La Virgen de Guadalupe le dijo a este vecino que le creara un altar en El Poblado

Altar a la Virgen de Guadalupe en El Poblado, Medellín

La Virgen de Guadalupe le dijo a este vecino que le creara un altar en El Poblado

Llama la atención que debajo de este árbol de caucho se pose la imagen de la Virgen de Guadalupe. Quienes transitan por el lugar se acercan para apreciarla y preguntarse quién fue la persona que allí la puso. Leyendas urbanas, muchas. Que es obra de la mafia, que se apareció allí por arte de magia, que fue un sacerdote de El Poblado… en fin.  Gente se encontró con el vecino Ángel Ramírez Jímenez, un empresario en la industria del entretenimiento y el culpable de que esta imagen religiosa esté allí desde el año 2017.

Ángel Ramírez, el vecino devoto al que se le manifestó la Virgen de Guadalupe. Fotos: Edwin Bustamante y cortesía.

Él nos contó la verdadera historia que hay detrás de esta misteriosa virgen y que, según este vecino, le ha traído milagros a él y a quienes adoran este altar.  Y hablamos del altar ubicado a pocos metros de la glorieta entre la avenida Las Vegas y la calle 10 de El Poblado, lugar escogido para rendirle un homenaje a la mexicana Virgen de Guadalupe.

Primera manifestación

“Iba con mi esposa por la vía Las Palmas. Después del peaje hay un lugar donde venden imágenes religiosas. Cuando pasaba por allí vi una que me llamó mucho la atención. Se trataba de la Virgen de Guadalupe. Paré el carro y me bajé a averiguar cuánto costaba… no pasó nada en ese momento, no la compré, solo seguí el camino”, relata Ángel.

El 12 de diciembre, a las 12 de la noche se celebra el día de esta virgen en México. “Recordé el día que fui a visitar su santuario, lugar que me parece muy hermoso. Al día siguiente, 13 de diciembre, iba en la glorieta de Monterrey por Las Vegas. Fue allí cuando la Virgen se me manifestó a través de un pensamiento y me dijo: ‘Hijo, quiero estar ahí’. Cuando volteo a ver, observo una gruta bajo un árbol de caucho. Me quedó sonando el tema y me pregunté todo el día si es que me estaba enloqueciendo o que estaba pasando conmigo”.

Lea también: Los altares a la Virgen más visitados por los feligreses en El Poblado

La manifestación volvió a suceder, esta vez de manera más especial. “Pasé de nuevo por el sitio en horas de la tarde y otro pensamiento me decía: ‘Voy a hacer muchos milagros y a convertir a muchas personas’… y otra vez mi mirada se dirigía hacia ese árbol. Ya el tema me estaba inquietando mucho, digamos que asustando en cierta medida, y fue ahí donde comencé un proceso de discernimiento durante 6 meses con mi esposa y mi padre, luego con sacerdotes y otros religiosos”.

Según este proceso de Ángel Ramírez, todo apuntaba a que era una manifestación real y que este vecino ya tenía una misión por cumplir.  “Fue así como empecé a indagar y a pedir autorización a la parroquia Santa María de los Dolores, a la inspección de Policía de El Poblado y Espacio Público, donde no encontré ninguna situación que impidiera la ubicación de un altar en ese lugar”.

Así las cosas, este fiel creyente comenzó en la búsqueda de una imagen adecuada de la Virgen María, que sirviera para su adoración y construcción del respectivo altar.  “Recorrí todo Medellín, mirando estos sitios donde venden dichas imágenes, pero ninguna más bonita y económica como la que vi en Las Palmas. Para allá me fui…pero con tristeza vi que ya la habían vendido a otras personas”.

Contexto de la noticia: De México llegó una virgen a El Poblado

Víctima de vandalismo

Pero así esa Virgen de Guadalupe tuviera ya otro dueño, Ángel no se quedó con las ganas y mandó a construir otra idéntica. “Tenían el molde para hacerme otra y, efectivamente, la comenzaron a construir con todas las especificaciones pertinentes para que la imagen soportara estar en la intemperie”.

Fueron 2 meses de espera para que le entregaran su Virgen de Guadalupe. “La imagen peregrinó en las casas de mis padres, mis suegros y mis hijos. Después me dispuse a instalarla de una manera adecuada y que estuviera protegida.  Después de puesta la virgen en este sitio, comenzó una lucha contra los vándalos que no querían que este altar estuviera allí.

“Lastimosamente, a los 15 días de haberse instalado, sufrió un atentado. Le apuñalaron el rostro y el cuello. Me puse muy triste y comencé otra vez a recuperarla. Busqué estrategias para ver cómo se podía proteger más, pero hubo otra manifestación donde ella me decía que no… que ella se cuidaba sola, que la dejara tal y como estaba”. A los 20 días siguientes la virgen sufrió otro atentado.

Le sugerimos:  ¿Cuál será el futuro de la virgen de La Aguacatala?

“Le cortaron las manos. Un joven las guardó y me las entregó al día siguiente. Hablé con el pastor protestante, cuyo templo estaba cerca, y le comenté sobre esta situación para evitar estos inconvenientes por si habían sido ellos los que estaban atentando contra la imagen. De manera muy cordial, ellos acogieron el llamado y gracias a Dios no volvió a suceder nada grave”.

Hoy en día, y desde el 28 de mayo del 2017, fecha cuando se ubicó la virgen bajo el árbol de caucho, este altar se convirtió en uno de los más queridos en la comuna 14. Los fieles católicos y devotos de la Virgen de Guadalupe llegan a orar a este lugar, a dejarle ofrendas de flores y pedirle algún milagrito que pueda solucionar alguna de sus dificultades.

Le recomendamos: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de El Poblado

La Virgen de Guadalupe posa bajo este árbol de caucho, ubicado en la avenida Las Vegas de El Poblado.

Por Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co