Conozca al vecino de Laureles que es manicurista

Conozca al vecino de Laureles que es manicurista

Alexander Arboleda es manicurista en Laureles y con su trabajo no solo desarrolla su pasión por el dibujo, sino que también lucha contra los estigmas. 

Par Alexander “ni tu profesión, ni tu trabajo te define ni te etiqueta, a ti te define es tu forma de ser”. Foto: Carlos Velásquez

Diferente, así define Alexander Arboleda a su trabajo como manicurista, labor que comenzó a realizar gracias a una amiga: “yo tenía una amiga que trabajaba en esto y me dijo que si no me gustaría trabajar con uñas porque yo sé dibujar, le dije que sí y compré las cosas, la base para comenzar”. 

Alexander comenzó a trabajar manicure por hobbie, pero se le convirtió en una pasión: “comencé cuando llegué a Medellín, yo vivía en Concordia y vi que un salón de Laureles necesitaba un manicurista, entonces tomé la decisión de venirme sin ni siquiera saber dónde me iba a quedar ni nada, pero lo quise hacer y ya llevo cuatro años arreglando uñas”. 

Le puede interesar: Alerta por robos en los buses de Laureles

Aunque Alexander tiene muy claro que la base de su vida es la música, pues compone, canta y sueña con algún día grabar sus canciones, el manicure lo enamoró al tiempo que iba aprendiendo más de esta labor; el ver videos, estudiar técnicas y perfeccionar las suyas han hecho que “se me volviera una profesión y la curiosidad me ha llevado a descubrir muchas que me llaman la atención, como el dibujo detallado, que es lo que más me gusta hacer”. 

Alexander encontró en el manicure el espacio donde puede explotar su pasión por el dibujo. Foto: Carlos Velásquez

El ser hombre y realizar un trabajo que comúnmente es asociado con las mujeres, ha juzgado positiva y negativamente para Alexander: “el primer día me tocó atender una clienta, ella se sorprendió al saber que yo le haría las uñas, pues nunca se las había hecho un hombre, entonces se emocionó mucho por ver cómo era esa experiencia. Le gustó mi trabajo y ahí empezó todo, comenzaron a decir que hay un chico que hace uñas y empezaron a llegar más personas, incluso algunas prefieren que le haga las uñas un hombre. Sin embargo, no han faltado quienes lo ven como algo raro y prefieren esperar una chica a que yo se las haga, pero yo no tengo problema con eso”. 

Únete a nuestro grupo de Facebook Vecinos Laureles

Desde que comenzó a trabajar ha identificado muchas cosas que le han permitido romper con ciertos estigmas: “las personas tienen muchos estereotipos, como que las uñas es un trabajo solo para mujeres y, aunque no es muy común, puede haber hombres que también podemos hacer uñas y muy bien hechas, el ser hombre no significa que seamos bruscos, tranquilamente nos podemos dedicar a esto porque lo hacemos bien y nos gusta”. 

Alexander asume la vida como un aprendizaje, por eso está ganando experiencia soñando con algún día tener su propio salón, donde pueda seguir “asumiendo los retos, porque cuando un cliente me pide un dibujo y logro hacerlo, es lo que más disfruto de este trabajo”. 

 

Por: Andrés Bedoya

johanb@gente.com.co

(Visited 593 times, 1 visits today)