La casa de Martha es un muñequero

La casa de Martha es un muñequero

La casa de Martha es un muñequero

Esta vecina de Laureles (Medellín) se dedica de lleno a tejer amigurumis. Entérese de cómo entró a esta tendencia japonesa.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de amigurumis (@amigurumisdecorativos) el


Hace 4 años a Martha Elena López un paseo a Coveñas se le convirtió en un costurero. El mar pasó a segundo plano, cuando en la playa, una amiga sacó un ovillo para tejer amigurumis, pequeños muñecos en croché.

Sin embargo, rodeada de decenas de figuras que semejan un pequeño zoológico, aclara que esa no fue la primera vez que se acercó a la técnica. En la época escolar descubrió el arte del hilo y la aguja, pero gracias a las reuniones con sus amigas tejedoras pasó de hacer carpetas, a coser chales y tendidos.

Muy rápido le cogió el tiro al croché, “pues el éxito del bordado está en el interés del aprendiz”, por eso cuando conoció los amigurumis corrió a buscar en internet los patrones y algunos consejos para elaborarlos. YouTube fue su escuela.

“Eso es otro mundo… Un mundo maravilloso en el que encuentras lo que quieras sobre esta tendencia: tutoriales e imágenes de muestra. Y ni hablar de Pinterest, ahí uno se enloquece“.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Lindo móvil con motivo del mar, ideal para decorar las alcobas de tus hijos.

Una publicación compartida de amigurumis (@amigurumisdecorativos) el


Pasó mucho tiempo antes de que esta vecina hiciera el segundo muñeco (el primero fue una Hello Kitty y se lo regaló a su nieta), hasta que un día cualquiera le llevó un par a su hermana y fueron tan admirados que eso la animó a seguir tejiendo.

Desde hace 2 años Martha se dedica por completo a los amigurumis, de hecho convirtió esa pasión en un negocio. Los vende a través de Instagram, “más que todo para decoración infantil, pero también sirven para jugar y llenar el espíritu de ese niño que todos tenemos dentro”.

Por ahora ha tejido unos 50. En cada figura se tarda de 4 a 8 días. Por eso todas las tardes las ocupa en “muñequear, porque esa fue una etapa que nunca superé”. Y ahí, en su habitación, se puede quedar tejiendo hasta la medianoche, “pues, aunque son muy trabajosos, uno no ve la hora de terminarlos, además, cuando los veo armados más me enamoro. Ahí mismo les doy un like”, expresa.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de amigurumis (@amigurumisdecorativos) el


Para Martha elaborar los muñecos es una fuente de empleo y una terapia de relajación, ya que haber trabajado como secretaria durante tantos años la obliga a mantenerse activa. Para ella coser es “una especie de meditación que te aleja del entorno y te baja el estrés. Cuando uno está tejiendo no siente la vida“.

Los amigurumis que más disfruta hacer son los conejos. Aunque también le encantan los elefantes, unicornios, hipopótamos, perros, gatos, jirafas, lobos, osos y monos. Pero no solo los hace, también los viste. Les pone moños, zapatos, tutús, bufandas y gorros que ella misma se inventa.

Me da mucha tristeza cuando se los llevan, me hacen mucha falta porque ellos son como mis hijitos, pero mientras unos se van otros llegan, aunque hay una coneja que ya dejé para mí y es la única que tengo colgada en mi pieza, con esa sí que muñequeo”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Hermoso Cohala decorativo para tus cortinas ¡Haz tu pedido ahora 📲3146699828

Una publicación compartida de amigurumis (@amigurumisdecorativos) el


Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

Fecha

Mayo 21, 2019

Categoría

Emprendedores, Gente, Laureles

Tags

amigurumis, Artist, artista, creativa, emprendedor, emprendedora, laureles, Medellín, mujer, talento, tejido