Un paisa le hace frente al coronavirus en China

Un paisa le hace frente al coronavirus en China

Un paisa le hace frente al coronavirus en China

El bailarín Asdrúbal Jaramillo, un vecino de El Poblado y en cierta época de Envigado, nos cuenta sobre su estadía en China y cómo afronta esta situación.

Su pasión por el baile le ha dado la posibilidad de viajar por el mundo y así mostrar ese talento que tiene desde niño… ¡talento colombiano que no es lo mismo! Asdrúbal Jaramillo es un paisa de 29 años de edad, vecino de El Poblado y Envigado, sectores que han sido también su epicentro laboral, donde ha brindado espectáculos y enseñado sobre este arte que en muy poco tiempo lo llevó hasta China, su actual país de residencia.

Los últimos meses han sido decisivos no solo en su vida profesional, sino también personal, debido al alcance que ha tenido un “monstruo” llamado coronavirus o también conocido como COVID-19, enfermedad que tuvo su origen en el Lejano Oriente, el mismo donde se encuentra nuestro protagonista. Al principio llegó a Xianning, una zona cero de la enfermedad. Hoy en día vive en Taiyuán, ciudad que también ha visto el paso de esta infección.

¿Cómo describe su vida en China y cómo ha sido el trato hacia usted como colombiano?
“Es un país que me ha parecido maravilloso por su calidad de vida. Me han tratado de una manera espectacular. Puedo decir que los chinos aman a las personas que llegan de otros lugares, tanto así que hasta los niños que te ven caminando por la calle te piden fotos. Es un país de primer mundo, así tenga fama de todo lo contrario y lo tengan aislado de cierta forma. China es sumamente organizada. Es por eso que a la hora de hacer justicia son tan radicales”.

Lea además: No se han registrado casos de coronavirus en Medellín

¿Cómo ha enfrentado esta situación con el coronavirus o COVID-19?
“He tratado de mantener la mayor calma posible, aunque hay ansiedad porque estamos encerrados en nuestras casas. Eso ha causado que deje de trabajar y el dinero no llegue… tengo obligaciones por las cuales responder y eso angustia un poco. Estoy tranquilo, respirando, buscando información y con una comunicación constante con nuestros jefes. Las autoridades acá se preocupan mucho por los extranjeros y constantemente nos visitan para saber cuál es nuestro estado de salud. La calma hay que mantenerla porque en estos momentos es imposible salir de China, empezando por lo costosos que están los tiquetes”.

¿Tan devastador es el panorama?
“Hay ciudades en cuarentena y toques de queda, pero las personas, casi todas ellas foráneas, no hacen caso a las recomendaciones del Estado y las autoridades. Para nosotros no es normal quedarnos 5 o 6 días en la casa, pero en un país tan estricto y organizado sí es una regla necesaria para cumplir. Es devastadora la situación cuando hablamos de tantas muertes producidas por el virus, pero también es esperanzador el hecho de ver otras tantas personas que se han recuperado en su totalidad y que lo han superado.

El problema acá es que este virus es altamente contagioso, pero también hay mucha desinformación. Andan circulando videos en los que la gente se desploma en plena calle, cosa que no es verdad. Eso solo genera un pánico mundial y se está exagerando frente a lo que realmente está pasando. Hay que entender que es una situación difícil que requiere acomodarse a varias cosas, entre ellas que hay que hacer filas largas en los supermercados y que los productos se acaban más rápido de lo normal”.

Le sugerimos: Cuida tu ánimo, la depresión no es un juego

¿Cree que Colombia está preparada para enfrentar un virus de este tipo?
“Si algún día me llego a contagiar de un virus así, Dios no lo quiera, sí prefiero que me coja acá (en China). Esto lo digo porque el sistema de salud en Colombia es muy costoso… si vos no tenés dinero, no vas a acceder a un sistema de salud digno. Hay un espacio abismal entre una EPS y una prepagada. Si este virus llegara a Colombia, mataría demasiada gente, sin duda, porque se quedarían esperando a que médicos de una EPS los atiendan”.

¿Qué clase de productos se consumen en China y cómo es la alimentación?
“Es una oferta muy variada. Acá puedes conseguir una gran cantidad de mariscos, pescados y comida de mar, además de carne de cerdo y pollo. Las verduras abundan también. Pero sé hacia donde va encaminada la pregunta… por la comida exótica.

Así como en Colombia, comemos cuy o gusanos mojojoy, o existe un caldo que se vende en Bogotá, hecho con el pene del toro, en China también se pueden comer un murciélago para la virilidad, usan el ripio de cacho de rinoceronte para lo mismo y consumen muchos otros animales porque, según su religión, tiene bastantes beneficios.

Hablo de sapos, cucarachas, pero cultivadas en granjas, no sacadas de las alcantarillas como la gente piensa; culebras y otras especies que han sido tradición en su menú, como el perro y el gato. Pero pienso que no es motivo para atacarlos. Así la gente se asuste, es su cultura, no solo en los chinos, sino en toda la región cantonesa”.

No se pierda: Lina ayuda a sanar el cáncer a carcajadas

¿Cuál es el mensaje que quiere enviarles a los colombianos y a los medios de comunicación que actualmente hablan e informan sobre el coronavirus?
“Que nos ayudemos entre todos… ¿y cómo hacerlo? Informándonos mejor sobre las necesidades que tiene China frente a esta enfermedad. Si este país no contiene el virus, nos fregamos todos. China tiene toda la tecnología y recursos médicos para atender la situación, pero los elementos se están agotando. Por ejemplo, los tapabocas están escaseando, así que el llamado también es para los gobiernos que se han beneficiado de China cuando la han necesitado. Si China no detiene el virus, no creo que haya otro país capaz de hacerlo. Donen el mayor número de máscaras posibles”.

¿Hay mucho miedo entre la gente que actualmente vive en China?
“En cierta parte sí porque el número de infectados y de víctimas está incrementando, entonces la gente piensa que este encierro y los cuidados extremos no están sirviendo para nada, así que el desespero llega con más facilidad. Es que ya superamos los 20 días de estar encerrados y no cualquiera está acostumbrado a este tipo de situaciones… no todo el mundo aguanta esto.

Aun así, la mayoría de personas confían en el Gobierno porque ha sido un Estado que ha invertido en salud, educación, infraestructura, etc… así que la esperanza aún está viva. No niego que en este momento siento rabia, tristeza y desespero por estar encerrado. También ira, por compatriotas que viven acá y están pintando un panorama totalmente desolador, un apocalipsis zombi, como la película de ‘Resident Evil’, cosa que no es verdad y que lo único que produce es que el pánico se extienda por todos los países y esto se salga de control”.

Siga leyendo: A Miguel tener VIH no lo hace diferente

Por Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co