El comercio tradicional de Envigado no se rinde ante la pandemia

Reapertura de negocios cercanos al parque de Envigado

El comercio tradicional de Envigado no se rinde ante la pandemia

El ambiente no es igual, pero hay una esencia que se niega a morir: el amor por la tradición envigadeña. Llegar al parque principal de Envigado es recordar una historia que llena de orgullo a los antioqueños y que anima a los comerciantes a seguir adelante a pesar de la crisis producida por la pandemia. Conversamos con algunos de estos vecinos, quienes aseguran no rendirse… por ahora.

El panorama de pasaje peatonal en el parque de Envigado en uno de los toques de queda. Foto: Jaime Pérez

Las cantinas y heladerías han sido el “centro de operaciones” de Carlos Alonso Celis, un trabajador incansable y ya reconocido en las cuadras que rodean este parque. Nos cuenta con la frente en alto que ha sido un luchador y que no se queda quieto ante ninguna dificultad.

“Toda mi vida he trabajado en el parque de Envigado. El más reciente empleo lo tuve acá en ‘La puerta del sol’, un bar que ya tiene 70 años en este lugar”, recuerda.

Lea además: Bares, discotecas y restaurantes en Envigado están al borde de la quiebra

Hoy en día, y por causa del coronavirus, Carlos Alonso montó una legumbrería cerca al parque. “Con eso nos hemos defendido sin problema y acá estamos dando la cara para que este sector no muera. Puedo decir que la economía en los alrededores del parque ha mejorado y esperamos que todo se pueda mejorar muy pronto”.

Carlos Alonso Celis es uno de los comerciantes más reconocidos del sector. Fotos: Daniel González J.

En la llamada ‘Puerta del sol’, local ubicado en el pasaje peatonal de la carrera 43, también nos encontramos con Luis Arcángel Buitrago, quien suma a la fecha la ‘bobadita’ de 40 años trabajando en esta zona comercial.

“Hace 4 años trabajo en este bar, pero toda mi vida he estado acá en el parque como mesero y administrador de varios locales. Con tristeza puedo decir hoy que vemos solo un 50 % de lo que era antes este sector por culpa de la pandemia, aún así, acá seguimos insistiendo ante este golpe tan duro”, asegura.

Le recomendamos: Con ‘cebolludos’ y crispetas, estos personajes de Envigado la luchan en la cuarentena

En su voz se le nota la nostalgia que siente al no ver la totalidad de la gente que acostumbraba visitar el parque de Envigado, especialmente la 43.  “Tanto protocolo no deja trabajar, pero hay esperanzas de que el año entrante la gente comience a regresar a este sitio, que tanta tradición tiene en el municipio”.

Luis Arcángel lleva más de 40 años trabajando en los alrededores del parque de Envigado.

Cualquiera que visite a Envigado no perdona la entrada al video bar ‘La Macarena’, un sitio pa’ escuchar música romántica, la de plancha, en compañía de uno que otro ‘guarito’. Son 30 años de tradición los que tiene este lugar, también representativo de la 43.

“La estamos viendo muy difícil ante esta situación. Cada toque de queda, cada ley seca y ese horario que nos impusieron es un golpe más fuerte para nosotros”, dice Jehová de Jesús Hernández, propietario de ‘La Macarena’ y ‘La puerta del sol’.

Le sugerimos: Si amas a Envigado únete a este grupo de Facebook

Asegura que en la primera semana de la reapertura se subieron las ventas, pero volvieron a bajar en un 80 % con los cierres que se han hecho en los últimos días por Halloween y el partido de la Selección Colombia.

“Más de estas medidas no vamos a aguantar porque las obligaciones con estos establecimientos son muy grandes. Además, estamos cumpliendo con todos los protocolos y el distanciamiento para que nos tengan tan cohibidos y cerrados a toda hora. Lo otro es que ese horario límite de las 12 de la noche ha sido muy perjudicial. Acá la gente no está acostumbrada a salir tan temprano a entretenerse”, detalla.

Aún así, Jehová dice que pesa más el amor por la tradición y, con la voz entrecortada, añade que “estos lugares son mi vida entera y me daría mucha tristeza tener que acabarlos por esta pandemia. Acá estamos esperanzados en que las autoridades van a replantear sus medidas para que no muera la tradición envigadeña”.

Con la bandera negra, símbolo de crisis y auxilio, este empresario seguirá luchando con todas sus fuerzas para que ‘La Macarena, ‘La puerta del sol’, la carrera 43 y todo el parque de Envigado puedan sobrevivir ante un virus que nos cambió la vida. Y que la próxima bandera que se ondee no sea la negra. ¡Fuerza!

Le sugerimos: ¿Ha funcionado la prueba piloto para la venta de licor en bares y restaurantes?

Jehová de Jesús, propietario de ‘La Macarena’ y de ‘La puerta del sol’.

Por: Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co