El boom de las redes sociales en el tatuaje

El boom de las redes sociales en el tatuaje

Medellín y los tatuadores de la ciudad se han convertido en referencia ante el mundo por su talento y el boom que se dio a partir de la pérdida del tabú que se tenía frente a este arte. 

Cindy creó su estudio personal con un amigo y también le abren el espacio a artistas invitados. Foto: Jaime Pérez

El boom del tatuaje siempre ha estado en Medellín, el cambio se ha dado es con respecto al tabú que se tenía frente a este arte y ahora, al ser más permitido, se ha hecho más visible. Así lo analiza Cindy Avendaño tatuadora con 14 años de experiencia que dejó de ser profesora de preescolar y se decidió a aprender este oficio: “yo renuncié al preescolar para poder trabajar en un estudio de tatuajes, pero solo hacía los diseños, porque soy diseñadora, y en ese proceso me entró la curiosidad de saber cómo era hacer el tatuaje y ahí me decidí a aprender”.  

Le puede interesar: Carolina es la alcaldesa designada en Laureles

Joan Robayo comenzó motivado por un amigo que después de comprar las herramientas para tatuar las dejó en su casa: “él empezó muy motivado, pero después dejó todo en mi casa entonces yo como para no dejar eso ahí conseguí unas naranjas y empecé a practicar”.

A Joan le gusta dibujar cosas que le llamen la atención, es su hobbie. Foto: Camilo Suárez

Después ese amigo vio lo que había hecho y quiso que le hiciera un tatuaje a él, “ahí inicié”. En Bogotá encontró a su maestro para “poder tener esa formación”, pero regresó a Medellín porque “acá tengo todo y llevó años trabajando en el sector de Manila”. 

“En Medellín los tatuajes tomaron mucha fuerza a causa de los programas de televisión que mostraban los estudios de algunas ciudades de Estados Unidos”, asegura Joan, quien además agrega que la llegada de las redes sociales terminó de explotar el crecimiento de los tatuajes en la ciudad: “en estos momentos ha cogido mucha fuerza por los redes sociales porque las personas ven a los actores famosos, a los jugadores de fútbol o a los influencers y entonces quieren hacerse los mismo tatuajes o como ellos. Eso también ha ayudado a abrir la mente de las personas y que deje de ser un tema tan tabú”. 

Cindy también dibuja acuarelas por encargo. Foto: Jaime Pérez

Para Cindy las redes sociales “son todo porque la gente llega referenciado por otra persona o porque ven mi trabajo en redes, entonces es la mejor publicidad”. Este medio también ha ayudado a que las personas encuentren referencias de lo que se quieren tatuar y que el artista exponga su trabajo. 

También le puede interesar: Flako Gallego, el cantante más viral de Laureles

Cada tatuador tiene su estilo, el cual definen por sus gustos y les sirve para ir creando una marca personal que luego se convierte en su referencia.

Joan se inclinó por la técnica del neotradicional: “es la combinación entre la nueva y la vieja escuela del tatuaje; la tradicional nace de tatuaje oriental que los americanos traen a su vida cotidiana, mucha representación de los marineros, y hace 20 años se empieza a meter realismo y elementos de la nueva escuela a ese tradicional, y es lo que yo hago porque me parece un estilo muy sólido y además utiliza los tonos del tatuaje tradicional: café, rojo, amarillo, verde y negro, me parece uno de los estilos más completos”.

Joan prefiere que el cliente conozca y esté presente durante todo el proceso del tatuaje para lograr un mejor resultado. Foto: Camilo Suárez

Aunque no existe una tendencia muy definida, Joan asegura que en Medellín el estilo del realismo es lo que más se está haciendo la gente.

Por su parte, Cindy asegura que las cosas que más gustan ahora son muy finas y minimalistas: “la gente ahora está buscando hacerse cosas en negro, con líneas súper delicadas, ahí nació un estilo que se llama Linework o Dotwork que es de puntos y líneas, y a través de ese estilo nació otro que se llama Fineline, que es una línea muy clarita y delicada, y aunque son muy femeninos, también he visto a muchos hombres con ellos, igual todo depende del gusto del tatuador y la gente te va conociendo por lo que uno hace”. 

Únete a nuestro grupo de Facebook Vecinos Laureles

Siempre hay tatuajes que están de moda y las personas llegan con esos referentes que ven en redes, pero no hay un tatuaje igual a otro, en el caso de Joan y Cindy, ellos siempre buscan darle su toque personal con su estilo y entendiendo qué es lo que se quiere hacer la persona y por qué, por eso resaltan la importancia de la conexión que se debe generar entre tatuador y cliente para poder que cada tatuaje tenga una cuota de autenticidad.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Medellin tattoo (@joanrobayo)

A Joan lo que más le gusta de ser tatuador es que “se trabaja con gente y no sobre papel, sino sobre personas que te cuentan una historia, que tienen emociones, que sufren, que ríen, que son agradecidas por lo vos hiciste. Me gusta que se puede pasar a la piel lo que se hace en el papel, porque a mí me gusta mucho pintar, pero esa pintura es solo para mí, mientras que con el tatuaje hay esa retroalimentación”. 

Para Cindy el tatuaje es “mi estilo de vida, lo que me ha permitido muchas cosas que jamás imaginé porque nunca pensé en ser tatuadora. Yo comencé en un momento difícil de mi vida y cuando conocí el tatuaje y entendí que si uno lo hace con amor y pasión da muy buenos resultados, tanto económicos como sociales. Yo he conocido muchas personas, al amor de mi vida, a mis mejores amigos y el tatuaje es mi sueño hecho realidad”.

Por: Andrés Bedoya

johanb@gente.com.co

(Visited 410 times, 1 visits today)