Alejandro creó una wafflería erótica en medio del confinamiento

Wafflería erótica en Envigado

Alejandro creó una wafflería erótica en medio del confinamiento

En medio del encierro obligatorio por el covid-19, este vecino de 28 años de edad creó un emprendimiento en Instagram en el que a la gente le encanta comentar con los emojis del diablo morado o fueguito.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

¿Qué crees que estamos tramando? 🔥 #love #yocomonepe #medellin #regalosoriginales #postres

Una publicación compartida por NEPEWAFF MEDELLÍN (@nepewaff) el

Recuerde: Ellas invitan a las mujeres a empoderarse de su sexualidad

Hay quienes los prefieren un poquito más oscuros o más blancos, de unos 17 cm y que queden bien chorreados. Eso sí, cuando lo tienen entre las manos la reacción es la misma: una risa nerviosa, burletera o genuina.

Como dice Alejandro Montoya, su creador , ¿Quién no se resiste a un waffle con helado, chocolate, chispas de colores, arequipe,  galleta o frutos secos? El plus es que estos no son redondos ni cuadrados, son en tercera dimensión y tienen la forma del órgano sexual masculino o femenino y generalmente están acompañados de mensajes eróticos, graciosos y hasta poéticos.

No se pierda: ¿Cómo mantener el deseo en pareja durante la cuarentena?

Hace 5 años, luego de pasar por un proceso de cáncer, este profesional de la Universidad del Valle llegó a Envigado con la convicción de recuperar parte de sus raíces y encontrar una buena oportunidad laboral.

Acá se reencontró con algunos familiares y, aunque no consiguió un empleo estable, participó en varios proyectos publicitarios y continuó a la distancia con un emprendimiento de bisutería que tenía con un par de amigos en Bogotá.

“Sin embargo, antes de que comenzara la pandemia, llevaba varios meses viviendo de ahorros y me mantenía inquieto, pensando cómo podía sacarle provecho a ese dinero”.

Le interesa: Pole dance, una pasión extrema para este vecino de Envigado

Con la cuarentena obligatoria  se dispararon las ventas a través de redes sociales y Alejandro vio ahí un trampolín. “Todos los días me levantaba imaginando qué hacer, hasta que navegando por internet me encontré con que en otro país vendían waffles eróticos. La idea pareció parchada y pertinente en el contexto de Medellín, pues el paisa es recochero, morboso (en el buen sentido de la palabra) y le gusta hacer chistes con doble sentido”.

Aunque empezó a averiguar los insumos e hizo un curso de gastronomía, a este vecino le costó bastante dar el primer paso, pero después de hacer varios sondeos a familiares y amigos, y obtener respuestas positivas, se lanzó al ruedo.

A principios de septiembre, con receta en mano, abrió el Instagram de Nepewaff. Su primera clienta fue Sara, “yo mismo la atendí,  lo preparé y se lo llevé, fue muy emocionante“.

Le gusta: Pablo fusiona el yoga y la sexualidad

Por la particularidad de la forma de sus waffles y lo crocante y lo esponjoso de la masa más personas comenzaron a comprar el producto y comentar las publicaciones.

“Le ponemos picante a los comentarios y las conversaciones, jugamos con la imaginación y las palabras, pero sin faltar al respeto, pues el propósito es que la gente se ría“.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Te haremos feliz de una forma muy particular. 🔥😏😈 #yocomonepe #postres #envigado #regalosoriginales #felicidad #waffles

Una publicación compartida por NEPEWAFF MEDELLÍN (@nepewaff) el

“Luego de los Nepes, vinieron las Cuquiwaff, y ahora ya tenemos Nepechupetas (que son bombones de chocolate) estamos por lanzar también las Cuquichupetas y otros productos muy novedosos, claramente todos ellos relacionados con la parte erótica”.

Le recomendamos: Ni en el transporte público nos sentimos seguras

El negocio ha crecido tanto que Alejandro contrató a otras personas para que le ayuden, entre ellas  “don Sergio, un señor muy amable de Itagüí que trabaja desde temprano hasta tarde en su moto ayudándonos con los domicilios”.

Asimismo cuenta que ahora está haciendo experimentos para sacar un Nepe Vegano y a futuro, porqué no,  ofrecer sus productos a los sex shops del Valle de Aburrá.

Le importa: A Miguel tener VIH no lo hace diferente

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

Fecha

Noviembre 5, 2020

Categoría

Emprendedores, Envigado, Gente

Tags

chite, chocolate, cocina, cuqui, detalles, doble sentido, dulce, envigado, erotica, erótico, erotismo, gastronomia, Medellín, morbo, nepe, postres, productos para adultos, recocha, regalos originales, sex shop, sexo, sexualidad, vegano, waffle, waffleria, waffleria erotica