A ellas ni el confinamiento les impide tocar darbuka

Clases de darbuka en Medellín

A ellas ni el confinamiento les impide tocar darbuka

Estas vecinas se empeñaron en tocar un instrumento que generalmente es interpretado por hombres. Conozca sobre sus reuniones virtuales.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por aceituna_verde (@aceituna_verde3) el

Le interesa: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de su sector

Aunque desde hace casi 4 meses Luz María Vélez, Diana Parra, Limbania María Salazar, Jennifer Rivera, Elizabeth Contreras, Jessica Jaramillo, Olga Novikova y Susana Bedoya se reúnen todos los viernes en la noche por Zoom para tocar la darbuka, en este espacio virtualhay lugar hasta para llorar, sonreír y contar historias.

Más que compañeras, dicen, estas 8 mujeres son amigas, se respetan y se sienten la una a la otra. Un regalo que tomó fuerza, asegura Jennifer gracias a la pandemia.

De manera presencial, solo tocaron durante un mes y medio. Luz María, la profe, las incentivó a conectarse con este instrumento de origen árabe, que es interpretado casi siempre por hombres.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Diana Parra (@academia_dianaparra) el

Lea también: Luz María, la del tambor todas las noches en Envigado

Diana, la creadora de la academia donde esta vecina de Envigado practica danzas del Medio Oriente, le abrió el espacio para que le enseñara su arte a otras bailarinas.

Limbania María, la mamá de Diana, fue la primera en enamorarse del tambor, de su estructura y de sus sonidos.

“El año pasado en el Día de la Madre, Luz lo llevó y yo me soñaba con aprender para que mi hija danzara mientras yo lo interpretaba”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por aceituna_verde (@aceituna_verde3) el

No se pierda: “El alma sabe a qué lugar pertenece y el mío es la música”: Demian

Sin contarle a nadie sobre sus planes, esta mujer de 53 años, que además es corista, se empecinó en recibir las clases. Tanta fue la insistencia y emoción que se sumaron otras mujeres y hoy, hasta su nieta de 2 años, la toca.

“Jamás pensé que la darbuka desestresara y más en esta situación, cada vez que la cojo me transformo… Ella es mi gran felicidad… Quiero que mi hija se sienta orgullosa y que cuando esté ancianita con canas ella me vea tocándole y me baile”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Diana Parra (@academia_dianaparra) el

Le recomendamos: Este par de hermanos de Laureles le ponen música a la cuarentena

Muy pronto a estas mujeres les tocó buscar nuevas alternativas, la única darbuka del grupo era la de Luz y ya sin poderse reunir de manera presencial, todas debían practicar en ollas.

“El sonido es distinto y pensé que se iban a aburrir. Sin embargo, algunas compraron darbuka y para las demás conseguimos una viajera, que cada 2 semanas se pasea por la casa de las chicas que no tienen tambor“.

Importante: Tres vecinos músicos cuentan sus experiencias con las serenatas virtuales

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co