Carlos pasó de conducir un transporte escolar a vender aderezos artesanales

Aderezos artesanales en Medellín

Carlos pasó de conducir un transporte escolar a vender aderezos artesanales

Carlos Alberto Pineda, vecino de Las Acacias (Medellín), tenía una ruta escolar de varios colegios de Laureles. Sin embargo, tuvo que cambiar de actividad por la cuarentena y dedicarse a la preparación de aderezos y acompañantes artesanales.

Luego de la suspensión de las clases presenciales, este vecino de Laureles, graduado de la Escuela de Gastronomía de Antioquia, decidió crear un emprendimiento para hacer algunos aderezos artesanales y llevarlos a domicilio a cualquier parte del Valle de Aburrá.

“Debido a la pandemia se acabó el trabajo para llevar a los niños al colegio y decidí no quedarme quieto. Fue por esto que decidí crear a Capetochef, una iniciativa para hacer guacamole, hogao, antipasto y chimichurri, acompañado de patacones y algunas veces preparo cóctel de camarones o rollitos de carne”, explicó Carlos Alberto Pineda.

La esposa de este vecino le ayuda con la preparación de estos aderezos, mientras que su hijo le colabora en el empacado y dan la información por las redes sociales.

Lea además: Los acompañantes de la cocina colombiana

“El apoyo familiar es algo muy importante a la hora de emprender. Me decidí por este negocio ya que anteriormente también realizaba parrilladas y usaba algunos de estos elementos en los asados, pero debido al aislamiento social también tuvimos que parar. Afortunadamente a los vecinos les gustan mis productos y se han vendido bien”, aseguró el vecino.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por capeto chef (@capetochef) el

Aunque le pareció complejo el cambio de actividad por motivos económicos, Carlos Pineda no se rinde y asegura que seguirá adelante con su emprendimiento que nació de una idea generada durante el confinamiento.

“Cuando estás acostumbrado a estar en la calle es difícil encerrarse. Sin embargo, nos hemos ido adecuando a la situación, haciendo las preparaciones en casa y entregándolas con todas las medidas de bioseguridad para evitar un contagio”, contó el hombre.

Le sugerimos: Marcela hace té chaí y le explica sus beneficios para la salud

Hace 6 años que Pineda comenzó con su trabajo de transportar niños a los colegios debido a que “la gastronomía es una profesión mal pagada en la ciudad”, dijo el vecino.

Sobre los productos que ofrece afirma que “son aderezos que han gustado mucho por su preparación casera. Hemos visto que algunos son productos industriales y la gente prefiere lo artesanal y de buena calidad”.

Sin embargo, el futuro como transportador escolar es incierto ya que este resto de año las clases serán virtuales en la mayoría de los colegios. Lo único que tiene claro es que quiere potenciar su emprendimiento de aderezos artesanales y cuando permitan la realización de eventos, colocarse su traje especial y preparar unos buenos asados.

De interés para usted: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de Laureles

Por Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co