El argentino que endulza la Buena Mesa de Envigado

El argentino que endulza la Buena Mesa de Envigado

“Más paisa que la arepa”, así se define Agustín Romero, un vecino del barrio Jardines que revolucionó la panadería y pastelería local con sus novedosas mediaslunas.

Agustín Romero, creador de Los Porteños. Foto Jaime Pérez.

Agustín Romero, creador de Los Porteños. Foto Jaime Pérez.

Aunque nació en Buenos Aires, la capital cosmopolita de Argentina, el encanto de este porteño por Medellín hizo que dejara de venir a vacacionar para radicarse por completo en el Valle de Aburrá.

“Quería vivir acá, me gustaba la gente, la comida, ¿quién le va a decir que no a un chicharrón?”, recuerda Agustín, quien desde hace 11 años inició esta aventura que hoy tiene nombre propio: Los Porteños.

Pese a que en su tierra natal había estudiado pastelería, aquí se formó en diseño industrial y al notar que ya existía  buena oferta de gastronomía argentina en la ciudad, descubrió también la ausencia de la comida dulce, una oportunidad que supo aprovechar.

Lea también: La historia del Gaucho y sus alfajores artesanales

Ese primer año fue el más complicado, pues se encontraba solo en un lugar donde pocos los conocían y para costear gastos como los servicios públicos de su vivienda tuvo que vender, entre otras cosas, su celular y su computador.

Sin embargo, con su propósito de endulzar a Medellín y Envigado inició la venta de alfajores y mediaslunas, éstas últimas consisten en unos croissants a los cuales les adicionan almíbar en la mitad.

Solía levantarse a las 4 de la mañana y no paraba de cocinar hasta las 11 de la noche, un ritmo que no habría sorteado sin el apoyo de la comunidad que lo rodeaba.

Lea además: Alexa dejó el mundo de la moda para ser repostera

Foto Jaime Pérez.

Foto Jaime Pérez.

Sus vecinos, los habitantes del barrio Jardines de Envigado, fueron los primeros en creer en él y además de comprarle sus productos comenzaron a asistir a las primeras clases que impartió desde su hogar.

“Lo más divertido de mis inicios era que todos los sábados les abría las puertas de mi casa a 15 personas y dictaba clases de pastelería, gracias a eso pude comprar varios equipos de repostería”, menciona Romero.

A punta de mediaslunas no solo puso en el paladar de los comensales uno de los postres más típicos del país gaucho, sino que además creó recetas inspiradas en Colombia como la medialuna de guayaba y queso, un plato en el que se considera pionero por estos lares.

No se pierda: Tómese un cafecito con postre de Camilo

Al cumplir tres años llegó su primer colaborador para darle una mano y a los seis años y medio pudo adquirir su actual local, ubicado en la calle de la Buena Mesa.

La fama de las recetas de Agustín se fue volviendo tan popular que el mismísimo Jacobo Álvarez Lastra, conocido por todos como Don Jacobo, lo invitó a dar clases en la Sweet Fair y a partir de ese importante evento logró alianzas clave para consolidar Los Porteños, una panadería y pastelería Argentina situada en el corazón de Envigado.

Este emprendedor reconoce que ha sido todo un camino llegar hasta la Buena Mesa, un lugar donde además de comercializar sus delicias, cuenta con una planta de producción que hace las veces de laboratorio para desarrollar nuevas recetas y dar clases.

De interés para usted: Gabo tiene el secreto del buen pan

Foto Jaime Pérez.

Foto Jaime Pérez.

Su sazón ya traspasó las fronteras del departamento de Antioquia y además de dar clases virtuales, en el mes de octubre visitará Cartagena y Bogotá para enseñar lo que mejor sabe hacer.

Su equipo ahora cuenta con 17 colaboradores que le dan vida a una panadería que ofrece 42 tipos de mediaslunas diferentes.

Desde hace dos años comenzó a ayudarles a otros emprendedores con sus iniciativas de negocio y pensando en sacar el próximo éxito del verano, o mejor, de la primavera por tratarse del Valle de Aburrá, muy pronto lanzará una medialuna que incluye chicharrón.

Le recomendamos: Si te encanta vivir en Envigado únete a este grupo de Facebook

Cuando reflexiona sobre todo lo que ha logrado y lo que aún le falta por lograr no para de agradecerle a todas las personas que a diario lo visitan, “muchas gracias por el amor medialunero que nos dan”, afirma, pues para este porteño que se declara fiel amante de Envigado eso es lo más gratificante de su oficio.

Por: Michelle Acevedo Vélez
michellea@gente.com.co

(Visited 1.373 times, 2 visits today)