Ella le dio una nueva vida a las hortensias

Ella le dio una nueva vida a las hortensias

Y sin pensarlo, esta estudiante de administración de empresas y su novio crearon un emprendimiento. Su intención era ayudar a que no se perdiera un cultivo de flores. Entérese.

Le interesa: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de su sector

Ya se iban a cumplir los 2 meses de plazo para cosechar las hortensias cuando llegó la pandemia. Con el cierre de fronteras y la cuarentena obligatoria, casi que la única opción era tirarlas.

Daniela Múnera y Juan Fernando Posada no podían creer que cientos de flores, y los más de 6 meses de trabajo de los floricultores, terminarían en la basura.

“Juanfer le dijo a doña Clara, la mamá, que no las botara, que más bien se las mandara, del Carmen de Viboral a Laureles, para ofrecérselas a sus amigos. Ahí fue que llegó a la casa un carro repleto de cajas y hortensias”.

No se pierda: Los centros comerciales también se visten de flores

Su estrategia era no entregar menos de 20 tallos por persona, “las vendíamos muy económicas y aunque la gente no tenía (ni tampoco nosotros) dónde poner tantas flores, recibimos mucho apoyó”.

Gracias al voz a voz resultó nueva clientela, por lo que abrieron redes sociales. “Estábamos sin trabajo así que eso nos sirvió para manejar la ansiedad y entretenernos. Al principio las mandábamos metidas en una caja sencilla, pero se me ocurrió darles un valor agregado con el empaque”.

No olvide: Ideas para que luzcas regia en los eventos de la Feria de las Flores

Así nació Hortensias Bioquirama. “Me fui inspirando, pues las flores tienen una magia que atrapa, creé nuevos productos y abrimos una tienda”.

Emprendimiento familiar

Hace cerca de 6 años, Clara Constain dejó la peluquería para dedicarse a las flores. Su esposo, agrónomo de profesión y productor de bioinsumos, la motivó a hacerse cargo de un cultivo de horténsias que él tímidamente inició luego de renunciar a 30 años de trabajo en una bouquetera.

Además: Un Aroma de Café recorrerá Monterrey durante la Feria de las Flores

“Adolfo no quería saber nada de flores, así que me puse manos a la obra”. Sin conocer mucho del tema, Clara comenzó a exportar sus hortensias a Estados Unidos. “Era un cultivo muy pequeño, pero ya hoy son más de 3.5 hectáreas”.

Esta vecina de la vereda Quirama maneja 4 colores: la azul, la blanca, la verde y la morada. “Esa última es la más escasa y la más difícil de manejar, porque le da una enfermedad llamada Botrytis, que la pudre por dentro. Además, necesita bológicos, como los que hace mi esposo, y cuidados especiales para que no se quede pequeña.

La nuestra, por el contrario, es sana, grande y de un color vivo”. Sin embargo, en la floristería, Daniela ofrece 2 tonos pasteles, en los que no crece la flor naturalmente, palo de rosa y mandarina. “Lo que hacemos es un proceso de pigmentación, en el que se diseca la flor para luego hidratarla con agua y tintes especiales. Ese es nuestro otro plus”.

Infórmese: Diana tiene cerca de 700 especies de orquídeas

Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

(Visited 343 times, 1 visits today)