Limpiavidrios siguen causando polémica en los semáforos de El Poblado

Limpiavidrios en los semáforos de El Poblado, Medellín

Limpiavidrios siguen causando polémica en los semáforos de El Poblado

Un fenómeno que viene creciendo como bola de nieve sin ningún control. Esa es la percepción que tiene la comunidad frente a los llamados limpiavidrios, en su mayoría personas extranjeras que llegaron a Medellín en busca de oportunidades. Quisimos consultar con las autoridades competentes para saber con certeza qué trabajo se está haciendo con estas personas, varias de ellas en edad adolescente, y cuáles son las oportunidades que tendrían en una ciudad como la capital antioqueña.

Fotos: Jaime Pérez

No están denunciando

Quejas llegan por montones sobre los limpiavidrios que se ubican en la avenida El Poblado, exactamente a un costado de la Milla de Oro, la transversal Inferior y del Parque de El Poblado. “Son personas que intimidan por su agresividad. No critico el hecho de que trabajen, tienen todo el derecho, pero eso no justifica que sean groseros cuando uno les dice que no limpien el vidrio del carro”, dice María José Herrera, vecina de Envigado y comerciante de gastronomía en el Parque Lleras.

Lea también: ¿Qué está pasando con los limpiavidrios en El Poblado?

Dicha actividad es el reflejo del trabajo informal que se vive en Medellín, sin importar si son nacionales o extranjeros. En medio de estas quejas, además, se han presentado riñas entre limpiavidrios y personas que circulan por dicha avenida, precisamente por esa actitud de la que hablan estos vecinos.

Pero… ¿Cuáles son los controles que se están haciendo en la zona? ¿La Policía sí está presente en estos lugares? Abordamos al capitán Miguel Tovar, nuevo comandante de la Policía de El Poblado, quien nos explicó sobre ese trabajo, en conjunto con las secretarías de Inclusión Social y de Gobierno.

¿Por qué se hace tan complejo  el control de esta situación con  los limpiavidrios?

“El trabajo informal es un fenómeno de país muy complejo, que se hace más fuerte con los migrantes. Acá no solo es la Policía la que ejerce los controles, también estamos acompañados de la Alcaldía de Medellín y de la comunidad en general. Como autoridades de El Poblado ejercemos controles permanentes, atendiendo las quejas de las personas, haciendo los comparendos respectivos y retirando del lugar a las personas que están ejerciendo este trabajo informal”.

Lea además: Reciba gratis en WhatsApp las últimas noticias de El Poblado

Se retiran, pero regresan de nuevo…

“Claro, es que este fenómeno se quita, pero no se acaba. Ellos vuelven a los lugares que les da dinero, simplemente porque no tienen otra opción para sobrevivir. Aquí es importante hacer un llamado a la comunidad para que denuncie cualquier hecho que atente contra su integridad… y es precisamente eso lo que no se está haciendo. La gente no denuncia, tal vez por temor o por el afán que lleva en su día. También, la invitación es a ser más solidarios. Si ve alguna situación que le está ocurriendo al carro que va a su lado, pues denunciarlo y así nosotros proceder a una captura si es necesario”.

¿La Policía sí está presente  en estos lugares?

“Cosntantemente hay vigilancia. Además, hay unos cuadrantes que se ubican en determinadas zonas de El Poblado, como en el parque principal, a donde se pueden acercar y hacer su denuncia respectiva”.

En nuestro grupo de Facebook: ‘Gente- Vecinos de El Poblado’, lectores han manifestado su inconformismo y temor de transitar por la avenida El Poblado, al encontrarse con los limpiavidrios y no sentir que están seguros en una zona tan transitada como esta. “¿Qué oportunidades? A unas personas que vienen tirando el jabón de lejos y se les dices que no, te lo dejan untado, que están con niños, etc. Ellos no hacen más que insultar cuando se les dice que no”, dice una de nuestras lectoras.

Desde la Secretaría de Inclusión Social nos dan la respuesta respecto a su labor con este fenómeno de trabajo informal y con habitantes de calle. “Hay una población de inmigrantes venezolanos que se dedican a este oficio de limpiavidrios en el sector, pero no hay una cifra concreta de cuántos de ellos sí son extranjeros. Con estas personas, sean limpiavidrios o no, se tiene un albergue en donde se realizan trabajos de apoyo. Estas personas de las que nos hablan son más que todo reportadas a través del 123, en donde la Policía realiza sus respectivos controles”.

Le puede interesar: ¿Quién regula a los limpiavidrios de la 80?

Nancy Velásquez, vecina de Envigado, nos comenta que, además de la inseguridad por sospechas de actos delincuenciales, también “está el tema de bioseguridad. Ellos no usan tapabocas y, si los usan, los mantienen en el cuello, generando así un peligro de salud pública por este tema de la pandemia”.

Esteban Restrepo, secretario de Gobierno de Medellín, también hace referencia a la salud de las personas en condición de calle, algunos de ellos dedicados a esta actividad de limpiavidrios. “En compañía de Inclusión Social tenemos mapeada toda esta población y, aunque no lo crean, muchos de ellos están asegurados por las EPS, brindándoles así este derecho y oportunidad en salud”… y de vacunarse contra el covid-19 cuando les llegue el respectivo turno.

Le sugerimos: Vecinos tienen miedo de caminar por el parque La Presidenta

Ciudad de migraciones

Conversamos con Víctor E. Ortiz, antropólogo y miembro de la Academia Antioqueña de Historia, quien nos dice que “Medellín ha sido históricamente una ciudad de migraciones. En la década de los 20 fue considerada como la capital de la industria en Latinoamérica, cuyos calificativos hoy se nombran como ‘la más educada’ o ‘la más innovadora’. Eso hace que la ciudad esté en los ojos de las personas que están buscando nuevas oportunidades”.

Ortiz ahonda en una problemática que puede responder a una tradición antioqueña. “Un rasgo muy característico de nosotros es que somos muy conservadores y católicos, sin entrar a juzgar ninguna religión. Pero Medellín es una plaza excelente para el mendigo porque damos dinero y nos desprendemos de lo material para darle al otro, tal vez en búsqueda de un perdón del cielo o porque, simplemente, así nos educaron”.

El ámbito cultural también juega un papel importante en la informalidad. “El trabajo informal es bien pago en este país. En otras ciudades del mundo la gente se muere de hambre porque su cultura no les permite apoyar la informalidad, contrario a lo que pasa acá, donde miles de personas viven del diario. Ningún limpiavidrios se haría en un semáforo, arriesgando su propia integridad física y mental, si esa actividad no les resultara rentable”.

Si tuvo alguna dificultad con los limpiavidrios nos puede escribir al correo gente@gente.com.co.

Le recomendamos: Si amas a El Poblado únete a este grupo de Facebook

Por: Daniel González Jaramillo
danielgj@gente.com.co