Cerraron desagüe que era usado como baño por habitantes de calle en Conquistadores

Cerraron tubo que era usado como baño por habitantes de calle en Medellín

Cerraron desagüe que era usado como baño por habitantes de calle en Conquistadores

Este desagüe ubicado en Conquistadores, al occidente de Medellín, era utilizado por habitantes en situación de calle para bañarse y hacer sus necesidades fisiológicas.

Como un problema de salubridad e inseguridad describían los habitantes de Conquistadores a este desagüe de agua limpia, ubicado en la carrera 65 D con la calle 35 A, diagonal a la iglesia del Verbo Divino, en la quebrada La Picacha.

Allí algunas personas en situación de calle venían a hospedarse en los alrededores, bañarse, consumir drogas, entre otras actividades.

Sin embargo, Gilberto Arana, presidente de la JAC de Conquistadores, manifestó que “después de mucho trabajo pudieron cerrar este chorro que estaba generando un problema muy grande y pese a que en el 2018 logramos sellarlo, en el 2019 volvió a botar agua limpia”.

Contexto de la noticia: ¿De quién es la tubería que vierte agua en La Picacha?

Según el líder comunitario, consultaban con EPM y les decían que eran “aguas procedentes de una descarga de aguas lluvias y del nivel freático, es decir, que se encuentran dentro del suelo y que el chorro se genera por los fuertes aguaceros y las aguas represadas de Bulerías”.

A los vecinos les inquietaba que incluso en épocas de verano el agua salía con la misma intensidad y para ellos el origen del desagüe era por otras causas.

Así funcionaba este chorro de agua limpia pero no potable. Foto: cortesía.

Aunque EPM había asegurado en julio de 2020 que “no hay forma de realizar un sellamiento al desagüe que bota líquido limpio mas no potable, ya que no cuenta con ningún tratamiento”, lograron desviar el cauce de estas aguas lluvias.

De interés para usted: Reciba gratis en Whatsapp las últimas noticias de Laureles

Desde la entidad manifestaron que generaron un nuevo desvío de estas aguas y ahora desemboca directamente en la quebrada mediante un caño bajo, con una profundización de 10 centímetros. Además instalaron una tapa de seguridad para evitar que estas personas ingresen a la alcantarilla.

Según Arana, la presencia de habitantes de calle en este sector de la canalización de La Picacha ha disminuido un 60 %. “ Sin embargo, hay que seguir trabajando de la mano de la Secretaría de Inclusión Social para brindar una ayudas a los que arman sus cambuches en los puentes y en las partes altas de la canalización”, concluyó.

Le sugerimos: Si te encanta vivir en Laureles únete a este grupo de Facebook

Por Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co