Docentes de UPB crean mascarillas con nanotecnología y agentes antivirales

Docentes de UPB crean mascarillas con nanotecnología y agentes antivirales

Docentes de UPB crean mascarillas con nanotecnología y agentes antivirales

Doce docentes de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB), en Medellín, desarrollaron una mascarilla que incluye partículas de nanotecnología con agentes antivirales (fármacos o moléculas que bloquean el paso del virus), con el fin de evitar la propagación del coronavirus y cuidar al personal médico que atiende a los pacientes infectados.

Esta idea surge durante el aislamiento obligatorio como una misión de ayuda desde esta facultad, con el fin de reducir la curva de contagios. Para ello docentes como Lina Hoyos y Cristina Castro, y otros investigadores de varias disciplinas trabajan en varios campos del coronavirus. Mientras unos hacen diagnósticos sobre la enfermedad, otros lo hacen en la prevención del contagio.

Lina Marcela Hoyos, docente e investigadora de la escuela de salud de la UPB, explicó que “el virus es nanométrico y puede permanecer estable e infeccioso durante horas o días. Por esta razón, los tapabocas fueron recubiertos con nanopartículas con compuestos antivirales, es decir, fármacos que se utilizan para atacar los virus y así bloquearlos“.

Ante la escasez de mascarillas de alto flujo, usadas por el personal de salud para prevenir el riesgo biológico, y otros materiales quirúrgicos, los investigadores decidieron crear unos tapabocas que fueran construidos con elementos asequibles, de bajo costo y que generaran una mayor protección para todos.

Lea también: Lillyan, La Maga de los tapabocas en esta cuarentena

Prototipo elaborado en la empresa Copartesa, con materias primas nacionales. Fotos: cortesía.

“Hay problemas de importación de materias primas, motivo por el cual los tapabocas suben de precio. Y no solo es por el personal médico, sino que los ciudadanos también necesitan protección. Es por esto que nos dimos a la tarea de crear un tapaboca que proteja más y que sea de bajo costo de fabricación”, explicó la investigadora.

La vecina de Laureles junto a su equipo de trabajo sacaron la conclusión de que los tapabocas N-95 necesitan de mínimo 3 filtros, y en uno de ellos se debe contar con nanofibras para contener el virus. Así se basaron en la elaboración del suyo.

De interés para usted: El domiciliario más protegido del mundo” está en Envigado

“Consultamos con empresas de la ciudad que hacen ropa interior para la elaboración de las mascarillas, ya que ellos cuentan con la infraestructura para hacer el molde y ensamble del producto“, contó Hoyos.

Máquina para termobondeo en donde se hacen las máscaras.

En las próxima semana empezará la produccción de 5 millones de tapabocas mensuales con esta tecnología. Se espera que el precio comercial no va a exceder los $4.000 pesos.

Lea también: Este conductor de ambulancia dedica su vida a salvar a los demás

Los investigadores salen de 3 a 4 días a los laboratorios para hacer las pruebas, con sus recomendaciones de bioseguridad. “No trabajamos más de 2 personas por laboratorio y nos turnamos para ir diferentes días y en otros horarios”, explicó la docente.

Para la elaboración de estos prototipos están utilizando elementos como microfibras de polipropileno, tejidos de poliéster y todas las nanopartículas desarrolladas con moléculas de cobre y plata que favorecen el atrapamiento de los virus.

Para realizar este proyecto se realizaron varias reuniones con cerca de 30 docentes. Al final fueron 12 de diferentes facultades los que trabajaron en el tapabocas con nanotecnología.

La próxima semana los investigadores comenzarán con las pruebas iniciales para saber si los tapabocas que desarrollaron pueden reutilizarse o por el contrario necesitan el desecho inmediato.

Además puede leer: Caretas en impresoras 3D, nueva iniciativa para ayudar al personal de salud

Por Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co