Vecinos de El Nogal no se aguantan el ruido de los bares de la Av.33

Vecinos de El Nogal no se aguantan el ruido de los bares de la Av.33

Bares de la avenida 33 en Medellín volvieron a abrir sus puertas hasta la madrugada generando problemas de ruido para los vecinos, quienes piden control a las autoridades para descansar con tranquilidad en las noches, como ocurrió en la pandemia.

La reactivación de los establecimientos comerciales de entretenimiento nocturno no tiene muy contentos a los vecinos del barrio El Nogal, en Belén, pues aseguran que nuevamente están utilizando algunos de estos espacios durante la semana y hasta altas horas de la madrugada, e incluso como remataderos de fiestas.

Ana María Pardo, vecina de este sector comentó que “durante un año este sector tuvo la tranquilidad de vivir en un barrio residencial ordinario gracias a la pandemia. Sin embargo, desde hace unas semanas volvió una de las problemáticas que nos aqueja hace más de 10 años y que nadie ha hecho mayor cosa por solucionarla”.

Le sugerimos: Reciba gratis en Whatsapp las últimas noticias de Belén

Es por esto que los residentes de este barrio piden a las autoridades que sean rigurosas en el funcionamiento de los pocos establecimientos que quedan en la zona y que prestan este tipo de servicio.

“Entendemos que el POT destinó a la avenida 33 como zona mixta que da lugar a montar este tipo de establecimientos comerciales, pero con lo que no estamos de acuerdo es que no se respete a la zona residencial que lleva muchísimos años, incluso antes de que los locales llegaran. Solo pedimos que haya control con el tema de la insonorización, el horario de funcionamiento y el nivel del volumen”, comentó Pardo.

Y es que por años a los vecinos de este barrio de Belén se les volvió una obligación aprender a convivir con estos negocios, a pesar de que muchos de ellos violen las normas en su funcionamiento y traigan otros conflictos.

De interés para usted: En Los Bernal se siguen quejando del ruido que generan los venteros ambulantes

Otras problemáticas

Juan Manuel Echeverry, presidente de la Jac de Belén el Nogal, explicó que de esta situación se desliga otras problemáticas graves para el entorno como el mal parqueo en los alrededores, inseguridad y venta de drogas.

“Es un problema que lleva muchos años en el barrio, incluso se han presentado amenazas a vecinos que han denunciado el hecho y otros que han preferido irse de sus apartamentos para evitar pelear. No faltan acciones de la Policía porque nos han ayudado con los controles, el problema es que la norma permite que cierren un establecimiento y se abra nuevamente a los días con un cambio de razón social”, comentó el presidente.

Lea además: Motos ruidosas, un dolor de cabeza para quienes trabajan desde casa

Desde hace 2 meses que comenzó la reactivación de estos lugares y el problema actual es que muchos de ellos no se encuentran en la jurisdicción de Belén, pero de igual forma les afecta el ruido a las unidades vecinas, especialmente las ubicadas en la 32 F.

Gente consultó con el comando de la Policía Laureles quienes manifestaron realizar permanentes controles en los requisitos que deben cumplir estos establecimientos en sectores como la carrera 70, la avenida Nutibara y el costado norte de la avenida 33.

Visite también: Si te encanta vivir en Belén únete a este grupo de Facebook

Por: Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co