Vecinos de Belén donaron almuerzos a personas de bajos recursos

Vecinos de Belén donaron almuerzos a personas de bajos recursos

Vecinos de Belén donaron almuerzos a personas de bajos recursos

Habitantes de Belén Miravalle (Medellín) compartieron una frijolada con personas en situación de calle, recicladores y venteros ambulantes, durante la cuarentena. Para la realización del almuerzo tuvieron que contar con la ayuda de la Policía Metropolitana e implementar todas las medidas de bioseguridad, con el fin de evitar un posible contagio por coronavirus.

En este lugar, los vecinos de Miravalle no se citaron para ver un partido de fútbol en la tienda de don Gustavo Uribe, ni tampoco hicieron la tradicional limpieza a la canalización de la quebrada La Picacha. Lo que crearon fue una jornada para compartir un almuerzo con personas que tienen necesidades económicas o que están en situación de calle, cercanas a su sector.

Gustavo Adolfo Uribe, habitante de este barrio, explicó que “hablé con amigos pertenecientes al grupo Amigos de la Picacha para organizar la logística. La idea tuvo muy buena aceptación porque todos aportaron algo, unos dinero y otros alimentos para hacer la frijolada”.

Los vecinos consiguieron un permiso de la Policía para evitar la aglomeración de las personas y así fue como repartieron los almuerzos, y “aunque no pudieron disfrutarlos en compañía, unos buenos fríjoles con chicharrón le alegran la tarde a cualquiera”, dijo Uribe.

Lea además: Estudiantes de UPB crean plataforma digital para ayudar a los tenderos

El grupo de los Amigos de la Picacha realizaron una especie de censo con las personas que rondan cerca a la quebrada o que trabajan en el sector, con el fin de conocer el número de almuerzos que tenían que preparar y entregar.

Más de 100 platos fueron servidos con frijoles, arroz, patacón, chorizo, chicharrón, hogao y gaseosa. Con el fin de evitar la aglomeración de las personas, se citaron en horarios diferentes, incluso algunos vecinos llevaron el almuerzo hasta las personas que no asistieron a la tienda.

“La condición para recibir el almuerzo era que tuvieran tapabocas, quienes no tenían les regalamos e hicimos un proceso de desinfección. Ellos también son una población que deben cuidarse, no están exentos de un contagio”, explicó Uribe.

Este vecino manifestó que “fue una jornada muy organizada ya que las personas hicieron fila con su respectiva distancia y elementos de protección. Cada persona se llevó sus alimentos empacados para disfrutarlo en cada uno de sus espacios”.

De interés para usted: Vecinos de San Joaquín temen por presencia de habitantes de calle

El grupo de vecinos de este barrio de la comuna 16 en días anteriores repartió unos sánduches a varias personas de nacionalidad venezolana que actualmente viven en habitaciones arrendadas y  que no pueden salir a las calles para trabajar.

En esta iniciativa solidaria colaboraron cerca de 20 personas desde sus casas. “Algunos hicieron arroz, otros fritaron el chicharrón y solo 5 personas estábamos en la tienda para servir y entregar los almuerzos”, comentó Gustavo Uribe.

Aunque no hay una fecha definida este vecino quiere replicar la entrega de almuerzos en otros barrios de Belén u otra comuna de la ciudad.

Lea además: En cuarentena, emprendedores de El Poblado entregan almuerzos a habitantes de calle

Por: Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co