El parque de La Castellana que se convirtió en una vía

El parque de La Castellana que se convirtió en una vía

El parque de La Castellana que se convirtió en una vía

Sobre lo que hasta el mes pasado era un parque, hoy el Colegio Corazonista pavimenta una vía. Alcaldía revisará la situación.

Luego de que por cerca de un año estuviera clausurada, la portería del Colegio Corazonista ubicada sobre la carrera 84 con calle 34A volverá a ser abierta. La entrada ha sido objeto de un diferendo entre la institución educativa y un habitante de la misma cuadra, pues es adyacente a un terreno de propiedad del Municipio de Medellín, donde está proyectada la continuidad de la 34A.

Por años, el lote fue utilizado por la comunidad visitante del Corazonista como sitio informal de parqueo, lo que ocasionó inconformidades a Luis Fernando Zapata, habitante de una vivienda contigua. De acuerdo con el vecino, “mi mamá vivía enferma por la contaminación tan horrible que se nos generaba, porque la puerta de la casa da de frente a donde parqueaban los carros y los buses. Ya después de luchar mucho con su salud, ella murió, pero yo sigo peleando que este espacio no lo puede usar el colegio porque es una calle“.

El litigio ha durado años. El 11 de septiembre de 2015, el Juzgado Cuarto Administrativo Oral del Circuito de Medellín profirió decisión sobre una acción popular interpuesta por Luis Fernando, en la que, tomando en cuenta que “el espacio público es objeto de derecho e interés colectivo”, ordenó al Municipio de Medellín que presentara una propuesta del uso real del lote y prohibió al Colegio Corazonista hacer uso del espacio sin previa autorización de la Alcaldía.

5 meses más tarde, el 17 de febrero de 2016, respondiendo a la decisión del juzgado, la Subsecretaría de Gestión Territorial informó a la Inspección de Policía 11B las medidas del espacio para delimitarlo: 1,55 metros de andén y 2,65 metros de zona dura. El despacho anotó además que durante la inspección visual, se observaba que “la puerta de acceso vehicular al Colegio Corazonista está en zona de andén y deberá ser reubicada”.

Lea también: “No busqué hacer daño a los vecinos”: polémico padre de La Castellana

Después de un año, en febrero de 2017, el vecino envió comunicación a la Inspección 11B y a la Subsecretaría de Control Urbanístico, insistiendo en que la decisión del juzgado no había sido acatada, puesto que el terreno seguía en las mismas condiciones. La Subsecretaría indicó que si bien era cierto que la puerta vehicular debía ser reubicada, la zona verde del espacio de andén también estaba siendo ocupada por el vecino con la siembra de hortalizas y plantas de jardín, rodeadas por una cerca de madera, y tenía que ser restituida.

La zona verde en el mapa es el lote en litigio.

La Inspección 11B definió el 7 de junio como fecha definitiva para la demolición de las plantas y la cerca y finalmente, la Alcaldía de Medellín construyó en el lugar un parque, dejando un pequeño sendero para el acceso vehicular de las casas aledañas, pero cerrando el paso hacia la puerta del colegio.

No obstante, hace 2 semanas, cerca de 1 año después de construido el parque, maquinaria pesada llegó al lote y quitó todo lo que había, lo que molestó de nuevo a Luis Fernando Zapata: “Se trata otra vez de ese colegio corrupto, que está desacatando la acción popular. Llegó maquinaria aquí, sin decir nada a los vecinos, quitaron el parque y ahora quieren volver a hacer aquí un parqueadero“, manifestó.

Le sugerimos: Denuncian consumo de drogas en el parque de La Castellana

Sin embargo, consultado sobre este tema, el hermano Alberto García, rector del colegio, aseguró que se trata de una obra autorizada por el Municipio de Medellín, con permisos de Curaduría al día: “Yo busco una cosa y es el bien general, la seguridad y la comodidad de mis estudiantes, no molestar a nadie, y el bien general tiene que predominar sobre el bien individual”.

En efecto, el ingeniero Mario Pareja, director de la obra, confirmó que se trata “de la prolongación de la misma carrera 34A, que servirá como vía de acceso a un colegio que tiene más de 1000 estudiantes”.

Sobre ello, explicó el hermano rector que “por ahí entraban y salían los buses, todos, pero de la noche a la mañana, yo estaba de vacaciones en España, pusieron un jardín, cerraron la puerta y dije ‘esto no es justo con mis alumnos’. A la comunidad le molestó mucho, todos los padres protestaron (…) Yo no tengo ningún derecho sobre esa calle, pero me hace un servicio grandísimo”.

Siga leyendo: Estas son las aves que revolotean por La Castellana

Sobre el litigio, indicó el líder de la entidad educativa que “gracias a Dios, yo soy muy legalista, yo sin la ley no me meto para nada. Dicen que posiblemente el señor Luis Fernando Zapata es el que pone el problema. Yo no sé nada, pero de toda la comunidad, es el único y yo no quiero problemas con él, lo legal es legal, yo estuve en la Curaduría y les conté que por ahí han entrado los carros desde hace 30 años. Ellos autorizaron la obra de 7 metros de calzada vehicular”.

El hermano rector aseguró que lo que está haciendo es devolviéndole la función original de vía pública al lote y por eso no se trata de un desacato de la decisión judicial.

Al momento de escribir esta nota, Andrés Uribe, subsecretario de de Construcción y Mantenimiento de Medellín, indicó que “nosotros realizaremos una visita para revisar si el colegio tiene los permisos en orden para poder realizar esta intervención”.

*Espere más información de esta historia en la edición impresa de Gente Laureles que circulará a partir del 29 de noviembre.

Por Sergio Andrés Correa
sergico@gente.com.co

(Visited 63 times, 1 visits today)