Lote abandonado en Laureles se convirtió en un lugar peligroso

Lote abandonado en Laureles se convirtió en un lugar peligroso

Habitantes del barrio Carlos E. Restrepo denunciaron que este predio que anteriormente funcionaba como una tienda y una cancha sintética se convirtió en un punto de inseguridad. Habitantes en situación de calle se tomaron el lugar para desvalijarlo,  montar sus cambuches y consumir drogas.

Así se veía este establecimiento comercial antes de la pandemia, un lugar ubicado en la calle 50 a la altura de la carrera 65, donde funcionaba una cancha sintética, un lavadero y una cigarrería. Sin embargo, los propietarios de esos negocios nunca regresaron y el lugar quedó totalmente abandonado.

El problema es que el lugar comenzó a ser desvalijado por personas en situación de calle, quienes armaron cambuche en el lugar. Actualmente los vecinos manifiestan que este punto es un foco de basuras, roedores, consumo de drogas, ruido e inseguridad por atracos.

De interés para usted: Si te encanta vivir en Laureles únete a este grupo de Facebook

“El lote no está cerrado, no tiene una licencia de construcción y se convirtió en una problemática constante porque hay presencia de personas que se a parte de raspar los ladrillos, llevarse las tejas de los techos, cables, entre otros, utilizan el lugar para dejar su basura, consumir drogas o como rematadero de fiestas. Vecinos de los apartamentos de la calle 51 hemos escuchado peleas y música durante la madrugada”, comentó Gonzalo Hincapié, vecino de Carlos E. Restrepo.

Por su parte Carlos Andrés Sepúlveda, integrante de la Junta de Acción Comual de Carlos E. Restrepo, comentó que “este local que cerró en la pandemia tenía una polisombra verde que con el paso de los meses se fue deteriorando. Y se empezaron a llevar el equipamiento que tenía dicho negocio como sanitarios, grifos y el prado sintético“.

Le sugerimos: El barrio Carlos E. Restrepo cumplió 50 años y así lo celebraron sus vecinos

Además añadió que “el lugar tenía un cerramiento previo pero en una de las protestas, algunos vándalos  se metieron al predio a arrancar y dañar lo poco que quedaba del lugar. El lote quedó abierto por completo y nunca apareció el dueño para realizar el cerramiento correspondiente“.

El lugar contaba con una reja que se la fueron llevando a pedacitos, dicen los vecinos que para venderla en chatarrerías. Otra de las preocupaciones es que el marco que sostenía la malla para que los balones no se fueran se encuentra oxidado, sin soporte y en cualquier momento puede caerse.

Lea además: Mal parqueo, un problema recurrente en Carlos E. Restrepo

¿Qué dicen las autoridades?

Desde la estación de Policía de Laureles comentaron que “realizarán patrullajes constantes con el fin de evitar la presencia de habitantes en situación de calle en el lugar y que estos armen sus cambuches. Así mismo Carlos E. Restrepo tiene un acompañamiento permanente por parte de la Policía en sus plazoletas y vías de acceso para velar por el bienestar de todos los vecinos”.

Desde la inspección de Policía 11-A de Laureles enviaron un requerimiento a la Subsecretaría de Catastro para conocer la ficha catastral del predio y los datos del propietario del lote de la calle 50 #65-102 “para dar trámite a un proceso verbal abreviado que cursa en este despacho”. Al momento de publicación de esta nota no se conocen la respuesta sobre la identidad del propietario de ese terreno ni el motivo por el que se encuentra en tal estado.

Según el artículo 77 del Código Nacional de Policía “omitir el cerramiento y mantenimiento de lotes y fachadas de edificaciones”, es causal de una multa tipo 3 equivalente a los 16 salarios mínimos diarios legales vigentes, es decir $495.000 pesos.

Lea también: Invasiones a ciclorruta en Carlos E., un peligro para los ciclistas

Por: Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co
Fotos: Alexis Carrillo

(Visited 89 times, 1 visits today)