El tabaco, una pasión artesanal

El tabaco, una pasión artesanal

El mundo de los tabacos tiene una historia milenaria que acumula muchos saberes de los antepasados que iniciaron con esta práctica, por eso quien se apasiona por este mundo debe saber que se trata de una afición que exige tiempo e inversión para poder disfrutar correctamente de un buen puro. 

Sebastián asegura que “hay que generar una cultura en torno al tabaco para poder entenderlo y disfrutarlo”.

A pesar de que Colombia ha sido un país tabacalero durante varios siglos no existía una cultura real de tabaco en nuestro país, sin embargo, Sebastián Suárez, vecino de El Poblado, apasionado del tabaco que ha realizado dos cursos internacionales avalados por la Habana S.A, asegura que “durante la pandemia y luego de esta esa cultura tabaquera ha ido creciendo, aunque falta propiciar ciertos espacios en los que un fumador se pueda sentir a gusto para disfrutarlo porque este es un gusto que requiere de tiempo, de un espacio agradable y adecuado, de un buen trago o un buen café, no es algo que se pueda hacer de afán y en cualquier lugar”. 

Le puede interesar: El centro de El Poblado está invadido de ventas informales

Tiempo y saberes 

Los tabacos o puros, conocidos también como habanos por su procedencia cubana, son un producto hecho totalmente a mano que acumula un conocimiento ancestral, pues los pueblos originarios fueron quienes comenzaron con esta práctica, primero de masticar la hoja de tabaco, luego de enrollar para fumarla, acción que realizaban muchas veces para llegar a cabo ritos religiosos. 

Con el paso del tiempo se fue perfeccionando la técnica para elaborar tabacos, sin embargo, continúa siendo un “proceso de elaboración muy complejo y que es totalmente artesanal”, asegura Sebastián, para quien el tiempo que se debe emplear al fumarse un tabaco va desde “los 20 – 25 minutos hasta la hora y media, y así poder disfrutarlo y de alguna manera honrar todo ese proceso artesanal y los saberes que acumula”. 

Paso a paso para encender un tabaco

 

1) AGARRE 

Se toma el tabaco con dos o tres dedos para que le dé firmeza y siempre se ubica la anilla de frente para que se vea la marca del puro, pues es un reconocimiento para la marca. 

2) CORTE 

El corte se realiza de una sola vez, directo, debe ser recto y no se puede equivocar. Es un corte muy pequeño, solo para “destapar” el tabaco y poder consumirlo correctamente. 

3) ENCENDIDO 

El tabaco se enciende con el calor y no con la llama. Se ubica a distancia del encendedor, que debe ser de gas butano para que no le impregne olor al tabaco, se va girando y con la boca se aspira. 

También le puede interesar: Una pizza en forma de cono es la sensación en Envigado

Para introducirse en el mundo del tabaco es fundamental hablar con alguien que verdaderamente sepa de este tema porque existe mucha información, en algunos casos falsa o contradictoria: “no toda la información que hay con respecto a los tabacos es correcta, entonces puede llevar a que uno se equivoque. Además, no todas las personas que están en este mundo saben verdaderamente del tema, por eso se debe diferenciar de quien tiene información correcta y quien no”. 

Los precios de los tabacos, en pesos colombianos, varían desde $17.000 hasta $480.000, aunque existen ediciones especiales que realizan las marcas que pueden llegar a costar 150 dólares, como lo es la edición especial que sacó Cohiba por su aniversario 55°, la marca que fumaba Fidel Castro y la que le regalaba a los diplomáticos hasta que decidió ponerlo a la venta bajo ese nombre que le sugirió su secretaria, pues de esa manera era que los indios taínos llamaban al tabaco envuelto. 

La variación en el precio se debe “al proceso de elaboración que se emplea; por ejemplo, los más baratos no se realizan con la hoja de tabaco doblada, sino que es de picadura, pican la hoja y con eso lo rellena”. 

El cambio de las dimensiones de los tabacos no tiene ninguna influencia más que en el tiempo de la fumada: “no es lo mismo fumarse un open junior, que es una fumada corta de media hora, que fumarse uno grande que es para una experiencia de una hora o más”. 

Tenga en cuenta

Aunque el tabaco se realiza por medio de un proceso artesanal y no le agregan ningún tipo de químico adicional, a parte de los que ya trae la hoja naturalmente, se debe consumir de manera moderada y entender que se hace para disfrutar y apreciar el sabor de cada puro. 

Además, se debe saber que el humo del tabaco no se traga, se expulsa; bien sea por la boca o por la nariz, dependiendo del método de consumo. Sin embargo, esto puede ser nocivo para la salud. 

Únete a nuestro grupo de Facebook Vecinos El Poblado

Experiencia que se convierte en una pasión, por lo menos así fue para Sebastián, quien se introdujo en el mundo del tabaco desde los 18 años cuando con un amigo fumo por primera vez un tabaco y le quedó gustando: “fui con un amigo que sabía del tema a un sitio para fumadores de tabaco que existía, me quedó gustando bastante. Un año después viajé a Cuba y me entró la curiosidad para aprender y saber más sobre este mundo”. 

Pasión que se convirtió en el estilo de vida de Sebastián: “como toda pasión pesa más la parte autodidacta; esto se aprende probando, comparando marcas y conociendo la historia”, por eso creó una tienda virtual donde vende tabacos y sueña con “generar un espacio donde puedan ir los amantes del tabaco, del whisky y del ron a compartir esta pasión, porque realmente siento que eso no existe acá; hay tiendas donde venden tabaco, pero no propician el espacio para compartir, para probar, para degustar y que te enseñen, porque no hacemos nada vendiendo un tabaco si realmente no generamos cultura”. 

¿Qué términos sobre el tabaco se deben conocer?

Anilla

Hace referencia a la etiqueta que envuelve cada tabaco donde puede observarse la marca que fabricó el puro. 

El pie

Cuando se habla del pie del puro, se está haciendo mención a la parte por donde se enciende el tabaco. 

La capa 

Esta denominación apunta la capa externa del tabaco, la que cubre y envuelve todo el puro. 

El cortador

Es el instrumento que se utiliza para cortar el tabaco por la parte contraria a el pie. Es un utensilio especial para realizar esta acción y no dañar el puro. 

 

Fotos: Jaime Pérez

Por: Andrés Bedoya

johanb@gente.com.co

(Visited 91 times, 1 visits today)