Johana tiene un gimnasio para el alma

Johana tiene un gimnasio para el alma

Johana tiene un gimnasio para el alma

Esta bailarina de danza Bollywood se vale del arte y las enseñanzas místicas orientales para enseñarle a otras mujeres a conectar con el amor propio.

Le interesa: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de su sector

Johana Arboleda se conectó con la danza oriental durante su infancia, más específicamente con la árabe. Por eso cuando inició sus estudios de Comunicaciones en la Universidad de Antioquia aprovechó para practicarla.

Se encarretó con el tema, sin embargo, sentía que algo le faltaba, hasta que encontró un video de baile Bollywood, una danza originaria de la India, que tuvo una gran popularidad gracias a las películas que rodaron entre 1940 y 1960.

Esa fusión de bailes clásicos, semi clásicos, folclóricos y tendencias modernas de la danza hindú la conquistaron, así que se dio la tarea de encontrar en Medellín quién le enseñara.

No olvide: Miguel tiene la cura para el “cáncer espiritual”

Lo que primero la enganchó, dice, es que no solo se usa el cuerpo, pues en las coreografías se acompañan con gestos de la cara para expresar sentimientos de furia, alegría, amor, entre otros, mientras que las mudras de las manos explican los textos de las canciones.

“En esa época no existían academias que ofrecieran cursos de esta danza. Incluso fui al templo de los hare krishna y no tenían, hasta una vez llegó una chica que los empezó a dictarlos”.

Recuerde: Para ellas la mejor pareja de baile es su bebé

Comenzó a bailar en 2009 y 8 años después se aventuró a darle clases a un par de amigas y compañeras de trabajo, “luego lo hice en una corporación de mujeres y ya en 2018 me independicé”. Ahí nació Mastani.

En una academia en El Poblado encontró un espacio para no solamente bailar, sino para comunicar “momentos y ejercicios, que además de dar serenidad, ayudan a sanar traumas y dolores del pasado“.

“Ofrezco talleres de danzaterapia; clases y cursos bollywood para niveles de principiante e intermedio; talleres de PNL; ejercicios individuales para el Ser y consultas de terapia en programación neurolingüística”.

Además: A ellas ni el confinamiento les impide tocar darbuka

No obstante, con la llegada de la cuarentena obligatoria por covid-19 todas las actividades, que incluyen danza oriental, yoga, meditaciones guiadas, ejercicios de trabajo y terapia interna, pasaron a ser virtuales. Ahora tiene alumnas de diferentes partes del mundo.

“En Mastani comparto la cultura y el misticismo de la India. Es arteterapia para el alma, pues no solamente les doy herramientas para bailar, sino también conectar con su amor propio“, agrega esta mujer de 32 años.

Importante: Si se siente orgulloso de habitar El Poblado únase a este grupo de Facebook

Fotos: Cortesía
Texto: Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co