La juguetería que transformó la vida de esta familia en El Poblado

Armatodo y otros juguetes didácticos para niños en Medellín

La juguetería que transformó la vida de esta familia en El Poblado

Realmente nos sentimos como unos niños… como si hubiéramos ingresado a un palacio donde los sueños se hacen realidad. Esa misma sensación es la que ha sentido la familia Arroyave Ramírez desde hace 34 años, cuando emprendieron con una juguetería en Medellín. Don Alfonso, hoy con 74 años de edad, le cedió la batuta de la empresa a su hijo Camilo, quien hoy se encarga de no dejar morir esa magia que transmiten los niños en todo el mundo.

Camilo y su padre, Alfonso Arroyave, aún disfrutan como niños de su juguetería. Fotos: cortesía

Con 34 años, el mismo tiempo que tiene la juguetería de los Arroyave, Camilo le puso el pecho a esta situación producida por el coronavirus (covid-19) y se las ingenió para que esta empresa siguiera adelante, además, brindándole a los niños educación por medio de sus juguetes didácticos.

“Nuestro fuerte era venderle a grandes cadenas, al Icbf, a supermercados nacionales, entre otros. Hoy en día nos tocó cambiar el chip hacia la virtualidad, hecho que nos ha dejado una enseñanza inmensa. Esta fue una oportunidad para acercarnos más a los padres de familia que quieren que sus hijos desarrollen sus capacidades cognitivas y motrices en medio de este encierro”, explica Camilo, administrador de empresas y magíster en mercadeo.

Lea también: Ahora los niños pueden diseñar sus juguetes

Sus padres están orgullosos de que esta bonita labor no se viera suspendida por la pandemia. “La juguetería tiene un significado muy especial para todos nosotros. Fuimos los creadores del llamado ‘Armatodo’, que competía directamente con el Estralandia y el Lego, fue ahí cuando comenzamos a ser muy reconocidos en la ciudad y donde nos dimos cuenta que nuestra fortaleza era este tipo de juegos de construcción”, recuerda Camilo.

Este vecino de El Poblado, quien reside cerca al centro comercial Vizcaya, asegura que gracias a la juguetería de su padre “yo desarrollé muy bien mi nivel cognitivo y motriz. Son estos juegos los que realmente incrementan dichas capacidades en los niños. No estoy diciendo que sea malo el uso del celular, del computador o los videojuegos, pero sí se deben complementar con estos elementos”. La juguetería tiene actualmente su sede en Itagüí y una tienda digital en la página web www.creaplastjuguetes.com.

Lea además: Amparo le enseña a los niños a meditar

Camilo es casado, no tiene hijos, pero asegura que cuando lleguen los niños a su hogar tendrán las fortuna de crecer en medio de estos juguetes. “Con la experiencia que hemos vivido en esta pandemia he confirmado la acogida que han tenido padres e hijos con estos juguetes. Esa es la enseñanza que también quiero inculcarles a los míos y que la tradición no desaparezca”. También, agrega que está convencido que después de la pandemia “crecerá mucho más el negocio porque la experiencia durante este tiempo fue muy positiva y los padres ya saben sobre la importancia de los juegos didácticos en sus casas”.

Don Alfonso, feliz de tener su legado vigente. Camilo, más que contento por conservar la tradición y enviar un mensaje de esperanza a niños y adultos. “Seguir aprendiendo de colores, dimensiones, construcciones… no perder esa magia de los niños y tener siempre la frente en alto en el mundo de los negocios”.

Le recomendamos: Lina aconseja ser más sinceros con los niños frente al tema de la pandemia

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Nuestro y cliente constructor disfrutando al maximo de armar sus Giant Bricks by CreaPlast, búscalos en www.creaplastjuguetes.com

Una publicación compartida de CreaPlast Juguetes Didácticos (@creaplastsas) el

Por Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co