Aprovechar oportunidades y superar obstáculos para emprender

Aprovechar oportunidades y superar obstáculos para emprender

Johan Torres y Diana Ochoa son una pareja de esposos que decidieron emprender “aprovechando las oportunidades y las bendiciones de Dios para juntos demostrar que sí somos capaces, que sí podemos”. 

Foto: Esneyder Gutiérrez

Hace 13 años Johan Torres y Diana Ochoa se conocieron sin pensar el emprendimiento que crearían unos años más tarde. Estos vecinos de Envigado llevan seis años casados, conformaron una familia y se aventuraron en el mundo de los emprendedores con ideas que surgieron en los momentos menos pensados y que hoy día los han posicionado en el mundo de la organización de eventos, la decoración, los detalles sorpresa y los alfajores. 

Todo se fue dando 

La oportunidad de emprender llegó por pura casualidad cuando Diana Ochoa hizo una decoración especial para el cumpleaños número 50 de la madre de Johan Torres.   

“Desde el colegio me han gustado las manualidades, dibujar y todo eso”, cuenta Diana Ochoa, quien también asegura que nunca estudió nada relacionado con el tema y que todo lo ha aprendido empíricamente.

Luego, cuando ya habían comenzado con la decoración de eventos, llegó la oportunidad de que Johan condujera un taxi y aunque, en un principio, parecía un empleo común, rápidamente descubrieron que esta era una oportunidad única para ampliar su portafolio de servicios y la manera de comercializar sus productos. 

Lea: Aprendió de los errores y triunfó en su emprendimiento

“Una vez se subió al taxi una clienta, creo que fue en la Loma del Indio, y comenzamos a conversar. Luego me dijo que me iba a regalar la receta de los alfajores y ahí comenzamos con los alfajores”, cuenta Johan, quien sin saber de qué manera hacerlos y apelando nuevamente a las habilidades innatas de su esposa, aceptó “este regalo que Dios nos dio como una nueva oportunidad”. 

Y es que al inicio no fue nada fácil a pesar de que Diana preparó los alfajores al pie de la letra y el resultado fue bueno. “Al principio cuando tuvimos la receta, no teníamos dinero. Entonces como la niña se había graduado, le pedimos 50 mil pesos, de los que le habían regalado, para poder hacer los alfajores, dinero que luego le regresamos porque día de por medio le dábamos 10 mil pesos”. 

Le puede interesar: ¿Cómo usar TikTok para mejorar tu emprendimiento?

Los obstáculos no dejaron de presentarse. Ya con los alfajores listos, la dificultad era en método de empaque. Se decidieron por vasos de vidrio para darle un toque diferente, pero cuando por fin descubrieron cómo y dónde comprarlos al por mayor, los descontinuaron y tuvieron que renovar la búsqueda hasta encontrar los vasos de vidrio que usan actualmente y con los que tienen gran acogida, pues cada vez que Johan recoge una persona en el taxi, inmediatamente les ofrece los alfajores y los halagos no se demoran en llegar. 

Una nueva oportunidad de ampliar su emprendimiento llegó cuando sumando la experiencia de 18 años como mesero que tiene Johan, junto con la habilidad para decoración de Diana, esta pareja de esposos tomó la decisión de comenzar a organizar eventos. 

Conozca: Aumentan los emprendimientos en el occidente de Medellín

Johan cuenta que quiso dar un giro y ser él, junto a su esposa, quienes se encargaran de la organización de los eventos: “comenzamos a conseguir el contacto de los proveedores, con muchos de ellos yo había trabajado y aún trabajan conmigo en los eventos que organizamos, para comenzar a organizar los eventos”. 

Conscientes de la importancia de las redes sociales, crearon una cuenta que de nuevo los hizo probar finura, como se dice coloquialmente, pues “todo un año duramos con cinco seguidores, pero tuvimos paciencia y fe, y ahora hemos crecido y nos conocen más personas gracias a las redes”. 

Síguenos en Instagram para estar informado

En este momento, suman alrededor de mil seguidores en Instagram, red que los ha ayudado a popularizarse, aunque el taxi ha sido la mejor publicidad que han tenido y tienen, pues ha sido el causante de encontrarse con nuevas oportunidad como los desayunos sorpresa: “una vez me dijeron que si nosotros hacíamos desayunos sorpresa con las decoraciones y no lo hacíamos, pero yo acepté y ahí comenzó otra de las cosas que hacemos”, cuenta Johan.

Nuevamente confío en las habilidades innatas de su esposa para prestar otro servicio y en Dios, porque a él es a quien le agradecen “las bendiciones que hemos recibido en estos años donde muchos nos quisieron cerrar las puertas y decirnos que no podíamos, pero juntos hemos demostrado que sí podemos y aquí vamos buscando crecer, darnos a conocer cada día más y confiando en Dios”.

Por: Andrés Bedoya
johanb@gente.com.co

(Visited 109 times, 1 visits today)