El librero detrás de Los libros de Juan

El librero detrás de Los libros de Juan

En una casa de La Castellana habitan los grandes ejemplares de la literatura clásica y universal custodiados por un vecino muy peculiar, el creador de Los Libros de Juan.

Los libros de Juan. Foto Carlos Velásquez.

Los libros de Juan. Foto Carlos Velásquez.

Sobre la circular 4 con la carrera 73 creció Juan Rafael Hincapié Ramírez, el cuarto de seis hermanos pertenecientes a una tradicional familia de Laureles. En los años 60 aquel sector se caracterizaba por los grandes lotes y las casas con amplios jardines, una estructura que con el tiempo se fue transformando para dejar la etapa de barrio residencial a zona de alta mixtura.

Él recuerda que todos en la cuadra se conocían y como en su casa se estacionaban los buses escolares, tanto sus hermanas pertenecientes a La Enseñanza y sus hermanos al San Ignacio de Loyola, confluían en una barra de amigos cercanos que a su vez eran vecinos.

Como su familia era muy sensible por la cultura y la lectura en su casa siempre había espacio para la biblioteca, un rincón que a Juan le resultaba encantador y por el cual sentía una fuerte conexión, “los libros hicieron un trazo permanente en mi vida desde la niñez”, afirma.

Lea también: Récord de ventas en Días del Libro en Carlos E. Restrepo

Los libros de Juan. Foto Carlos Velásquez.

Los libros de Juan. Foto Carlos Velásquez.

Así que luego de dedicarse a las ciencias humanas y motivado por el gran arsenal de libros que atesoraba, decidió dedicarse al oficio más bonito, el de librero.

En el 2008 abrió Los Libros de Juan, un sitio para el encuentro literario que al principio se situó en el centro de Medellín y posteriormente pasó al barrio La Castellana, de la Comuna 11 Laureles – Estadio.

“Cuando abrí contaba con 13.000 libros y ahora pueden haber aproximadamente 40.000”, menciona Juan, un vecino que se declara biblíofilo por su fanatismo de las obras valiosas, raras o curiosas.

De hecho, esa impronta se la puesto a la librería a tal punto que se caracteriza por contar con libros descatalogados, “Tenemos libros desde el año 1.500, primeras ediciones y obras firmadas por los autores”, relata Juan, quien exhibe estas joyas en varias vitrinas como instrumentos de pedagogía para quienes lo visitan.

Lea además: Así funciona la primera Biblioteca Libre de Envigado

Algunos de los hitos literarios más importantes que lo han marcado a lo largo del tiempo son: Cuentos de Calleja, Miguel Strogoff – el correo del zar y Crimen y castigo.

Su librería es en realidad una casa, un templo que en cada habitación esconde múltiples estanterías plagadas de historias, como si en cada rincón habitara un conjunto de autores.

Lo que más lo satisface de su labor es ser un recuperador y rescatador del patrimonio cultural, pues por sus manos han pasado decenas de libros y piezas de arte muy valiosas que ahora se conservan para deleitar a muchas más generaciones.

De interés para usted: Si te encanta vivir en Laureles únete a este grupo de Facebook

Al preguntarle ¿Por qué se dedicó a esto? responde con franqueza “no sé hacer nada más y lo vivo apasionadamente”.

Por Michelle Acevedo Vélez
michellea@gente.com.co

(Visited 57 times, 2 visits today)