La venta de fritos también se ha visto afectada por el aislamiento obligatorio

La venta de fritos también se ha visto afectada por el aislamiento obligatorio

La venta de fritos también se ha visto afectada por el aislamiento obligatorio

Los mini pasteles de pollo y las empanadas que hace Liliana Vélez Ospina, vecina de Belén, son una  tradición familiar. Sin embargo, durante el periodo de cuarentena no ha podido abrir su local de fritos y aunque puede hacer domicilios, las ventas no han sido iguales.

Desde hace 35 años Martha Ospina, madre de Liliana Vélez, comenzó a vender empanadas y pasteles de pollo en un puesto en la calle ubicado en el barrio El Rodeo (Medellín). Ella le enseñó a su hija a preparar pasteles de pollo y empanadas diferentes y así perduró la sazón familiar.

“Con estos productos saqué adelante a mis hijas, la mayor es fisioterapeuta y a la otra le falta poco para graduarse como abogada. Mi papá me regaló el local y ahí seguimos vendiendo”, explicó la mujer.

Aunque su local está ubicado en la calle 1 con la carrera 55, esta vecina de Belén surte a varias casetas, tiendas y panaderías de la ciudad. Por esta razón, sus pasteles son populares en varios puntos de la comuna 16.

Lea también: La vecina de Envigado que incentiva al emprendimiento puerta a puerta

“Nosotros surtimos varios lugares, una cercana al parque de Belén, una caseta a las afueras de la Universidad Eafit, algunos puntos de Sura y en el centro comercial Viva Envigado. Además hacemos desayunos empresariales y en fechas especiales podemos sacar fiambres o tamales“, contó Liliana Vélez.

Durante la cuarentena Liliana Vélez siguió haciendo sus pasteles y empanadas desde su casa, pero no son las mismas ventas que las que hacía desde su local.

“Aunque estamos vendiendo a domicilio y nos han pedido productos desde varios hogares de El Poblado, Envigado, Belén y Guayabal, no estamos surtiendo los puntos con los que normalmente trabajamos, es una situación compleja porque no ganamos lo mismo, pero tenemos que ser berracos”, manifestó la vecina.

De interés para usted: Con cebolludos y crispetas, estos personajes de Envigado la luchan en la cuarentena

Para esta vecina su factor diferencial a otros pasteles y empanas es la dedicación y el empeño que le pone a hacerlos todos los días. Los vecinos que deseen un domicilio de mini pasteles de pollo y empanadas de carne y arroz pueden comunicarse al 300 655 92 60.

“Son hechos con un amor impresionante. Por lo general, mi familia me ayuda a comprar ingredientes, amasar o moler. Yo me levanto todos los días temprano para armarlos, ya que son creados con mucho compromiso”, comentó la mujer.

Lea además: Vecinos de Laureles se unen para escribir un libro sobre la cuarentena

Desde las 5:30 a.m. Liliana Vélez se despierta todos los días para hacer los mini pasteles de pollo y las empanadas. Sin embargo, lleva varios días sin volver a su local comercial ya que por la contingencia ha disminuido el número de clientes.

Hay clientes que vienen de otros barrios y municipios exclusivamente a consumir nuestros productos ya que han venido por muchos años y creamos en ellos una tradición en el sabor y en la atención”, dijo Vélez.

Aunque la cuarentena redujo sus ganancias, para esta vecina lo más importante es tener paciencia, estar junto a su familia y seguir trabajando con constancia.

Le puede interesar: Empresas de Belén donan mercados a los más necesitados

Por: Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co