En cuarentena, coseche sus propios alimentos

En cuarentena, coseche sus propios alimentos

En cuarentena, coseche sus propios alimentos

William Velásquez, vecino de El Poblado (Medellín), da algunas ideas prácticas que puedes implementar para la producción de aquellos vegetales que conoces, consumes y puedes manejar en pequeños espacios de la casa o apartamento durante la cuarentena por el nuevo coronavirus (COVID-19).

Este agroecólogo, especialista en Agroforestería, descubrió en el Vichada que los huertos circulares eran la solución para la escasez de alimento, pues su conocimiento no lo solo adquirió en las facultades de ciencias agropecuarias de Medellín, Israel, Chile y Brasil, sino al convivir con la naturaleza y de las tertulias informales con su padre (campesino de Jericó), su madre y algunos trabajadores de la finca.

Y es que su vida gira alrededor de las biohuertas. De hecho, su casa parece un bosque: tiene fresas, coles, cebollas, cilantro, café, aromáticas, lechuga, espinaca amazónica, ajo, papa, entre otros vegetales, frutas y hortalizas. Hacerlo es tan sencillo como meter la cabeza de la zanahoria en un vaso de agua con azúcar.

Lea también: William toma lo mejor de la naturaleza para su huerta

Cómo tener un biohuerto familiar en casa, según William Velásquez

1. Toma consciencia que la mejor forma de preservar su salud, es produciendo en casa buena parte de aquellos alimentos que consumes. Recuerda que eres lo que comes, por tanto tu alimento es tu mejor medicina preventiva.

2. Empecemos a diseñar nuestro biohuerto familiar reconociendo aquellos espacios horizontales (suelo) o verticales (aire), donde produces o quieres producir alimentos.

Le recomendamos leer: Zorro perro fue visto en la loma de El Escobero

3. Debes aplicar lo que haces con tu bebé recién nacido: En la mañana lo bañas y lo expones al sol para que reciba todos los beneficios. Lo mismo harás con los vegetales que deseas plantar. Siémbralos de tal forma que puedan recibir el máximo sol de la mañana, ya que el sol de la tarde podría deshidratarlos.

4. Si lo construirás en el suelo, hazlo como cuando vas a hacer tu casa. Haz en papel un diseño del biohuerto que quieres sembrar y elaborar. Teniendo el diseño listo, empiezas como se hace cuando elaboran las casas de un piso (suelo) o edificio (aire).

5. Teniendo clara esta idea, empezamos por bases, que a nivel vegetal son los tubérculos o raíces (zanahoria, remolacha, cebolla de huevo, arracacha, etc.). Estas actúan como el arado natural del suelo y el soporte del sistema productivo.
Lo airean, lo sueltan, lo hacen maleable o manejable y a la par generan cámaras al interior del mismo suelo que se convierten en depósito de nutrientes.

6. Construidas o sembradas las bases, se sigue con la siembra de aquellos vegetales de hoja que más consumen en familia periódicamente (coles, lechugas, acelgas, repollos, cebolla de rama, cilantro, etc.).

Siémbralos juntos y acompáñalos de plantas medicinales o aromáticas; que se convierten en los “guardianes” del sistema frente a cualquier posible “pandemia” de plagas o enfermedades.

7. Así mismo, asociados a las plantas de hoja, medicinales y aromáticas van las leguminosas, las cuales se convierten en las principales estaciones de gasolina o combustible para el biohuerto, ya que fijan carbono atmosférico y otros nutrientes indispensables para la producción de calidad y cantidad de los vegetales presentes.

También le puede interesar: Aprenda a Ser Sostenible

Frijoles como el caupi, la carota o el cargamanto “mocho” son especies multipropósito ideales para esta función y para el autoconsumo. Estas plantas de hoja y Fruto (leguminosas), conjuntamente con las que siguen se convierten en los “muros” de la casa o bosque de alimentos.

8. Seguidamente, se siembran las especies de fruto como su nombre lo dice: pepinos, zucchinis, tomates, habichuelas, alverjas, etc., las cuales son la obra “blanca de la casa”.

9. Finalmente, el techo de la casa o del BF, serán especies como la flor de jamaica, el guandul, la Tefrosia, la crotalaria, entre otras.Al momento de la cosecha. El riego al Biohuerto Familiar -BF- o Bosque de Alimentos -BA- una vez sembrado, debe hacerse acorde a la observación del mismo. Evita los extremos: sequia o encharcamiento.

10. Alimenta muy bien el suelo, puedes utilizar todos los subproductos orgánicos que generas en casa, los cuales deben ser picados finamente para que queden de diminutos tamaños y así de puedan descomponer más fácilmente mediante su compostaje.

Le sugerimos: El Esmeraldal le apuesta a ser una EcoZona

Al momento de la cosecha

Si arrancas, por ejemplo, mucho cilantro, lo viertes en un vaso con agua y allí se conserva por algunos días el que no consumes.

A las Lechugas, el repollo y las coles arráncale solamente las hojas o cortándolas de la misma planta con un cuchillo plástico. Esta práctica induce progresivamente a la floración.

A Los tubérculos o raíces al ser cosechados les dejas la parte superior de donde se desprenden las hojas y la vierten en un poco de agua con azúcar para su enraizamiento y posterior siembra.

Aquellas semillas que no siembras en el biohuerto familiar (lentejas, alfalfa y otras) las puedes pre-germinar en toallas húmedas y luego de 4 o 5 días puedes consumirlas.

Cuando tienes para cosechar más vegetales de los que consumen en familia, debes compartir con otros, ensilarlos o fermentarlos (Chucrut).

Lea además: 5 tips para crear su propia huerta casera

Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co