Este vecino protagoniza la película La Ciudad de las Fieras

Este vecino protagoniza la película La Ciudad de las Fieras

Huyéndole a los vicios y a la violencia, Bryan Córdoba nos cuenta su experiencia como protagonista de una película que estrena el próximo 8 de septiembre en salas de Cine Colombia.

Con las manos sujetando las ramas y los pies apoyados en el tronco, Bryan Alexander Córdoba López solía treparse a los árboles para coger mangos y pomarrosa, una de sus actividades de infancia en Belén Rincón, así como practicar fútbol y quedarse hasta tarde jugando en la calle con sus amigos, el modo más fácil para distraer la mente de las dificultades que enfrentaba en su casa.

Por ser el mayor de cuatro hermanos le ayudaba a su padrastro a reciclar, se levantaba temprano y antes de ir a clase en la Institución Educativa Alcaldía de Medellín, organizaba los residuos que servían como sustento de su hogar.

En el 2010, cuando Bryan tenía 13 años, falleció por sobredosis de heroína un tío muy cercano. “Él rapeaba en los buses y se murió por el vicio, entonces sentí que caía sobre mí el peso de la música”, explica.

A partir de ese momento decidió cultivar su talento en el rap y hacerse llamar ‘Elepz’, algo que provocó mucho rechazo en su familia por el antecedente del tío, sin embargo, él veía la música como algo diferente y en el 2013 escribió y grabó su primera canción llamada ‘Desahogo’, una oda a la supervivencia.

Lea también: En Belén se grabó una película de cine

Dos caminos paralelos

Más adelante tuvo la oportunidad de trabajar haciendo domicilios en bicicleta, por lo que el reciclaje pasó a segundo plano. Con el dinero que ganaba se costeaba la grabación de sus canciones y le colaboraba a sus papás, mientras sus amigos de crianza tomaron otro rumbo uniéndose al combo delincuencial del barrio.

“Tuve que alejarme de ellos a pesar de ser mis amigos, pero apenas sacaba nuevas canciones se las compartía y ellos se alegraban”, relata Bryan, quien se la pasaba rapeando en el parque de La Mota.

Para el 2018 un amigo lo invitó a ir a La Villa de Aburrá con la intención de participar en las batallas de Freestyle y en cuanto descubrió el mundo de las peleas de gallos quedó enamorado, no solo por el hecho de que podía ganar dinero rapeando sino también por la experiencia de medir su arte con otros cantantes.

No se pierda: Ella le dio vida a Isabela Madrigal en Encanto

Con el tiempo logró consolidar El Rey de La Villa, la liga de batallas callejeras más grande de la ciudad que se da cita todos los viernes en la noche en este barrio de la comuna 16. De ese modo conoció a Henry Rincón, un productor de cine que lo invitó a participar en el casting de una película.

Bryan no tenía dinero para transportarse hasta la audición, incluso, recuerda que para sus estudios de administración en sistemas se iba caminando desde su casa a las 4:30 a.m. para llegar a clase de 6 a la sede del Sena de Calatrava, en Itagüí.

Así pues no se presentó al casting, no obstante, al día siguiente el equipo de la película lo buscó en el Sena para darle una segunda oportunidad, algo impensable pero real. Pese a que no sabía actuar una parte de él soñaba con ser actor, pues cuando era niño admiraba a las celebridades que veía en la televisión.

De interés para usted: Director de ´Los Nadie’ estrena película en Festival de Cine de San Sebastián

Con la motivación a flor de piel realizó cada una de las pruebas para el papel protagónico, una serie de tres filtros que lo dejaron entre los 10 finalistas, “Sé que estoy para cosas grandes, pues siento que tengo algo distinto a los demás y Dios está siempre conmigo”, afirma Córdoba.

El momento decisivo llegó con una escena dramática donde tenía que llorar y expresar mucha tristeza, un sentimiento que durante su adolescencia solía ocultar a través de la risa. Ya solo quedaban tres finalistas y cuando este vecino recordó los viajes que hacía a pie, todo lo que trabajaba, el sacrificio de sus padres y otros dilemas logró transmitirle todo eso al personaje.

Mientras recibía respuesta la crisis económica permanecía en su casa, por lo cual comenzó a vender confites en el Sena. En una ocasión un profesor le preguntó por qué se dormía en todas sus clases y Bryan le contó sobre las largas caminatas que hacía desde su casa, motivo por el cual el docente le regaló una bicicleta.

Le recomendamos: “La del trabajo pesado, esa quería ser yo”

Un sí por el sueño

Al enterarse de que era el elegido para interpretar a ‘Tato’ en ‘La Ciudad de las Fieras’ su vida cambió. La felicidad se quedó corta ante la oportunidad de protagonizar su primer largometraje y la gratitud es la filosofía que hoy en día lo acompaña.

Tras un intenso mes de rodaje comprendió lo mucho que se parecía a Tato, pues su manera de sentir la música, de aferrarse al bafle y de no dejarse derrotar por las dificultades son vicisitudes que el personaje afronta durante el relato.

La película trata sobre Tato, un joven de 17 años que tras perder a su madre se ha refugiado en sus amigos y su pasión por el rap. Pero en una Medellín que poco a poco revela su hostilidad, debe irse al campo para vivir con un abuelo floricultor que no sabía que tenía. Ambos descubren una relación familiar fundada en las ausencias, las soledades y la incertidumbre pero también en el consuelo que los dos encuentran en la música.

Esta producción audiovisual protagonizada por Bryan Córdoba, Óscar Atehortúa, Valeria Pérez, Joel Mosquera y Héctor García fue dirigida por Henry Rincón y producida por Héroe Films, Ana María Tamayo, RTVC Sistema de Medios Públicos, 36 grados y Macula Films.

Cuenta además con la participación de los artistas Big Killa y Crew Peligrosos y con la música original de Laberinto ELC y Sebastian Escofet.

Luego de su estreno mundial en el Miami Film Festival la película obtuvo el premio Warner Media en la categoría Mejor Película Iberoamericana. Adicionalmente, ha participado en múltiples festivales internacionales en Alemania, Francia, España, Italia, Suecia y Suiza, llevándose galardones como el Rail d’Oc y el CCAS, ambos pertenecientes al Festival Cinélatino 33 Rencontres de Toulouse, Francia.

El largometraje, que será estrenado en Colombia el próximo 8 de septiembre, fue grabado entre Santa Elena y Medellín, capturando locaciones de San Javier y Manrique, “me volví mucho más organizado gracias a la experiencia de grabar con un equipo tan profesional”, admite Bryan, quien describe la cinta como el sentir de una comunidad, pues toca a varias generaciones con temas como los silleteros, la familia y el campo, no solo a los aficionados del rap.

También le puede interesar: Mujeres toman la batuta para hacer cine en Medellín

Música, batallas y acción

Este vecino que no se queda quieto está próximo a estrenar un álbum con cinco canciones enfocadas en su vida y los sonidos del barrio, éxitos como Algo me dice, Tú qué tienes, Tantos, La Eterna y 1613, melodías que también cuentan con una colaboración con Mc Teo de Ska Lones y Rapza (artista que apareció en La Reina del Flow).

Las artes escénicas le quedaron sonando, de hecho, fue becado para estudiar actuación, una oportunidad para seguir explorando esta faceta y en algún momento, compartirle todo este conocimiento a quienes más lo necesitan.

“Sueño con hacer una escuela comunitaria en el barrio para que los niños se formen en arte, porque me gusta crear cultura para que ellos tengan otras opciones”.

Recuerde: Si te encanta vivir en Belén únete a este grupo de Facebook

Por Michelle Acevedo Vélez
michellea@gente.com.co

Fotos cortesía doc colombia.

(Visited 269 times, 1 visits today)