado. ¿Ya los conoce? Vaya y regálese unos zapatos bien guerreros.

Le recomendamos: Si amas a Envigado únete a este grupo en Facebook

Por: Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co

Fotos: Carlos Velásquez

(Visited 10.280 times, 3 visits today)