Así era El Subterráneo y el MAMM cuando estaban en Carlos E. Restrepo

Así era El Subterráneo y el MAMM cuando estaban en Carlos E. Restrepo

Este barrio de la comuna 11, ubicado al occidente de Medellín, es catalogado por tener grandes referentes culturales desde que se inauguró el barrio en 1971, la primera sede del Museo de Arte Moderno, la Cinemateca El Subterráneo y Bazarte, son algunos de estos espacios que los vecinos disfrutaron y que ahora recuerdan con cariño.

“Parcharse a ver una película”, como dicen algunos vecinos de Carlos E. Restrepo, en la sala de El Subterráneo era uno de los planes preferidos para grandes y chicos que aprendieron a observar cine de la mano de los fundadores Jorge Farberoff y el fallecido Francisco Espinal, “Pacholo” y aunque estaban inicialmente en El Poblado, en 1982 se trasladaron al barrio.

Juan Carlos Posada, expresidente de la Jal y del Comité Cívico de Carlos E. Restrepo, comentó que “Carlos E. tenía la fortuna de contar con 2 salas de cine, la del cine arte ubicada en el Mamm y la cinemateca. Muchos de los vecinos se hicieron cinéfilos tras la cantidad de visitas a las instalaciones que quedaban en los bajos de la primera urbanización de Sudamericana”.

Por su parte, Jorge Jaramillo, uno de los primeros vecinos en llegar al barrio con su padre en 1971, comentó que “El Subterráneo creó la goma de nosotros hacia el cine, a finales de los años 70 recuerdo con cariño que nos impidieron la entrada al teatro por un tiempo ya que nos bailábamos todos los comerciales que presentaban antes de las películas”.

Lea además: Si te encanta vivir en Laureles únete a este grupo de Facebook

Las películas de Bergman y Fellini son algunas de las producciones más recordadas por los vecinos. Sin embargo, algunos de ellos como Mauricio Mesa, aseguraron que “era como ir a misa porque uno se encontraba la misma gente del barrio, incluso se compartía en el lugar con la novia o las amigas que uno tenía en ese momento”.

La primera sede del Mamm

Según Posada, “en un edificio que fue diseñado dentro de la urbanización, catalogado como un espacio para la comunidad, algunos pretendían que funcionara una iglesia, mientras que otros pensaban en un proyecto cultural. Un dilema que no se resolvió en varios días, pero que terminó con la llegada del museo de arte moderno”.

Fue así como en 1980 llega el museo a este lugar y compra el lugar, abriendo las puertas el 22 de abril con una muestra artística en su sala de galería. Además de ser líder comunitario Juan Carlos Posada trabajó en el Mamm y le tocó todo el proceso del traslado de sede a Ciudad del Río.

De interés para usted: El barrio Carlos E. Restrepo cumplió 50 años y así lo celebraron sus vecinos

“Yo fui el arquitecto encargado de todo el traslado al nuevo edificio, tenía que asegurarme de que el museo recibiera este espacio en comodato. Sin embargo, la sede de Carlos E. Restrepo quedaría como un laboratorio para las nuevas generaciones de artistas hasta que la junta directiva decide vender a la facultad de artes de la Universidad de Antioquia”, explicó Juan Carlos Posada.

Así llegó Bazarte

Un festival de arte y cultura se crea a partir de la necesidad de apropiarse nuevamente del espacio público y brindarle una ayuda a aquellos artistas que surgían.

“Los 90 fueron épocas de violencia muy fuertes que se vivían en la ciudad y por esos días estaban los toques de queda, varias entidades culturales fueron objetivo de atentados por parte del narcoterrorismo. Después del daño que le hicieron al Mamm con los explosivos, los copropietarios tomaron la decisión de ceder otros 3 locales para ampliar su oferta cultural”, comentó Posada.

También puede visitar: Reciba gratis en Whatsapp las últimas noticias de Laureles

Bazarte fue la unión de la Universidad Nacional, el Mamm y la biblioteca Piloto para crear un festival con diferentes muestras artísticas. Cine, teatro, un circo, músicos, artesanos, entre otros, se apropiaron del pasaje peatonal como muestra del verdadero uso del espacio público.

Así fue como se hizo tradicional realizándose periódicamente hasta el 2006.

Lea además: Los antiguos teatros de Laureles a los que los vecinos iban a cine

Por: Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co