Marranitas, aborrajados, pandebonos y otras delicias vallunas hechas en Envigado

Marranitas, aborrajados, pandebonos y otras delicias vallunas hechas en Envigado

Aunque el acento de Milena es más bien neutro, de vez en cuando la “s” se convierte en “j” entre 2 vocales. Ese detalle delata el por qué de su sazón.

No se pierda: Si le gusta ser vecino de Envigado únase a este grupo de Facebook

Milena Tovar nació en Buenaventura (Valle). En el puerto vivió hasta los 16 años, que viajó a Cali para estudiar Mercadeo y Negocios Internacionales.

Ejerció su profesión durante 2 años. Sin embargo, casada y viviendo en Neiva decidió que su futuro estaba en Envigado.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por InOff (@inoff.co)

“Esa era la oportunidad perfecta para cumplir mi sueño de estudiar gastronomía, pues mi papá, que se iba a pescar en el mar para cocinarle a sus amigos, fue mi mentor”.

Le interesa: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de su sector

Su graduación como cocinera del Instituto Mariano Moreno coincidió con su proceso de divorcio.

“Ahí fue donde dije: “bueno tengo que mirar qué me pongo a hacer, y definitivamente volver a Mercadeo y Negocios no era una opción”. Desde entonces, hace 4 años, comencé con los almuerzos empacados al vacío“.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por InOff (@inoff.co)

De la mano de una nutricionista creó el menú. “Ella me decía que el principal problema para personas que quieren tener una alimentación balanceada y trabajan, además del tiempo, son las pocas opciones saludables, o con requerimientos específicos, que ofrecen los restaurantes”.

Recuerde: María Ecenith hace “la mejor morcilla envigadeña”

Cada semana tenía 5 opciones diferentes con una proteína, un carbohidrato y vegetales preparados de diferentes maneras. Lo único que la gente tenía que hacer era refrigerar y calentar para consumir.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por InOff (@inoff.co)

No fue fácil iniciar, dice, “pues a las únicas personas que conocía en la ciudad era a mis compañeros de clase“.

Detrás de los almuerzos llegaron los fritos vallunos: “Soy una enamorada empedernida de mi tierra, así que empecé a meter por los laditos productos del Pacífico“.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por InOff (@inoff.co)

No olvide: ¿Qué prefiere comer en Envigado… empanada o morcilla?

Así llegaron las luladas, los aborrajados, las marranitas, las empanadas y los pandebonos. Los entrega listos, recién hechos y calientes, o congelados para cocinar en casa.

“Me han pasado cosas muy cómicas, por ejemplo, con los aborrajados, un plato típico vallecaucano en el que se rellena un plátano muy maduro con queso y luego se pasa por una mezcla a base de huevo, la gente de acá me llama a preguntarme por el bocadillo y me toca explicarles que en el Valle es diferente“.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por InOff (@inoff.co)

Además: Ellos hacen ramos de empanadas, hamburguesas o postres

Justamente lo que más disfruta de su labor es hablar sobre las delicias de su tierra. Muchos de sus clientes no tienen idea qué son las marranitas (plátano pintón relleno de chicharrón) o la lulada (un macerado de lulo con azúcar y limón).

“Por eso intento ofrecer para los eventos especiales recetas muy propias de la gastronomía con la que crecí como la cazuela de mariscos, el arroz endiablado, el arroz atollado, entre otros”.

Importante: El Trifásico, el primer restaurante de La Buena Mesa en Envigado

Fotos Camilo Súarez

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

(Visited 1.043 times, 1 visits today)