Conozca a Tata, la vecina de El Poblado que nos trae las delicias del Líbano

Conozca a Tata, la vecina de El Poblado que nos trae las delicias del Líbano

No puede evitar que los ojos se le agüen, así como a Jairo Varela, del Grupo Niche, el día en que regresaba de Medellín a su natal Quibdó. En este caso fue a Tata, quien recordó con lágrimas sus raíces del Líbano, país oriental que limita al sur con Israel y al este con Siria. Hoy en día es la chef que mejor prepara la gastronomía árabe en la capital paisa.

Tata Abisaad Janna trae sus raíces libanesas a través de la gastronomía.

Sus cuatro abuelos fueron los encargados de transformar a esta pequeña niña en una brillante cocinera, cuya clave, para ternura de todos, ha sido el amor que sus ascendientes le han puesto a la gastronomía de su país. Se trata de Beatriz Helena Abisaad Janna, pero todos la conocen como Tata, nacida en Medellín, pero con una fuerte marca en su sangre libanesa.

Lea además: Padre e hijo crean el mejor “Wakamole”

Es vecina del barrio San Lucas, El Poblado. Cerca de allí, por la transversal Inferior con la loma de Los Parra, se ubica Shawarma, Tata Abisaad Janna (en Instagram: @shawarmamedellin), su negocio desde hace 25 años. “He sido fiel a la cocina que me enseñó mi abuela, seguida de mi madre. Al principio, fue un reto bastante grande porque la gente de acá no estaba acostumbrada a ese tipo de gastronomía. Incluso, me tocaba decirles a los clientes que probaran la comida y si no les gustaba, pues que no me pagaran”, comenta Tata.

Desde niña, Tata aprendió a cocinar comida libanesa, gracias a sus abuelos y madre.

Escucharla es como fusionar a dos personas: la mujer paisa, con ‘tiros’ chistosos y acento arrastrado, con la mujer libanesa, familiar, amorosa y emprendedora. “Desde que tengo uso de razón siempre veía a mi mamá cocinando, así tuviéramos en la casa a 3 o 4 empleadas del servicio. Fue esa la inspiración para que desde niña yo comenzara a preparar recetas de tradición libanesa”.

Los abuelos de Tata se fueron desplazando por el mundo por culpa de las guerras. De sus últimos destinos fue la costa colombiana, Barranquilla y sus alrededores, en donde la abundancia regresaba a esta emprendedora familia. De aquel fruto llegó una nieta, sin imaginarse que sería una de las parientes que seguiría la tradición con más arraigo.

Le puede interesar: Provenza, un lugar para viajar por el mundo a través de la gastronomía

Las delicias preparadas por Tata.

Tiene 2 hijos, quienes admiran y quieren la tradición libanesa, expresada en este hogar a través de la gastronomía. Los años fueron pasando y los clientes se fueron apegando más a Tata… ya no la sueltan, es de las favoritas en El Poblado. “Tanto, pero tanto que agradecer a las personas que han sido tan lindas conmigo y que se fueron enamorando de la comida libanesa, dos culturas (la paisa y la del Líbano) que se encajan perfectamente por medio de la rica cocina”.

Además, es escritora, y nos comparte su más reciente libro titulado ‘Mazorca o María Colador’, en donde cuenta parte de su historia de vida y, de lo más rico, muestra algunas de sus recetas más exitosas.

Lea también: El paraíso de la gastronomía saludable está en El Poblado

Y como buena chef, Tata nos quiso decir que las preparaciones libanesas son fáciles de hacer, con insumos que podemos tener a la mano. Lo diferente acá, “es la preparación de las cosas”. A continuación, una ensalada distinta, la de Tata Abisaad Janna, con un sabor imperdible:

Salata el os 
Ensalada de Papa
1 cebolla blanca mediana partida en tajadas delgaditas.
3 papas
3 huevos
½ taza de vinagre blanco
¼ taza aceite de oliva extra virgen (yo uso las 200 arbequina )
Sal y pimienta
Preparación 
1. Sumergir la cebolla en el vinagre con sal al gusto, mínimo 1 hora o darle un toque de calor para aligerar el proceso.
2. Lavar papas y huevos, cocinar en suficiente agua.
3. Partir tanto papas como huevos con el rebanador de huevos o en su defecto con un hilo.
4. Disponer en el plato las tajadas de papa, encima repartir las tajadas de huevo y por último la cebolla.
5. Poner sal al gusto. Bañar con 3 o 4 cucharadas del vinagre donde tenías la cebolla, esparcir el aceite de oliva y agregar pimienta al gusto.

Salata el os.

La comida árabe en Medellín tiene nombre propio. Una madre, echada pa’ delante, defensora de sus costumbres libanesas, pero con toda la especialidad paisa para encantar a cualquier comensal. Qué delicias. Gracias, Tata.
Por: Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co
Fotos: Daniel González y cortesía
(Visited 3.834 times, 1 visits today)